www.madridiario.es

Ayuda socioasistencial a domicilio

jueves 12 de julio de 2018, 21:29h
Para 2020, el número de personas de 60 años o más será superior al de niños menores de cinco años (OMS febrero 2018)

Según el informe de la OMS, hoy en día, hay 125 millones de personas con 80 años o más. Por lo tanto, los gobiernos e instituciones deben dedicarse a llenar las necesidades de este creciente sector de la población.

Esto significa que existe un gran número de habitantes con dependencias funcionales y problemas de discapacidad crónica en España y el resto del mundo. Y lo cierto es que los programas de asistencia social no se den abasto. Por eso, existen organizaciones que brindan ayuda a domicilio en Madrid a fin de garantizar asistencia a las personas sin desvincularse de sus entorno; asegurando el mayor grado de calidad de vida dentro de sus circunstancias personales.

La expectativa de vida aumenta… ¿y la calidad

La anterior afirmación es consecuencia del aumento de la expectativa de vida que hoy tiene la población mundial. Lo cual es algo positivo. No obstante, la vejez es un proceso biológico que trae algunos retos que conviene enfrentar.

La idea, es envejecer con el mayor grado de independencia posible a fin de vivir esta etapa en plena satisfacción y felicidad. De este modo, ese estrato poblacional puede significar una buena ventura para sus sociedades o viceversa.

Sucesos imprevistos que pueden transformar la vida

A veces, algún accidente o enfermedad pueden cambiar radicalmente el estilo de vida de algunas personas. El resultado, es que algunos quedan totalmente limitados en sus actividades básicas e instrumentales, mientras que otros solo necesitan mayor o menor grado de asistencia.

Ya sea por una enfermedad, vejez o incapacidad de nacimiento, una persona limitada, con movilidad reducida, con discapacidad o un adulto mayor, sigue siendo un ciudadano con derechos que debe vivir con la mayor calidad y comodidad que sus circunstancias personales permitan.

Los retos de la vejez

Quitar el estigma de la ancianidad debe comenzar por cambiar la forma de concebirla. La vejez es un proceso indetenible que tarde o temprano ve degenerando ciertas funciones del organismo y deteriorando la calidad de vida. Un proceso normal, para el que deberíamos estar preparados desde el entorno familiar y social.

Los síndromes geriátricos son un conjunto de síntomas y afecciones cuyas causas están directamente relacionadas con el proceso del envejecimiento y que suelen ir acompañados con la frustración natural que implica perder el estado de buena salud e independencia.

Adultos mayores funcionales

La discapacidad y la vejez deben entenderse como un proceso que forma parte de la vida de seres humanos. En ese sentido, las políticas internacionales llevan tiempo orientando un cambio a la concepción de la vejez.

El adulto mayor y la sociedad entera deben ver el envejecimiento como una parte activa de la vida en la que se puede lograr la autorrealización y el mayor nivel de autonomía individual posible.

¿Por qué es mejor la ayuda a domicilio?

En muchos casos, la ayuda a domicilio representa la opción ideal, ya que, el asistido suele relacionar los centros de asistencia con enfermedad. En cambio, al estar en su propio entorno, puede seguir sus actividades cotidianas y mantener su estilo de vida al máximo razonable.

Esto fomenta la toma de decisiones y mantiene intacta la relación del adulto mayor respecto a su entorno inmediato.

La Organización Panamericana de la salud reconoció al respecto hace más de una década (OPS 1997) la necesidad de brindar servicios en instituciones de salud, solo al grupo que realmente lo requiera.

Existen otros dos grupos, el de los ancianos relativamente sanos e independientes y aquellos que tienen ciertas limitaciones. En ambos casos, lo mejor es brindar ayuda individual, específica y fuera de un centro de salud que le permita mantenerse activo e inserto en la sociedad por más tiempo.

Asistencia oportuna

Cada caso es muy particular. Por eso, la asistencia debería planificarse en función de las necesidades únicas e individuales de cada persona.

El asistente que se encuentra en el momento oportuno, garantiza la calidad de la atención y optimiza el uso del tiempo y recursos.

Asistencia profesional

Al igual que se debe brindar una atención oportuna en tiempo y forma, es muy importante garantizar la fiabilidad del servicio. La calidad de vida se garantiza sobre todo, cuando profesionales del ramo estudian el caso y llenan las necesidades particulares a conciencia y con organización.

Del mismo modo, no debe descuidarse la calidez y cercanía de profesionales que mediante su vocación de servicio, puedan brindar una ayuda ejemplar.