www.madridiario.es

Con permiso

jueves 02 de marzo de 2017, 13:35h

Con permiso de la población madrileña; permiso de los disidentes, ofensores, ofendidos; y de esos fiscales raudos sólo cuando quieren y les mueven los medios de comunicación; y con permiso de Antonelli y de todo el colectivo LGTB de Madrid, España y el mundo entero; creo, en mi humilde opinión claro, que se han sobrepasado. Aquí la cosa siempre se pasa de frenada…

El autobús de Hazte Oír muestra sus convicciones, que pueden o no compartir el resto, como las creencias religiosas y las políticas. Pero de ahí, de discrepar, a lanzarse en masa a una persecución, hay un mundo y, además, muy peligroso.

Cuando se juzga a unos en puestos relevantes por insultar a víctimas de terrorismo y a colectivos muy dañados por la lacra de ETA, que arrastramos con mas de 300 asesinatos aún sin resolver, para la izquierda mas radical es humor. Y se apela, y se critica y denigra a la, mal llamada, “ley mordaza”.

Otro tanto muy similar pasa cuando se insulta o se queman fotos del rey… "Es humor, oigan. Y el humor, por mucho que se ofenda a personas que han sufrido y/o perdido mucho, es solo humor". Pero como alguien ose -sí, digo ose- con perturbar u opinar distinto, a varios mundos intocables en este país, se armó la marimorena. Y este es el tema.

Declaro mi respeto total por quienes respeten; léase por religión, diferencias políticas, raza, color, opciones personales/sexuales, etc. etc. etc. Y hoy parece que lo que están haciendo contra el autobús de Hazte oír es lo mismo que hacían en la dictadura con ellos, las minorías atenazadas y perseguidas por la opinión y la dictadura.

Algo que me tiene muy perpleja es que nos preocupemos de si algún niño que se sienta niña, siendo niño, y viceversa, vaya a ver y leer que los niños tienen pene y son hombres y las niñas, vulva y son mujeres, y pueda sentirse dañado y culpable a futuro, que podría ser; cuando, por otro lado, estamos abriendo las puertas y algo más, a gritos con efecto llamada, a culturas que tratan a las mujeres como si fuésemos mercancía a la que humillar y denigrar. Sin mencionar lo que esas culturas importadas hacen, no tan lejos de aquí, con los chicos homosexuales que tienen la desgracia de que alguien lo sepa en su entorno.

Luchar por la igualdad, sí, siempre. Igualdad no es discriminación a otros. Luchar por la imposición de lo mío sólo, no gracias. Luchar por respetar y ser respetado es la cuestión.

Creo que los católicos radicales tienen derecho, al menos el mismo, que quienes pasean su condición y libertad en autobuses o carrozas, ofendiendo o no a quienes lo contemplan. Muchos se sintieron ofendidos con una imagen, ampliamente difundida, del Oso y el Madroño, símbolo de Madrid, siendo supuestamente sodomizado el día del Orgullo Gay. No actuó ninguna fiscalía por tantos sentimientos ofendidos; y desconocemos a cuantos niños esa imagen pudo haber traumado a futuro.

Hablar de “delito de odio continuado”, señor fiscal, en este asunto me parece algo exagerado, básicamente por la libertad de opinión, expresión y religión de la que gozamos en España. Y sentar este precedente puede ser muy peligroso, sobre todo observando la pasividad que las fiscalías tienen en otros asuntos de gran calado que salpican y denigran la imagen de la España.

Aún estamos esperando que alguien actué contra los puestos, obligatorios por ley (recogidos en los pliegos legales) y perdidos del todo, para personas con discapacidad que tienen derecho a trabajo en casi 200 emisoras por toda España que, no sabemos en connivencia con quien, se han saltado a la torera la legislación que aceptaron cumplir. Y ahí siguen, impunes, sin que ningún fiscal abra ninguna investigación por ello. ¿O es que las personas con discapacidad tienen menos derechos a ser protegidos por la ley que los niños transgénero?

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.