www.madridiario.es

Franco y La Almudena

martes 02 de octubre de 2018, 08:59h

Si finalmente los restos de Francisco Franco son exhumados del Valle de los Caídos, los nietos del dictador tienen pensado que se entierren en la cripta de la catedral de la Almudena, en el panteón donde está enterrada su hija, Carmen Franco, fallecida en 2017, y el marido ésta, Cristóbal Martínez Bordíu.

Si las obras de la catedral de Madrid hubiera hubieran seguido los criterios de desidia y desinterés por concluirla, que sufrió durante el franquismo, ahora no sería posible que albergara los restos del dictador, porque no se habría terminado.

En 1883, el rey Alfonso XIII, ponía la primera piedra del nuevo templo. Las obras fueron a ritmo muy lento, y en ocasiones quedaron paralizadas por falta de presupuesto. Tras el paréntesis de la guerra civil, el alcalde, José Moreno Torres, encargó al arquitecto Luis Mosteiro, la reanudación de las obras, trabajos que fueron abandonados en 1950. Se convocó un concurso público, que ganaron los arquitectos Fernando Chueca Goitia y Carlos Sidro, pero en 1965 las obras volvieron a paralizarse. El Ayuntamiento argumentó la falta de fondos. Hubo peticiones al gobierno para que aportara dinero y poder continuar los trabajos, incluso una solicitud a Franco para que éste interviniera y diera el impulso definitivo. Pero el dictador se mostró indiferente, incluso en privado llegó a manifestar, que había otras prioridades a la hora de gastar, y que fuera la Iglesia por sí sola la que aportara el dinero.

En ese estado de abandono quedó la catedral durante veinte años más, hasta que en 1984, el gobierno socialista de Felipe González, y el del Ayuntamiento de Madrid, presido por Tierno, pusieron en marcha una iniciativa, a través de un patronato, para terminar la Almudena, con las aportaciones del propio Estado, el Ayuntamiento, la Comunidad y la iniciativa privada. De esta manera, más de cien años después de la puesta de la primera piedra, se terminó la catedral, que fue consagrada por el Papa, Juan Pablo II, el 15 de junio de 1993.

Franco será enterrado en el templo, que por él, no se habría terminado nunca.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.