www.madridiario.es
Cómo preparar jardines y huertos para la primavera
Ampliar
(Foto: BDI)

Cómo preparar jardines y huertos para la primavera

Por MDO
martes 21 de febrero de 2017, 19:44h
Estamos en los últimos coletazos del invierno. Aún las noches son frías pero los días comienzan a ser más cálidos. Las zonas verdes como jardines y huertos asoman tímidamente después del letargo invernal. Es el momento que estábamos esperando para preparar el jardín y el huerto para esta primavera. ¿Cómo preparamos las zonas verdes para una primavera floreciente?

4 hitos a cumplir antes de que termine el invierno

Precisamente, estas últimas semanas del invierno, en la que la climatología concede ciertos periodos de tregua y los días son más largos, son el momento óptimo para adelantar el trabajo de preparación del huerto, el jardín y el césped de cara a la etapa de floración. Este trabajo de adecuación de las zonas verdes se divide en 54 fases o hitos, al que sumamos un quinto para el caso de los jardines.

Limpieza a fondo. El invierno deja los huertos y jardines con multitud de plantas secas que no le han sobrevivido.Debemos retirar todas estas plantas secas y las malas hierbas que la humedad haya hecho proliferar.

Poda de las plantas. Para aquellas plantas que han sobrevivido al largo invierno, se procede a podar las partes que han quedado debilitadas, además de analizar y retirar aquellos brotes que surgen sin la fuerza necesaria como para garantizar una floración óptima. A esta fase hay que dedicarle tiempo y trabajo, ya que una mala poda puede hacer perder un magnífico ejemplar.

El abonado de la tierra. Una vez hemos limpiado y podado, la tierra también necesita reponer sus nutrientes. Solo así se garantiza un crecimiento acorde a las necesidades de cada planta.

Comprobar el sistema de riego. Especialmente en aquellas zonas en las que la climatología es más extrema, los sistemas de riego pueden resultar muy dañados. Por ello es vital antes de comenzar con la preparación del terreno para la siembra o replantación, asegurarse de que el riego está en plena condiciones. En caso contrario, se procederá a su sustitución.

En este sentido, cuando se abordan extensiones de gran tamaño, la opción más económica y práctica son los sistemas de riego automático. En jardines de pequeño tamaño la diferencia de consumos y rendimientos es menor.

En el caso de los jardines, a estas cuatro fases de preparación y adecuación, se habrá de sumar un quinto hito relacionado con el cuidado del césped. En los meses de invierno el césped queda aletargado, pero en su superficie sí que proliferan musgos y restos de vegetales que si no se retiran entorpecerán la circulación del agua y el aire, con la consiguiente asfixia de la tierra.

El huerto de invierno: sulfatar y pulverizar

Los huertos invernales también requieren de unos cuidados mínimos para afrontar la primavera en las mejores condiciones. Antes de comenzar con la recolección de las piezas de invierno es vital sulfatar los huertos. Para ayudar en esta tarea, el mercado pone a tu disposición diversas opciones de pulverizaciones para huertos como solución de pulverizadores agricolas. Entre las marcas de calidad que te ofrecen experiencia y garantía destaca Matabi como una de las empresas referentes en el sector hortícola. Los pulverizadores Matabi te aseguran un uso autónomo con un diseño ergonómico.

El azufre es un producto fitosanitario que ayuda a combatir el oídio, los ácaros, pulgones o cochinillas o la pulga del tomate. Antes de aplicarlo tenemos que cerciorarnos que estamos empleando el producto adecuadamente. Por ley, todos los fabricantes están obligados a recoger en sus etiquetas el modo de uso más adecuado a cada producto, especialmente para qué está creado y cuáles son las proporciones óptimas a emplear para garantizar un buen resultado.

Asimismo, hay que comprobar cuáles son los plazos de seguridad de aplicación del producto antes de la recolección y el consumo.

Los tratamientos de sulfatación los haremos siempre en días en los que no haya aire o viento, y siempre cuando no exista previsión de precipitaciones. No obstante, es altamente recomendable realizar el tratamiento en los días nublados, sobre todo cuando se acerca el periodo de recolección, ya que de esta forma nos aseguramos que el tiempo nos ayuda a ralentizar el tiempo de maduración del producto.

El tratamiento con azufre es importante repetirlo a los 15 días para asegurarnos que estamos combatiendo todos los patógenos que pueden dañar el cultivo

Durante el proceso de pulverización, nos aseguraremos que el aplicador sea el óptimo que nos permita utilizar una gota lo más fina posible. De esta forma, el resultado es una niebla de sulfatos que penetra tanto por la parte superior como por la parte inferior del cultivo.

Una vez hemos finalizado estos tratamientos y fases del cuidado de los jardines y huertos, las zonas verdes están preparadas para afrontar la primavera y su eclosión floral.