www.madridiario.es
Una pareja de novios se intercambia las alianzas de boda
Una pareja de novios se intercambia las alianzas de boda (Foto: BDI)

Desciende el número de matrimonios en España

Cada vez son menos las parejas que deciden atreverse a dar el paso.

Cada vez son menos los atrevidos que deciden casarse: en España el número de matrimonios ha caído un 56% desde 1965, un 6% más de la media Europea. Son muchos los factores que hacen que las personas atrevidas sean cada vez menos, como por ejemplo el cambio de concepción religiosa de la sociedad y el cambio del concepto de familia juegan un gran papel en ello y la crisis económica que sufre el país desde el 2007 seguramente no haya ayudado a que la cifra de casados crezca.

Una boda sigue siendo un evento por todo lo alto

Pese a ello, la costumbre de hacer de este paso tan importante en nuestras vidas una experiencia inolvidable se ha convertido casi en un deber. Para todo lo necesario para este evento los novios cuentan con familiares y asesores profesionales, pero quién juega cada vez un papel más principal son los amigos, que en muchas ocasiones se convierten, si no lo son ya, en la segunda familia de los protagonistas. Sus cometidos pueden ser tantos... Desde la misma organización de la boda, a ser el testigo, la dama de honor, el padrino, el asesor de imagen, e incluso el organizador de fiestas prenupciales, como la despedida de soltero.

Saber qué regalar en estas ocasiones es también algo cada vez más complicado. Por esa razón, y teniendo en cuenta que el regalo material cada vez se ha quedado más obsoleto y, regalar la organización y ejecución de una despedida de soltero es un gran presente. Así, consigues otorgarle nuevas experiencias tanto al novio como a la novia, y crear momentos irrepetibles, algo mucho más importante que algo material. Este es el principal motivo por el cual existen cada vez más despedidas de solteros y solteras que van más allá de una simple noche de fiesta con algún que otro espectáculo erótico. Se trata de crear un recuerdo inolvidable, ya sea volviendo a ser niños por una vez o, quizá, compartiendo un momento de diversión y desenfreno manteniendo la condición de adulto, pero creando nuevos momentos con esa segunda familia que son los amigos.

Para los más tradicionales la fiesta prenupcial la realizarán novia y novio por separado con sus respectivos amigos y a veces incluso en días distintos. En esta situación no hace falta ir muy lejos, en la misma capital, se encuentran opciones de mucha tensión y adrenalina que no dejarán indiferente a nadie. Especialmente para ellos son las despedidas de soltero en Madrid, que son famosas por su enorme variedad y predisposición en una de las ciudades más importantes (si no la que más por su condición de capital) del país. Hay quien elige empezar el día con una partida de paintball, para aquellos más activos y de ritmos frenéticos y acabar con una fiesta en el mismo río Tajo, donde se puede bailar, cantar y disfrutar en una de las mejores fiestas en barco, ¿quién necesita así una playa?

Para ellas, las despedidas de soltera en Madrid tienen las mismas opciones y muchas más exclusivas, todas ellas igual de divertidas como por ejemplo una gymkana, para volver a ser niña y competir entre risas para ganar esa prueba que hace años resultaba imposible; una experiencia terrorífica, viviendo en tu propia piel una película de terror o acabando en la misma fiesta en el mismo barco que el novio y sus amigos uniendo ambas despedidas de soltero

Organizar una boda conlleva ilusión pero también muchos dolores de cabeza, nervios y quehaceres. Encontrar un momento de desconexión justo antes de la gran fecha es algo que lo novios no olvidaran y agradecerán, no cabe duda, pues el gran día empezará con la sonrisa del recuerdo de la experiencia vivida.

¡Viva los novios!