www.madridiario.es

TAL DÍA COMO HOY

Lienzo de la Virgen de la Paloma
Lienzo de la Virgen de la Paloma (Foto: Parroquia de La Paloma )

De viejo lienzo a patrona popular, la historia de las fiestas de la Paloma

miércoles 15 de agosto de 2018, 09:00h
En en siglo XVIII, los madrileños no celebraban las fiestas de la Paloma; tampoco existía ubicación ni piedra de la actual parroquia de la Paloma, ni mucho menos había otra patrona madrileña que no fuese la Almudena, demasiado osado. El giro de los acontecimientos vino impulsado por unos niños, vecinos de la calle de la Paloma, que sin ser conscientes de con qué jugueteaban estaban suscitando la antesala de quién sería la gran patrona popular de los madrileños diez años después. Justo, tal día como hoy.
Para conocer el por qué de la Verbena de la Paloma, una de las fiestas más emblemáticas del Madrid popular, primero tenemos que retroceder a una década antes de la fecha que desarrollamos en este efemérides, a 1787.

Todo comenzó ese año cuando en un corral, donde se almacenaba leña para el invierno madrileño, apareció abandonado un lienzo que representaba a un mujer con ropas monjiles y con un rosario en las manos. Un hombre se percató del lienzo, y al ver el mal estado en el que se encontraba, optó por regalárselo a unos niños que por allí correteaban.

La pintura parecía condenada al destrozo absoluto, pero la intervención de Andrea Isabel Tintero, tía de uno de los chicos, fue crucial. Hay quien dice que Isabel decidió comprárselo a su sobrino a cambio de unas pocas monedas para restaurarlo y enmarcarlo, pues estaba embarazada y quería bendición. La nueva ubicación del lienzo quedaría así dispuesta en la entrada de su casa, también ubicada en la Calle de la Paloma. Desde allí, pronto se le comienzan a atribuir cualidades milagrosas gracias al éxito de su parto, y su fama y devoción va creciendo de manera incontrolable por los vecinos de la zona.

Isabel Tintero no tiene más remedio que habilitar uno de los cuartos de su casa para que la gente pueda realizar el culto en mejores condiciones. Sería en 1795, cuando se erigió una capilla para custodiarla ante la afluencia del populacho.

Madres en busca del milagro

Era característico por aquel entonces que un público común en los rezos fuesen muchas de las madres que, preocupadas por sus bebés, se acercaban en busca de protección divina para sus recién nacidos. Una tradición que ha traspasado los siglos y todavía lleva a cabo en la actualidad y que incluso la realeza tiene presente.Hasta tal punto fue así que la reina María Luisa, esposa de Carlos IV, preocupada por su hijo gravemente enfermo, acudió allí para encomendar la salud de éste a la famosa Virgen.

Casualidad o milagro, con la sanación de su hijo, la reina acudió a la capilla a donar a la Virgen como exvoto el traje más rico del infante y además, ordenó que a partir de entonces el gasto de iluminación de la capilla estuviese financiado por la familia real.

La capilla también acabó por quedarse pequeña, con lo cual se decidió construir una iglesa en 1797, año en el que con la construcción de dicho templo, la Virgen de la Paloma acabó por obtener un carácter oficial.

El nombre oficial es el de Parroquia de San Pedro el Real aunque todo el mundo la conoce popularmente como la Iglesia de la Paloma. La virgen, que además es la patrona de los Bomberos, es posiblemente la más querida de todas las advocaciones madrileñas pues se ha convertido en la patrona popular de la capital.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.