www.madridiario.es

Pasa palabra

lunes 13 de marzo de 2017, 20:49h

¿Ha votado usted en el referéndum? ¿De qué referéndum me habla? Preguntaban por los arreglos que necesita la Plaza de España y por las aceras de la Gran Vía. Todo eso me queda muy lejos de casa. ¿No recibió usted unos sobres amarillos? Es posible, pero de la correspondencia se ocupa mi marido. ¿Cuándo ha sido?, yo no he visto a nadie votando en el colegio de la esquina, ni urnas, ni presidentes de mesa, ni listas, ni guardias en la puerta. Se participaba inscribiéndose en Internet o devolviendo por correo franqueado el cuestionario que le llegó en el sobre amarillo. ¿Cómo ha quedado? El Ayuntamiento remodelará la Plaza de España y peatonalizará la Gran Vía.

El experimento de autogestión ciudadana, ensayado por el Ayuntamiento de Madrid, no ha logrado el respaldo popular deseado. Solo un 7,8 % de la ciudadanía empadronada ha participado en el proceso consultivo. La mayoría de los vecinos ha pasado del evento. A lo largo de un período prudencial de tiempo, el Consistorio empeñó en la consulta mucho esfuerzo y algún dinerito público. Repartió abundante propaganda, contrató campañas informativas y diseñó formulas complementarias y alternativas para encauzar la participación.

A pesar de todo ello, la iniciativa de Ahora Madrid no caló en la opinión pública madrileña. Los votantes continúan acostumbrados a discriminar entre las distintas opciones que se presentan ante ellos. Reflexionan primero y eligen después a la formación que mejor representa su ideario político. Proclamado el vencedor, esperan de él que cumpla con sus obligaciones políticas y económicas, es decir, ejecuten los proyectos comprometidos en los programas presentados a sus electores. Consumado el mandato popular, tiempo hay para pedirles cuentas por lo hecho o por lo incumplido. Alterar la secuencia descrita, por muy novedoso y revolucionario que parezca, desconcierta al ciudadano y complica la administración de los asuntos pendientes.

Nos han faltado datos para resolver el crucigrama municipal planteado. Les pongo un ejemplo: yo no sabría que contestar si el Ayuntamiento me preguntara por el cementerio de Hortaleza o la reorganización vial de Vicálvaro. Imagino pues las dificultades que los convecinos de esos distritos habrán superado para decidir lo que se hace con la Plaza de España o la Gran Vía. Nos ha faltado información. Nada sabíamos, ni sabemos, de las repercusiones económicas y urbanísticas que provocarán en sus distritos respectivos las obras plebiscitadas. Seguramente se podría adecentar y renovar la Plaza de España, abandonada tantos años por los alcaldes anteriores, y dejar la Gran Vía como está, pero nuestro Ayuntamiento piensa todo lo contrario.

¿Son prioritarias, realmente, esas actuaciones? ¿Hay dinero suficiente para afrontarlas? ¿La inversión prevista se podría aplicar en proyectos más urgentes y necesarios? Quien lo sabe. Con esos condicionantes sobre la mesa, por muy participativa que sea la vecindad, resulta complicadísimo apostar por un planteamiento o por su contrario. La perplejidad y el desconocimiento no son buenos consejeros. Señores del Ayuntamiento, no deben jugar a “Pasapalabra” con los habitantes de Madrid. Utilizarnos como cuartada es una irresponsabilidad manifiesta.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.