www.madridiario.es

PÚNICA

Francisco Granados saliendo de la cárcel (archivo)
Ampliar
Francisco Granados saliendo de la cárcel (archivo) (Foto: Kike Rincón)

Granados, sobre el chivatazo del agente: "Me dijeron que trabajaban en Valdemoro pero nada más"

miércoles 15 de noviembre de 2017, 10:39h
El exsecretario general del PP madrileño Francisco Granados ha afirmado este martes en la segunda sesión de vista oral por el juicio del chivatazo que presuntamente recibió de la Guardia Civil de que estaba siendo investigado que lo único que le dijo el agente José Manuel Rodríguez Talamino es que existían unas investigaciones en las localidades madrileñas de Valdemoro y Pinto de carácter económico "pero absolutamente nada más".

A preguntas de la Fiscalía Anticorrupción, Granados ha explicado que Talamino le comentó cuando se lo encontró en las fiestas de Valdemoro en septiembre de 2014 que se trataba de un tema económico "que no tenías más trascendencia". "Jamás me dijo que había una investigación secreta", ha precisado el político.

No obstante ha dicho que esa conversación le generó "inquietud" al pensar que podría relacionarse con las investigaciones vigentes sobre el patrimonio que tanto él como su exsocio David Marjaliza tenían en diversas cuentas de Suiza y que procedía de "actividades lícitas", según ha defendido.

Por ese motivo se puso en contacto con el tercer acusado en la pieza, el también agente José Luis Caro a quien, le pidió que averiguara el contenido de esas pesquisas dado que este es amigo del otro agente. "Se lo pregunto porque es amigo de Talamino, no porque fuera guardia civil, si hubiera sido fontanero también se lo hubiera preguntado", ha dicho.

Granados ha dicho en esta primera parte del interrogatorio que es "falso" que él advirtiera a Marjaliza de que la investigación de la Unidad Central Operativa (UCO) en Valdemoro se centrara en sus negocios y ha dicho que fue éste el que le llamó a él.

Coinciden en la Audiencia Nacional

Los exdirigentes del PP de Madrid Ignacio González y Francisco Granados, han coincidido a primera hora de la mañana de este miércoles en la Audiencia Nacional, donde ambos están imputados en sendas tramas de corrupción.

Aunque no se han visto, los dos exdirigentes 'populares' han pisado a la misma hora las dependencias del tribunal que les investiga, que está situado precisamente frente a la sede del partido en el que militaban, en la calle Génova de Madrid, aunque han accedido por puertas distintas.

Por un lado, se ha podido ver llegar a González minutos antes de las nueve de la mañana para cumplir con las comparecencias semanales que le impuso el juez Manuel García Castellón cuando ordenó la semana pasada su puesta en libertad bajo fianza de 400.000 euros.

Las medidas cautelares que impuso el magistrado para que el también expresidente madrileño pudiera salir de la cárcel, donde llevaba desde el pasado 21 de abril, eran comparecencias semanales, entrega de pasaporte y designación de un domicilio donde pueda estar localizable, cosa que también ha hecho González en su 'visita' de hoy a la Audiencia Nacional.

El expresidente de la Comunidad de Madrid está imputado en la trama de corrupción conocida como 'Lezo', que investiga las presuntas irregularidades de su gestión al frente del Canal de Isabel II, y concretamente la expansión de esta empresa por Sudamérica. Está acusado de pertenencia a organización criminal, blanqueo, falsificación de documentación públicos, prevaricación, fraude y malversación.

Primer Juicio de la 'Púnica'

Por su parte, Francisco Granados ha accedido por otra entrada al tribunal, concretamente por la puerta por la que se llega a las salas de vistas, para declarar como imputado en el primer juicio de la trama de corrupción denominada 'Púnica', por la que el exdirigente 'popular' estuvo más de dos años y medio en prisión provisional.

Concretamente, ha comparecido por la pieza de la trama relacionada con el 'chivatazo' que dos guardias civiles, que también están imputados, le habrían dado en el año 2014 sobre el hecho de que estaba siendo investigado.

Los acusados se enfrentan a una petición por parte de la Fiscalía de tres años de cárcel cada uno por los delitos de revelación de secretos y aprovechamiento de revelación de secretos, ya que considera que la información que recibió Granados "obstaculizó y entorpeció gravemente el curso de la investigación que llevaba a cabo la Guardia Civil, menoscabando la prestación de ese servicio público y causando un importante daño" al 'caso Púnica'.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.