www.madridiario.es
Los participantes en la mesa redonda sobre el canon digital, conducida por Constantino Mediavilla.
Ampliar
Los participantes en la mesa redonda sobre el canon digital, conducida por Constantino Mediavilla. (Foto: Rebeca Lietor)

La recaudación del canon digital es hasta 10 veces mayor al daño causado por las copias

viernes 22 de septiembre de 2017, 15:34h
Según un estudio presentado este viernes en Madrid, el perjuicio económico que causan a los titulares de los derechos de autor las copias privadas de sus obras realizadas en España en el útimo año asciende a 7,3 millones. Una cifra que se queda muy lejos de los, al menos, 50 millones que se recaudarán por el "nuevo" canon digital -basado en la legislación de 2006- sobre los soporte físicos.

Los hábitos de consumo de contenidos digitales han cambiado de forma radical en la última década. Nostalgias vintage a parte, el esperar una canción deseada en la radiofórmula de turno para pulsar el REC suena a siglo pasado. Sin embargo, la última ley que regula el canon digital a los equipos y soportes digitales, que entró en vigor el pasado mes de julio, se basa–con algunos cambios- en la normativa de 2006.

¿Puede un texto legal de hace diez años regular de manera efectiva y equilibrada una realidad que ha experimentado una mutación tan radical como el consumo digital? A esta cuestión ha tratado de responder este viernes una mesa de expertos organizada en Madrid en el marco de la presentación del informe Cuantificación del perjuicio causado por copia privada en España, encargado por DigitalEurope, la asociación que representa a la industria tecnológica en Europa, y Eurimag, representación europea de la industria de la imagen y la impresión.

El objetivo del estudio, realizado por la firma de auditoría y consultoría Mazars, es el de cuantificar el daño real producido por la copia privada en España en la actualidad, aquella que se realiza en el ámbito doméstico en un soporte físico y desde un canal legal: una película en DVD original copiada a un CD o a un disco duro para el consumo propio e individual, por ejemplo. La conclusiones del informe sugieren la obsolescencia del sistema de regulación: el perjuicio económico causado por la copia privada en el último año es de 7,3 millones de euros, mientras que la recaudación prevista por el nuevo canon digital –según las previsiones de ventas de los dispositivos sujetos al gravamen- es de 72 millones, 50 si se tienen en cuenta las posibles exenciones de compensación. En otras palabras, la recaudación por el canon es entre 7 y 10 veces superior al daño causado a los titulares de los derechos de autor, según los resultados del informe.

Cambios en los hábitos de consumo

Aunque el informe se queda en el análisis cuantitativo, sin entrar en valoraciones, el director de Mazars, Jesús Rosales, ha señalado durante la presentación que los resultados responden a un cambio en los hábitos de los consumidores de contenido digital. De hecho, estas mutaciones, que pasan sobre todo por la generalización del streaming, están detrás de la progresiva disminución de ese perjuicio económico que ocasiona la copia privada: de los casi 19 millones de euros en 2012 a los menos de 12 en 2015 y los 7,3 que el informe de Mazars ha calculado para los últimos 12 meses.

Para calcular esa monetización del daño, el estudio ha calculado, a través de encuesta a 3.000 españoles entre 14 y 80 años, cuantas copias privadas de obras musicales, audiovisuales y libros se realizan en España en un año, el número de obras que se han dejado de vender por esas copias y otros parámetros que necesariamente intervienen en la ecuación (como el llamado ‘efecto positivo’ –quien hace copias privadas normalmente es una persona que también consume contenidos de manera legal por encima de la media-, el precio de las obras o la parte de ese precio que se destina a remunerar a los titulares de los derechos).

Así, la encuesta determina que solo el 1,6 por ciento de los españoles ha realizado una copia privada de un CD o DVD musical en el último año. El 4,1 por ciento ha grabado vídeos musicales o conciertos en TV y el 0,9 por ciento, de la radio.

En lo relativo a los contenidos audiovisuales, el 0,9 por ciento reconoce haber realizado una copia de un DVD original. Un poco más elevado es el porcentaje de españoles, un 15,9 por ciento, que grabó este tipo de contenidos de la televisión. Además un 2,3 por ciento copiaron en formato físico un libro o publicación asimilada.

De los 7’3 millones de perjuicio económico, la mayor parte se corresponden con la sección audiovisual (3,9 millones), seguida de la editorial (2,7) y, por último, de la musical (701.000 euros).

El informe también contempla el porcentaje de sustitución, es cuántos consumidores habrían comprado la obra original si, en un plano hipotético, no hubieran podido realizar la copia. Un porcentaje que no llega al 2 por ciento en ninguno de los casos.

La conclusión del estudio muestra por tanto, que son muy pocos usuarios los que hacen copias privadas de obras protegidas por derecho de propiedad intelectual. “La situación ha cambiado mucho desde que se aplicaron los gravámenes analógicos, por lo que ya no está justiciado que el cien por cien de los consumidores tenga que pagar por el comportamiento marginal de una minoría”, refleja el informe.

Tras publicarse los resultados, desde DigitalEurope y Eurimag han destacado la necesidad de revisar el actual sistema de gravamen por copia privada y animan al Gobierno a que lleve a cabo su propio estudio de daños para alinear las tarifas actuales con el daño real causado por copia privada.

Futuro

“Hay que tener en cuenta los hábitos de consumo”, ha resumido el Vicepresidente de DigitalEurope, Ventura Pobre, quien ha señalado que en 2016 el streaming ha sido el conductor del 60 por ciento de los beneficios del sector, mientras las ventas de hardware siguen cayendo.

La ley ya va tarde, y no solo se hace necesario adaptarse al presente sino mirar hacia el futuro, a los nuevos modelos de negocio que van surgiendo, “acordes a las expectativas del consumidor”, según Pobre.

En este sentido, tal y como ha destacado durante la celebración de la mesa redonda el presidente de la Asociación de Usuarios de Internet, Miguel Pérez Subías, el Tribunal Superior de Justicia está aún por pronunciarse sobre la posibilidad de gravar ciertos contenidos de ‘la Nube’.

El futuro es hoy y la necesidad de repensar el sistema vigente ha sido la principal conclusión del debate, moderado por el periodista Constantino Mediavilla y en la que también han participado el responsable de Copyright de DigitalEurope, Jochen Mistiaen; el miembro del Consejo de Eurimag y vicepresidente de Asuntos Regulatorios de HP Inc., Javier Ramírez; la Manager de SVOD (vídeo bajo demanda) de la plataforma Rakuten, Teresa López; y el representante de la AFNUM (Alliance Française des Industries du Numérique), Stephane Elkan.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.