www.madridiario.es

ENTREVISTA

José Manuel Torralba
Ampliar
José Manuel Torralba (Foto: Cristina Martín.)

José Manuel Torralba: "Queremos crear una marca como universidad de Madrid"

miércoles 21 de diciembre de 2016, 07:47h
La Comunidad de Madrid prepara una ley para reformar el sistema universitario madrileño, potenciando principalmente la parte investigadora con nuevas vías de acceso y apoyo económico. El director general de Universidades, José Manuel Torralba, explica en esta entrevista sus claves y hace un repaso por la situación de la universidad y la ciencia madrileñas.

¿Qué propuestas recoge el documento de ideas para la futura Ley del Espacio Madrileños de Educación Superior (LEMES)?

Lo primero que hay que decir es que se ha hecho siendo muy escrupulosos con dos líneas rojas, la ley orgánica de universidades y la autonomía universitaria. Y en aquellos casos en los que no se tocan estas cuestiones, lo que hace este borrador no es imponer, sino simplemente tratar de recomendar métodos de buenas prácticas para modificar los usos y costumbres de la universidad en la línea de las buenas prácticas internacionales y de lo que se está haciendo en muchas universidades de países a los que queremos imitar. Hecha esa introducción de principios, el documento trata de introducir elementos que puedan modernizar la universidad. Por ejemplo, introducir la posibilidad de que las universidades puedan organizar la dedicación de su profesorado con preferencia a la investigación, a la docencia innovadora o a la transferencia; trata de propiciar la internacionalización y la movilidad del profesorado y los estudiantes; trata de ordenar el mapa de titulaciones de la comunidad de Madrid para hacerlo más moderno, más ágil y sobre todo evitar solapamientos entre universidades y que el dinero público se invierta en el sistema universitario de manera que se optimice esa inversión; trata también de introducir unos criterios para un posible nuevo sistema de financiación que se fundamente en parte en cubrir el servicio público y tenga otra parte de financiación variable vinculada a objetivos, cosa que es así en toda Europa; trata también de introducir en el sistema de educación superior las enseñanzas artísticas y la FP Superior.

¿Cuál es el objetivo?

Con todo esto se trata de crear una marca como universidad de Madrid, como la tienen otras regiones donde se identifica más a la marca del sistema que a las propias universidades. Aquí en Madrid tiene más fuerza la marca de las universidades que la marca del sistema madrileño. No se trata de apagar la marca de las universidades sino de crear una marca propia que haga que el sistema universitario sea otro valor más de la región o de la Comunidad autónoma de cara al exterior.

Se ha criticado que se vuelca en la investigacion, pero se deja de lado la docencia. Esa es la crítica que hizo Carlos Andradas, como portavoz de los rectores madrileños.

Eso es un punto de vista. No es así. Para empezar, este es un documento de ideas. Ha habido debates durante cuatro meses y yo he enseñado personalmente este documento a 18 colectivos distintos, incluidos sindicatos, estudiantes, rectores, rectores de privadas, consejos sociales o partidos políticos. En este tiempo, hemos recibido sugerencias de muchísimos colectivos para que sean introducidos en el articulado. Pero por qué se hace más énfasis o hincapié en la investigación que en la docencia. En primer lugar, las capacidades docentes de nuestras universidades públicas están sobradamente demostradas. La docencia que se da es buena, a priori. Y la ley lo que trata de primar es la docencia innovadora porque hoy en día el mundo está cambiando y la mayoría de universidades de primer nivel está trabajando en la docencia a través de cursos MOOC a distancia, en muchas ocasiones gratuitos. Esos profesores están dedicando mucho de su tiempo a ese tipo de docencia innovadora y nadie se lo reconoce. Yo creo que hay que poner en valor ese tipo de docencia, pero para nada se intenta minusvalorar la docencia.

¿Por qué se hace énfasis en la investigación?

Porque España está trabajando bien en el ámbito de investigación. Somos décimos del mundo en algunos indicadores, especialmente en publicaciones. Pero en Madrid tenemos posiblemente el mejor conjunto de profesores investigadores en el ámbito de las universidades públicas de España y, sin embargo, en muchos indicadores estamos quedándonos atrás como región. No somos la primera región en el ámbito de becas Grants de la ERC, nos estamos quedando atrás en convocatorias María de Molina y Severo Ochoa del Ministerio. La ley trata de dar un toque de atención en esa dirección. En Madrid hay muy buenos actores pero se está jugando mal el partido, porque no hay una regulación o una fuerza motriz que favorezca ese tipo de actividad. Eso es una cosa que está perdiendo la región. Y es una cosa clara. Son estadísticas. Hay que hacer algo para recuperar esa posición de liderazgo en nuestro país. En la ley se introduce que las universidades dentro de su autonomía reconozcan grupos de alto rendimiento.

Después de oír esas opiniones, ¿se plantean mejorar la parte docente?

