www.madridiario.es

Un pacto educativo más necesario que nunca

Por Ana Isabel Pérez Baos
miércoles 04 de octubre de 2017, 07:51h

Si algo nos ha preocupado especialmente a todos los demócratas de las imágenes y las noticias que estos días nos llegan desde Cataluña, sin duda ha sido la utilización y participación de menores en el proceso separatista y la radicalización de adolescentes y jóvenes atacando a las Fuerzas de Seguridad del Estado. Los garantes del orden constitucional, los defensores de nuestras libertades, las de todos, de las nuestras, pero también de las suyas.

Llevamos años denunciando el adoctrinamiento ideológico en las aulas, denunciando la perversión de nuestro sistema educativo por parte de algunas dirigentes regionales, especialmente los dirigentes catalanes, que reiteradamente incumplen el mandato constitucional por el que la educación en todo el territorio nacional ha de tener por objeto el pleno desarrollo de la personalidad humana en el respeto a los principios democráticos de convivencia y a los derechos y libertades fundamentales.

Hace tiempo que estos dirigentes, a la hora de marcar las directrices de los curriculum educativos en las materias de historia y geografía, han hecho un relato donde España es prácticamente invisible.

Asociaciones de padres y de profesores como AMES, llevan tiempo denunciando las líneas editoriales de los libros de texto que utilizan los alumnos en las aulas, y señalan por ejemplo, como los manuales de Ciencias Sociales de quinto y sexto de primaria que sus hijos llevan dentro de sus mochilas son partidistas y tendenciosos, en los que se omite por completo la historia de España.

Libros de texto en los que se plantea el Estatuto de Autonomía Catalán como ley principal de la región, obviando nuestra Constitución, Ley de leyes en todo el territorio nacional.

Libros en los que se leen capítulos tan subrrealistas como aquellos en los que se trata de enseñar la historia de la nunca existente “corona catalanoaragonesa” para negar la verdadera realidad histórica de esta región, que no fue otra que la pertenencia al Reino de Aragón. Pasajes donde negro sobre blanco se introduce el concepto de que Cataluña fue en el pasado un reino único, con una única corona, en igualdad jerárquica con el Reino de Castilla.

Textos donde no se explican ni se hacen referencia a los símbolos españoles; a nuestras fiestas, tradiciones, nuestra Corona, pero sí hablan de la bandera, del himno, del escudo y de la fiesta nacional de Cataluña.

Libros, donde se habla de la diferencia entre los individuos catalanes con los del resto de españoles, que buscan crear sentimientos contrapuestos entre ambos que en realidad nunca han existido.

Por todo esto, y para tratar de acabar con este sinsentido que buscar cultivar la rivalidad y el enfrentamiento entre españoles utilizando la educación de nuestros menores como instrumento, hoy más que nunca es imprescindible reformar nuestras leyes educativas.

Para acabar con estas perversiones, la LOMCE establece un currículo común con contenidos que deben impartirse en todos los territorios. Pero es importante el apoyo unánime de todos los partidos para refrendar estas cuestiones, por eso, más que nunca necesitamos una ley de educación de todos, y debemos emplazarnos a trabajar ya por un acuerdo educativo.

Un pacto en el que todos los partidos que creemos en nuestra democracia cómo el mejor sistema de convivencia entre españoles, los partidos que creemos en el estado de derecho y en la separación de poderes como garante de la defensa de nuestras libertades, seamos capaces de poner las bases para generar el mejor sistema educativo posible, que forme al individuo, pero que especialmente lo haga libre.

Hoy más que nunca tenemos que estar unidos en la defensa de nuestros derechos, de nuestras libertades, en definitiva de nuestro sistema democrático que es el único capaz de garantizarlas.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios