www.madridiario.es

Ciudadanos se queda 'colgado' de la bandera

miércoles 13 de junio de 2018, 10:21h
La sentencia del ‘caso Gürtel’ desalojó a Mariano Rajoy de La Moncloa y llevó en volandas a Pedro Sánchez a la Presidencia del Gobierno de España. También ha tenido ‘réplicas”, como las de los terremotos, en todos los partidos parlamentarios, distintas y de distinto grado en cada uno de ellos. El PSOE, que parecía ir de capa caída, sufrió un soplo, no cardiaco, que le impulsó hacía arriba en los sondeos y en las expectativas de futuro. El PP, que aparecía como el salvador de la economía y como un partido unido en torno al liderazgo del defenestrado Rajoy, se quedó pensativo y sin saber qué hacer al estar muy acostumbrado al ‘dedazo’ y al poder omnímodo de su líder. Sin saber qué hacer más allá de protestar por todo, nada más perder el poder, como si llevase en la oposición toda una vida. Podemos, al que esta decisión judicial le salvó por los pelos de la discusión en torno al bienestar y nuevo domicilio de la pareja real que realmente controla la organización, parece que se ha quedado sin tanto espacio como creía tener en la izquierda y está repensando qué hacer, después de que algunos estén pensando por lo bajo que ‘podíamos llevar ya muchos meses sin Rajoy si en vez de rechazar a Sánchez tiempo atrás se hubiesen quedado fuera del Pleno que debatía esta cuestión aquejados de dolor de barriga’, cuando se consideraban los ‘popes’ los únicos sin pecado original. El efecto de todo este movimiento cambiante en Ciudadanos está todavía por definir ya que su obsesión por mantenerse puros y únicos en muchas cuestiones y su alegría por competir con el PP y llevarlo a las cuerdas del ring de boxeo para castigar su hígado mientras creían que da votos competir con la derecha tradicional en la defensa de los valores patrios y la bandera, que en vez de colgarse de la solapa de su chaqueta, decidieron quedarse colgados de ella. Pero salir bien del cuelgue, es como dice un buen amigo mío, complicado porque puede suceder que se asemeje a los que se quedan colgados después de un viaje en ‘tripi’, que es como se conoce en la calle el LSD (dietilamida de ácido lisérgico).

Este potente alucinógeno, que en los años 60 se consumió en gran medida y se promocionó a través del movimiento hippie, produce efectos como alteraciones de la percepción, mayor vivacidad de los colores y las formas de los objetos, sensibilidad por los detalles y distorsiones de la realidad. Según algunos expertos, se produce tal desorganización del pensamiento, que puede llegar a producir una crisis de despersonalización provocando una gran ansiedad, conocida como "mal viaje". Este “mal viaje” se produce cuando cuesta regresar y durante un espacio de tiempo sin definir se queda uno colgado, a veces, de la bandera, antes de regresar a la realidad real
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.