www.madridiario.es

Así realiza Iberia el deshielo de sus aviones en Barajas

lunes 05 de febrero de 2018, 15:18h
Cuando un avión llega a pista el comandante comprueba la situación del aparato y solicita el deshielo a los equipos de operadores. Este proceso se realiza aplicando escrupulosamente las instrucciones de los manuales del fabricante del avión, la normativa IATA y las reglamentaciones ISO, entre otros. El tiempo necesario para este proceso puede oscilar entre tres minutos y una hora o más.

La división de aeropuertos de Iberia ha desarrollado una herramienta basada en tecnología 3G, que le permite tener información de toda la operativa de deshielo en tiempo real y que sitúa a esta plataforma de deshielo a la vanguardia de los mejores proveedores de este servicio.

Los operadores de los equipos de deshielo disponen de una PDA para informar sobre el grado de avance de las tareas asignadas y los supervisores manejan un tablet PC con toda la información necesaria para gestionar y controlar en tiempo real la operativa de la base de deshielo. De esta forma, tanto la torre de control de Barajas, como Aena y el hub control de Iberia --desde donde la compañía coordina todas las operaciones de 'handling'--, tienen acceso a toda la información que se genere con esta herramienta.

Normalmente se tarda entre tres y cinco minutos en limpiar un avión con hielo o escarcha. Esos tiempos se pueden incrementar bastante si se trata de nieve; hay veces que se puede tardar hasta más de una hora.

En el aeropuerto de Madrid-Barajas, Iberia cuenta con unas 15 personas encargadas de liberar de hielo y escarcha las zonas que más se congelan en los aviones. Se suelen deshelar habitualmente los planos verticales y horizontales (alas y cola), el fuselaje, la cúpula del radar, las compuertas de los trenes de aterrizaje y los estabilizadores. Aunque con condiciones climatológicas extremas, hay que deshelar los aviones por completo. El equipo de deshielo consta de unos camiones, que llevan incorporado un depósito de 5.000 litros de una mezcla de agua y glicol, y una caldera con un quemador que hace que la mezcla se caliente y salga por el cañón a, nada más y nada menos, que 82 grados centígrados. En el camión van instaladas unas bombas que elevan el agua de manera que, cuando el operador abre la válvula de escape, permite la salida del líquido a la presión necesaria para que caiga sobre el avión. Con este proceso se consigue eliminar cualquier resto de escarcha, hielo, nieve o agua nieve de los aviones para que las superficies queden limpias. A la mezcla se añade un colorante anaranjado, para una fácil comprobación de la correcta aplicación sobre las superficies. El agua derrite el hielo, la escarcha o la nieve, mientras que el glicol evita su formación durante un determinado periodo de tiempo. En el aeropuerto de Madrid-Barajas, Iberia cuenta con dos bases de deshielo que están operativas las 24 horas del día. Éstas, permiten limpiar tres aviones al mismo tiempo en cada base, en circunstancias normales.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios