www.madridiario.es

25-N: Desigualdad es violencia machista

jueves 22 de noviembre de 2018, 14:33h

Debo confesar que en alguna ocasión, hace unos años, dudé sobre la eficacia de la presentación de datos sobre violencia machista. Tenía la errónea impresión de que la sociedad no entendía que detrás de esas terribles cifras había miles de tragedias personales y familiares con secuelas muchas veces irreversibles. Tengo que reconocer que aproximarse a estos datos me provoca dolor y rabia, a la vez, que un refuerzo en el compromiso contra esta lacra.

Cada año, las Comisiones Obreras de Madrid venimos presentando en el entorno del Día Internacional contra las violencias machistas un exhaustivo informe de poliédrica mirada. Un informe que es parte de esa “revolución silenciosa” contra la cultura patriarcal, base fundamental de la violencia machista.

Insistir cada año, cada día, desde hace ya mucho tiempo, junto a decenas de organizaciones sociales con alma feminista ha supuesto que en 2018 haya reventado la sociedad frente al machismo. El pasado 8 de marzo, con el empujón de la huelga general por la igualdad, supuso un punto de inflexión junto a otras iniciativas de gran calado internacional. Pero cuidado, aunque aquel 8-M todos las instituciones y partidos parecieron estar de acuerdo, algunos sobreactuando su postureo, en la necesidad de combatir la violencia, la violencia sigue estando ahí.

Los datos este año continúan siendo alarmantes en nuestro país. A la hora de redactar estas líneas, son 58 los asesinatos machistas contabilizados en este año. En la comunidad de Madrid hablamos de cuatro mujeres asesinadas, una niña y también un niño.

Sí. La sociedad empieza a estar sensibilizada ante esta barbarie y ya reacciona escandalizada, espontáneamente, ante sentencias judiciales incomprensibles que terminan culpabilizando doblemente a la víctima, como ocurrió con la tristemente famosa “manada”, cómo no estar sensibilizados

Siguiendo a Pilar Morales, secretaria de las Mujeres de CCOO de Madrid, “es necesario cambiar el foco y hablar más de por qué no se enseña más a los hombres a no matar, a no violar, a no pensar qué pueden hacer”. Es decir, se requiere de un doble trabajo: hacer frente al día a día con medidas inmediatas y, quizá la más complicada, hacer un intenso trabajo de prevención.

Evitar la violencia machista, que afecta a mujeres pero también a niñas y niños, es tarea de toda la sociedad desde la base, que es la escuela. Para ello sería imprescindible un cambio curricular, es decir, incluir en los programas de enseñanza la “educación en valores”.

Prevenir también es que los medios de comunicación, así como el mundo de la cultura y el arte, interioricen que una sociedad machista es violenta, injusta y desigual. Desde el tratamiento de los contenidos hasta el lenguaje que se utiliza.

En buena lógica, si la sociedad ha sido educada en valores, esa misma sociedad clamará, como ya está ocurriendo a causa de las barbaridades que suceden, para que se den cambios en la Justicia. Ese cambio es necesario porque la justicia (con minúscula) no existe, simplemente la Justicia (con mayúscula) nos da o nos quita la razón. Y a día de hoy está patriarcalmente preparada para dar la razón al machismo. Es decir, el “dura lex, sed lex” habría que invertirlo, para que la dureza de la ley recayera sobre maltratadores y asesinos.

Y es que más allá de sentencias incomprensibles, por ejemplo, el 50,57 por ciento de las órdenes o medidas de protección solicitadas por mujeres víctimas de violencia de género a los juzgados de la Comunidad de Madrid en 2017 (2.874 sobre un total de 5.739) fueron denegadas. Este dato contrasta con el exponencial aumento del número de madrileñas que han denunciado ser víctimas de violencia machista, que ha pasado de 17.165 en 2015 a 25.251 en 2017, un incremento del 47,1 por ciento.

Esta prevención de la que hablo también requiere de una igualdad real laboral, porque la dependencia económica del hombre maltratador es un callejón sin salida. Para ello es necesario un empresariado cómplice y administraciones que ejecuten unos presupuestos que empaticen con las mujeres, o mejor, con la igualdad.

Es llegados a este punto, en que vengo mencionando medidas preventivas, el que sirve para comentar, criticar, denunciar que en la Comunidad de Madrid no se adaptan medidas prácticas para eliminar la violencia machista.

El Gobierno de la Comunidad de Madrid no está comprometido con rigor con la lucha contra la violencia machista. En el año 2008 el presupuesto alcanzó una cifra de 44,8 millones de euros. La caída ha sido continua y si bien a partir del año 2015 hay un leve incremento, que se consolida en 2016 y 2018, aún estaríamos a 21 millones del año 2008.

Pero aún hay un dato más grave, y es que el presupuesto no se ejecuta, deja cada año sin gastar casi la tercera parte. El proyecto de presupuesto para el año 2019 no mejora el panorama ya que éste alcanza los 23,5 millones de euros, un aumento de 1,1 millones, el 4,9 por ciento. Cifras ridículas para la gravedad del asunto, el último año se alcanzó el récord de 12 asesinadas en la región, y para el clamor social.

También en este asunto son muy desesperantes los tiempos canallas que vivimos en que los partidos políticos se echan los trastos a la cabeza sin alcanzar acuerdos imprescindibles. Las administraciones tienen que ponerse de acuerdo. No parece lógico que el Ayuntamiento de Madrid presupueste más que la Comunidad. Sólo demuestra que el gobierno local sí está comprometido. La capital va a invertir 26 millones de euros en políticas de igualdad, más que lo previsto por el Gobierno de la región. Además, el Consistorio madrileño ha presupuestado en medidas concretas contra la violencia machista, 11,5 millones de euros, un incremento del 3,5 por ciento con respecto al pasado año.

Los datos en la región de Madrid son malos también porque aumenta la violencia de género entre la juventud. Quien no quiera ver que hay que tomar medidas preventivas con urgencia y con base en la escuela, sigue anclado en el mundo del patriarcado, de la desigualdad, de la violencia.

Jaime Cedrún
Secretario general de CCOO de Madrid

Jaime Cedrún

Secretario general de CCOO Madrid

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.