www.madridiario.es

Aprender de “La Política por otros medios”: tres aportaciones desde la perspectiva municipal

miércoles 19 de septiembre de 2018, 07:39h

En la actualidad se escribe muchísimo sobre diversos temas. Los libros, los artículos en los periódicos, las reflexiones por redes sociales o las conversaciones por los chats posiblemente sean el síntoma de que estamos viviendo el periodo histórico dónde más información y reflexiones se comparten. Lo que es un buen síntoma democrático, porque revela que hay más gente que puede participar de este proceso, también tiene sus inconvenientes, porque nos convertimos en rehenes de la saturación informativa. Por eso, cuando una reflexión completa, articulada en un libro logra captar nuestra atención es razón sobrada para un aplauso. Esto lo logra Juanma del Olmo con su libro La política por otros medios.

Sabiendo combinar rigurosidad, claridad y capacidad de síntesis, el autor nos ofrece una reflexión de cómo funciona el entramado mediático-comunicativo, su papel en el actual sistema político, sus vínculos con el poder y las formas en las que es capaz de interceder sobre la opinión pública. Combinando sus virtudes logra armar un buen manual de cabecera para todo aquel que busque una brújula para lanzarse a la cruenta batalla comunicativa permanente que atraviesa a nuestras sociedades contemporáneas.

Quien quiera conocer las relaciones de poder que esconden tras lo mediático, como se disputan los principales marcos en el actual escenario comunicativo, la importancia de las redes sociales o la relación que existe entre la emoción y la razón, este es su libro.

Pero lo más importante es que Juanma del Olmo abre, desde una perspectiva concreta y pragmática, debates que tienen especial relevancia de cara al ciclo electoral al que las fuerzas del cambio se enfrentarán próximamente. En este sentido me gustaría aportar una reflexión a raíz de las relevantes aportaciones que el autor hace en este libro: La dimensión municipal genera un espacio particular para la relación con el mundo de lo mediático que, si las fuerzas del cambio saben trabajar, pueden llegar a rentabilizar como palanca para abrir una disputa contra las matrices comunicativas dominantes.

En primer lugar, la brecha que se genera entre la dimensión estatal y la local del periodismo. Mientras que las grandes direcciones de los medios se “disciplinan” con más facilidad a nivel estatal, en el ámbito municipal hay muchos factores que esta “oligarquía de la información” no alcanza a controlar. Existe más diversidad de medios locales y, en el caso de los grandes, hay un menor control sobre la línea de sus periodistas. Los intereses son variados y, en ocasiones, la disputa cambia tanto que incluso se rompe la “coherencia editorial” entre niveles. Si leemos correctamente las diferentes dimensiones, tendremos más oportunidades de que se nos escuche.

En segundo lugar, la precariedad del periodista local es un factor relevante para tener en cuenta. El auge de la sociedad de la información ha venido acompañado de un constante empeoramiento de las condiciones de vida de las trabajadoras y trabajadores de nuestro país. En el caso del periodista, esto también ha sido así, y en el caso del periodista local, esta condición se multiplica. A las condicione salariales y laborales hay que sumar la dificultad de un limitado personal para cubrir una información fragmentada y plural. No es raro encontrar equipos de dos o tres periodistas para cubrir la actualidad informativa de decenas de municipios. A mi juicio, nuestra actitud debe ser la de ayudar a estos profesionales de la información, convirtiéndonos en narradores predilectos para que conozcan la realidad del municipio. Colaborar con el periodismo local para que pueda conocer, de nuestra mano, la realidad del municipio, así como nuestra visión de los hechos.

En tercer lugar, debemos tener la capacidad de mediatizar lo cotidiano. Esto presupone que nuestra acción local venga acompañada de un intenso trabajo político de cercanía, escucha y apego a la realidad de nuestra comunidad. Muchísimas vecinas y vecinos tienen problemas que no saltan ni a la arena mediática ni a la arena política. Nuestro papel como fuerzas del cambio tiene que ser, en mi opinión, el de conectar los problemas vecinales con las esferas política y mediática. Hacer que un problema particular se convierta en un problema del municipio para, luego, proponer una solución. De esta manera el problema entra en agenda, los actores políticos del municipio se ven obligados a posicionarse ante él y demostramos por qué somos útiles entre elecciones, aún cuando todavía no gobernamos.

La obra de Juanma del Olmo no sólo educa, sino que estimula al pensamiento. Es el momento de que aprovechemos las valiosas lecciones que se desprenden de “La política por otros medios” y hagamos un ejercicio creativo de desplegarlo en nuestra acción comunicativa cotidiana. Se abre ante nosotros un ciclo electoral dónde, nuestra relación con lo mediático puede marcar la diferencia entre la victoria y la decepción.

Estamos a tiempo para leer obras como esta, debatirlas y estimularnos para la acción. ¿Una opción? Este jueves 20 de septiembre a las 19:30 en Madrid, en La Morada (Calle Fernando Poo, 4). Si mis obligaciones no me lo impiden, yo estaré ahí.

Jesús Santos es portavoz de Ganar Alcorcón

Jesús Santos

Portavoz de Ganar Alcorcón

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.