www.madridiario.es
En el teatro de La Abadía hasta el 7 de octubre.
Ampliar
En el teatro de La Abadía hasta el 7 de octubre. (Foto: Antonio Castro)

Tierra baja para un hombre solo

martes 18 de septiembre de 2018, 20:20h

El actor Lluís Homar ha reducido a un solo personaje la trama del Tierra baja. Lo representa en La Abadía en coproducción con Temporada Alta y el propio intérprete.

Tierra baja, de Ángel Guimerá, vio la luz primero en castellano con traducción de José Echegaray. Se estrenó en el madrileño teatro Español el año 1896 con Fernando Díaz de Mendoza como protagonista. La versión en catalán llegó al teatro Romea de Barcelona al año siguiente con Enrique Borrás como actor y director. Este gran intérprete de la primera mitad del siglo XX haría totalmente suyo el personaje protagonista, el pastor Manelic. Lo estuvo interpretando durante más de cincuenta años. Tengo una referencia de que lo hizo en la Comedia en año 1951. En el mismo escenario lo había presentado en 1904.

En 1895 Joaquín Dicenta había conseguido un éxito espectacular con un drama proletario -teatro de alpargata se le llamó- por el que nadie daba un duro: Juan José. En los años siguientes el drama rural tendría alguna pieza maestra, como La malquerida (1913) de Jacinto Benavente.

Tierra baja presenta de fondo el enfrentamiento de dos clases sociales. Un solo patrón puede atropellar a todo un pueblo de jornaleros. El cacique Sebastián tiene una amante, Marta, a la que, para no provocar comentarios, quiere casar con el pastor Manelic, que deja las tierras altas para contraer matrimonio. Se ha enamorado profundamente de una mujer a la que no conoce pero ésta solo a la fuerza accede a la boda de conveniencia. Manelic descubre que en la tierra baja a la que se ha desplazado, se convierte en el hazmerreir de todos, conocedores del desprecio que le profesa su esposa. Los enfrentamientos acaban en muerte aunque, finalmente, Marta y Manelic pondrán rumbo a otras tierras, a las altas.

En la Abadía vamos a ver esta historia con una dramatización de Pau Miró, también director, para una sola voz. Lluís Homar tenía especial empeño en acercarse a uno de los textos fundamente de la dramaturgia catalana. A través de la comparación entre las tierras altas y las bajas se pretende mostrar la lucha interna, el mal contra el bien, que anida en cada uno de nosotros.

Tierra baja se representa en el teatro de La Abadía hasta el 7 de octubre.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.