www.madridiario.es

Cuando la Asamblea de Madrid envejeció, de repente

viernes 09 de junio de 2017, 07:39h

El 8 de junio de 2017 marca un nuevo hito en la política madrileña, un punto de inflexión tras años de anhelos y convulsiones fruto de aquel 15 de mayo de 2011. La indignación social y el poder popular constituyente de las plazas se materializaron en asalto a las instituciones, primero en mayo de 2014, después en mayo de 2015 y por último en el doble acto de diciembre de 2015 y junio de 2016. El bipartidismo, sostén del régimen del 78, quebró en Europa, Madrid y el conjunto del país. Asistíamos a una nueva aritmética parlamentaria que parecía complejizar nuestro sistema político. Parecía, hasta la investidura de Rajoy de octubre del pasado año donde las bancadas del Congreso de los Diputados se desdibujaron para dar lugar a un sencillo trazo dicotomizador: la restauración conservadora frente al cambio, defenestración de no-es-no-Sánchez mediante.

La (re)simplificación de nuestro sistema político se consumó en la votación de la moción de censura en Madrid de este jueves 8 de junio, fin de las convulsiones. Esta vez ya con no-es-no-Sánchez de restituído en el cargo, pero haciendo lo que siempre suele hacer el PSOE, servir al “orden”, esta vez al peor de los posibles. Al “orden” del partido político más corrupto de Europa, imputado por la justicia española como organización criminal, epicentro de Púnica, Gürtel o Lezo. Al PP madrileño de Cifuentes.

El sistema de partidos madrileño pasó de la aparente atomización a la manifiesta dicotomización: de un lado el PP y su muleta naranja, C’s, junto a un PSOE que mira hacia otro lado a la par que apuntala obscenamente el espacio conservador; del otro lado Podemos, copando el espacio progresista y del cambio, como único adversario político de la Triple Alianza, ahora en su vertiente madrileña.

PSOE y C’s decidieron no escuchar a un 55% de la ciudadanía que, según en el barómetro del CIS de mayo, consolida la corrupción como segunda preocupación, tras un aumento de 12 puntos respecto a abril: Madrid y Lezo apuntan ser el principal motivo. Tampoco escucharon al 73% que califica la situación política de mala o muy mala. La gente decente reclama la vuelta a la normalidad institucional y democrática, incompatible en la Comunidad de Madrid con una agenda judicial que semana tras semana implica al PP de Cifuentes en viejos y nuevos casos de corrupción. Ese era el objeto de la moción de censura impulsada por Podemos, poner fin al intento de normalización del saqueo como forma de gobierno. PSOE y C’s decidieron no escuchar a la ciudadanía y normalizar la gestión-saqueo del actual gobierno regional, aun asumiendo el coste del nuevo tablero político resultante tras derribar la moción. No se ha derribado la moción de Podemos, se ha derribado la voluntad mayoritaria de echar al PP de la Puerta del Sol, por el momento. La ciudadanía madrileña tiene memoria y tesón, volverá a levantarse.

Muchos advertían que la moción de censura a Cifuentes estaba condenada al fracaso, era un sinsentido, los números no daban. No entendieron nada. Prosperase o no, la moción era un imperativo ético en defensa de la democracia, la decencia y la dignidad del pueblo madrileño. Si los números no han dado para desalojar la corrupción generalizada de las instituciones madrileñas, los recortes en sanidad y educación o la galopante precariedad laboral en la región, eso sólo puede significar algo: la Asamblea de Madrid ha dado la espalda a la gente. Por eso ha envejecido de repente, va por detrás de la ciudadanía a la que representa, de las mayorías sociales de la región que, a más tardar en 2019, modernizarán esta Cámara previo paso por las urnas, donde tocará elegir entre Cifuentes y los que la han sostenido en el gobierno por activa o por pasiva, o decantarse por la unidad popular en torno a Podemos, las fuerzas políticas de cambio y la Sociedad Civil.

Nueva cartografía para un nuevo tiempo político en la Comunidad de Madrid. Anhelos y vientos de cambio.

Víctor Rey es secretario de Análisis y Programa de Podemos-Comunidad de Madrid.

Victor Rey

Secretario de Análisis y Programa de Podemos-Comunidad de Madrid

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

1 comentarios