www.madridiario.es

Queremos mucho más

viernes 23 de junio de 2017, 11:56h

Cuarenta años después estamos aquí. Cuarenta años del primer orgullo en nuestro país, aquel en el que se luchaba por la derogación de la Ley de Peligrosidad Social, ley franquista que nos llevaba a la cárcel por ser y amar. Aquella Barcelona, aquel país en blanco y negro, de repente se llenó de subversión, salió de la clandestinidad, se enorgulleció, levantó la voz desde las calles para que pararan de perseguirnos. Cuarenta años después celebramos en Madrid el orgullo mundial y las calles se llenan de arco iris.

En estos cuarenta años el colectivo LGTBI de manera absolutamente pacífica, sin víctimas del otro lado, de forma inteligente y con alegría hemos conseguido muchas cosas. Cosas que parecían imposibles en aquella primera manifestación como ser el tercer país del mundo en conseguir el matrimonio igualitario. Pero queremos mucho más, necesitamos mucho más, como es la despatologización de las personas trans, fueron ellas las primeras en poner el cuerpo por delante y llevarse los palos y las últimas en conseguir sus derechos. Hay una deuda histórica que debemos solventar. También es una tarea pendiente la educación en la diversidad, una educación laica y respetuosa porque cuando los datos dicen que más del 40% de los menores LGTBI han pensado en el suicidio frente al 2 por ciento de la población en general ya no hablamos de suicidios, hablamos de asesinatos sociales. Una sociedad que no respeta su diversidad no puede respetarse a sí misma. Importante también conseguir que no nos devuelvan al armario en nuestra vejez en las residencias, muchas de ellas en manos de organizaciones religiosas.

Tenemos que saber de dónde venimos para saber quién somos y adónde vamos. Y venimos de ese mundo en blanco y negro, de las cárceles, de los psiquiátricos, de los electroshoks, de las terapias curativas, de las palizas, del repudio familiar, de las violaciones correctivas. Y tenemos que ser conscientes y saber que en otros lugares de este mundo hay millones de personas que siguen sufriendo todo esto. Es por eso que nuestra bandera es internacional porque no sólo debemos luchar contra la LGTBIfobia en nuestras calles si no tejer redes de solidaridad internacional para que no haya países donde ser gay te lleve a la cárcel o a la pena de muerte, estén naturalizadas las violaciones a lesbianas por parte de los varones de tu propia familia, donde existan los matrimonios forzosos, donde las mujeres transexuales no tengan una escueta esperanza de vida de 35 años.

Este orgullo de verdad tiene que ser un orgullo mundial, no solo una macrofiesta, o muchísimos euros a ingresar por los negocios locales e internacionales, no un orgullo donde ya en el pregón han borrado a las mujeres lesbianas y bisexuales por no “consumir” lo suficiente. No sólo un orgullo del centro de Madrid, también de la periferia, de los barrios, de los municipios de la Comunidad de Madrid y del resto del Estado. Tiene que ser un orgullo de todos/as y una fiesta. Sí, por todo lo que hemos logrado, para dar las gracias a todas aquellas personas que ya luchaban antes, para dar recuerdos a las que ya no están y lucharon para que nosotras pudiéramos celebrarlo. Pero también ha de ser un acto de reivindicación, un orgullo crítico y disidente, un acto de lucha para conseguir los derechos que aún no tenemos aquí y todos los que quedan por conseguir en otros lugares. Que cuando vean nuestra bandera, en esos sitios donde aún se sufre, vean a millones de personas orgullosas y alegres, pero también combativas que van a dejarse la piel para que puedan tener vidas dignas de ser vividas y que nadie sufra por ser quien es o amar a quien quiera.


Paloma García Villa es secretaria de Feminismos y LGTBI de Podemos Comunidad de Madrid.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.