www.madridiario.es

Donde no hay sindicato se impone la selva de la precariedad

jueves 29 de noviembre de 2018, 11:33h

En el ADN de las gentes de CCOO se encuentra el estar en todas partes sin hegemonizar nada. En el ADN de las gentes de CCOO están escritas palabras como solidaridad, justicia y unidad. Por eso desde su nacimiento hace más de cincuenta años hay gentes de las Comisiones Obreras en asociaciones de vecinos, en plataformas culturales, en plataformas reivindicativas. La marea blanca, la marea verde, la marea naranja…, todas las mareas no habrían sido igual sin gentes y gentes de CCOO.

En el diccionario de las Comisiones Obreras se encuentran también, en lugar destacado, las palabras dialogar, debatir, negociar. Y presionar para dialogar, debatir, negociar. En CCOO se aprendió muy bien qué es la correlación de fuerzas. También por eso en la Transición, a pesar de la dureza, la violencia y la provocación que padecimos, aquí no hubo otra guerra civil ni una insurrección violenta. Además, literalmente…, las armas la tenían los otros.

En el alma de las Comisiones Obreras habita la transparencia y la decencia, por eso, cuando sobrevuelan las corruptelas tomamos medidas radicales. Las cortamos de raíz.

CCOO es eso, un sindicato de clase, un lugar en el que se dan cita trabajadores y trabajadoras organizados para defender sus derechos.

Por eso hemos superado en Madrid una afiliación de 140.000 personas, lo que nos convierte en la mayor organización social de la región. Y seguimos creciendo tras un duro periodo que supuso el descenso de afiliación como consecuencia de la crisis y de la persecución sindical emprendida por los neoconservadores, que en Madrid tuvo su mayor exponente bajo la presidencia de Esperanza Aguirre. Las nuevas incorporaciones de trabajadoras hace que las afiliadas ya rondan el 50 por ciento.

Estamos inmersos en el periodo álgido de las elecciones sindicales. Somos el primer sindicato de la comunidad de Madrid, con un 39 por ciento de representación y superamos en más de ocho puntos al segundo sindicato. Son cerca de 15.000 las delegadas y los delegados que representan a la clase trabajadora bajo las siglas de CCOO.

Las vamos ganando, el último buen resultado se produjo ayer en Bankia y en Caixabank. Pero la satisfacción no se puede apoderar de nuestro sentimiento, porque en Madrid, entre todos los sindicatos sólo representamos al 50 por ciento de quienes trabajan. La evolución del mercado laboral ha surgido a rebufo de la reforma laboral. Esto nos exige organizar al máximo de trabajadores y trabajadoras porque está constatado que donde no hay sindicato se impone la selva de la precariedad, de los accidentes laborales y del salvajismo de esa parte más reaccionaria del empresariado. Por ello es muy importante realizar y extender las elecciones sindicales.

Orgullosos y orgullosas de nuestros pasado, durante este 2018 hemos conmemorado el centenario de Marcelino Camacho, proyectándolo como cien años de luchas y conquistas del movimiento obrero y sindical. Hechos como la Constitución del 78, que cumple cuarenta años o la huelga del 14-D que, hace treinta años, supuso un salto cualitativo en la conquistas del Estado de Bienestar.

Actualmente nos encontramos en otro momento crucial para el devenir de los trabajadores y trabajadoras y sus organizaciones sindicales de clase. La desigualdad se ha disparado, el reparto de la riqueza que creamos con nuestro trabajo es más injusto y el modelo futuro de relaciones laborales que el capital quiere que salga de la revolución tecnológica nos retrotrae a los niveles de explotación del siglo XIX.

En este presente, las CCOO estamos haciendo frente a esta desigualdad en la empresa con la negociación colectiva y el objetivo de unos convenios que repartan la riqueza creada, con incremento de los salarios, un salario mínimo convenio de 14.000 euros y un empleo de calidad y seguro. Y en la sociedad exigiendo con la movilización social y en el Diálogo Social la justicia fiscal y volcando los recursos en los derechos sociales como la educación, sanidad o dependencia, y en la protección social como las pensiones dignas, seguros a las personas en paro o rentas de ingresos mínimos.

Y, como no puede ser de otra manera, apostamos decididamente por la igualdad en el centro de nuestra actividad sindical. Estamos comprometidos contra las brechas que sufren las mujeres: en más desempleo, en mayor precariedad o en salarios más bajos, entre otras. Contra las discriminaciones, los acosos y la violencias machistas en el centro de trabajo y en la sociedad.

Reivindicaciones en un momento de incertidumbres de todo tipo, con un escenario político inestable y en un marco de elecciones políticas a la vista, así como, con un escenario socioeconómico que evoluciona desfavorablemente para la clase trabajadora. Sin duda, con este panorama el movimiento sindical estamos definiendo con más precisión los objetivos y estrategias unitarias y deberemos hacer una apuesta firme por contribuir a un cambio profundo en nuestra región.

Jaime Cedrún

Secretario general de CCOO Madrid

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.