Se han recibido un montón de propuestas y vamos a tratar de incorporarlas.

¿Por dónde irán esos cambios?

Reconociendo la actividad docente como una parte importante del profesorado, que ya estaba en el documento inicial.

También se ha comentado la posibilidad de que los investigadores se contraten por vías diferentes a las habituales. ¿Eso no sería crear dos velocidades en la universidad?

Eso no es así. Lo que trata de introducir este documento de ideas no es la posibilidad de que haya una vía de dos velocidades, sino que haya una vía alternativa a la funcionarial. Por ejemplo, a día de hoy la vía funcionarial está totalmente colapsada, porque está la tasa de reposición, que no depende de la comunidad autónoma, depende del Estado, y que está lastrando la posibilidad de promoción de muchos profesores. Se trata de crear otras posibilidades para que el profesor que no puede promocionar por la vía funcionarial pueda hacer carrera por otra vía. Eso exactamente es lo que pretende. Y si creas esta alternativa muchas de las restricciones que se tienen para estabilizar profesores por la vía funcionarial se pueden solventar por otra vía y este puede permitir a la Comunidad atraer el talento, desatascar la promoción de gente buena y en algunos ámbitos como enseñanzas artísticas atraer a profesores que posiblemente nunca podrían estabilizarse por la vía funcionarial. Por ejemplo, en las enseñanzas artísticas, un personaje como puede ser Plácido Domingo nunca podría ser catedrático de una universidad madrileña porque él no publica papers, él no hace el tipo de investigación que le permitiría acreditarse como profesor catedrático.

¿Pero no violaría el principio básico de igual de oportunidades que garantizan las oposiciones?

Por su puesto que no, pero los méritos en los ámbitos de las enseñanzas artísticas no son los mismos que en un físico. En cada área se tendrán que aplicar criterios de mérito de excelencia propios de cada área.

Entonces sí se plantea crear una universidad de las artes.

De momento, ese tema está aparcado. Entendemos que hay que buscar un hueco para las enseñanzas artísticas en el mundo universitario, pero esa ubicación puede tener muchas posibilidades, desde una universidad de las artes a la adscripción a universidades actuales. A día de hoy no tenemos claro cómo va a ser. Pero vamos a intentar poner un mandato en la ley para que esa situación se clarifique.

Otra cuestión, la financiación va a ser variable. Esta parte de qué va a depender, ¿solo de la investigación?

En el ejemplo que tenemos, el plan de financiación que murió en el año 2008-2009, había una parte que tenía que ver con la investigación, otra con la docencia y otra con singularidades. Yo creo que hay que ir a un modelo que contemple todo tipo de actividad. Ahora bien, ese modelo tenemos que desarrollarlo de la mano de las universidades y consensuarlo con ellos. Es decir, no vamos a imponerlo. Eso está implícito en el documento porque cuando uno habla de contratos programa, está hablando de dos partes. O bien entre todos o bien con cada una. Eso ya se verá. Habrá que pactar los indicadores. ¿Qué indicadores? Tendrán que ver con la investigación, la docencia, a lo mejor con temas de gestión o de transferencia. Ahora, ¿qué me gustaría a mí? Dentro de la ley hay un montón de iniciativas que tratan de orientar a las universidades dentro de las buenas prácticas internacionales. Pues obviamente si tenemos la posibilidad de fijar la financiación variable, en esa financiación variable habrá que tratar de introducir esos criterios. Ahí se combina el proyecto de ley con la nueva forma de financiar la universidad.

¿Y no va a haber más financiación, teniendo en cuenta que la universidad fue uno de los sectores que más sufrió los recortes durante la crisis?

Hay un compromiso de la presidenta de la Comunidad de Madrid de recuperar en el 2019-2020, que es el último año, el nivel de subvención nominativa del año 2009, que fue el más alto de la historia dentro del sistema universitario. Hay que tener en cuenta que cuando se habla de que la financiación de las universidades se ha visto dañada, se ha visto en algunos aspectos que tienen que ver con las inversiones, pero en el gasto corriente no se ha visto tan dañada, porque al mismo tiempo que hubo un descenso en la financiación nominativa por parte de la Administración, hubo un aumento bastante elevado de las tasas. Entonces lo que han recibido por gasto corriente es esencialmente lo mismo que en el 2009. Esto ha afectado a unas universidades más que otras. En algunas universidades por su coyuntura, por la estructura que tienen, esa recuperación de ingresos por tasas no ha cubierto la pérdida de ingresos por financiación nominativa. Pero hay universidades que sí o incluso más. La diferencia es que la financiación por tasas recae directamente en los estudiantes.

Claro, pero ese es otro problema, los estudiantes también han sufrido los recortes. ¿Los estudiantes van a recuperar los precios de antes de la crisis?

La Comunidad se está metiendo en un proceso de reducción de tasas. Ya las hemos reducido un 15 por ciento, lo que pasa es que se tiene que ir acompañado del incremento de la subvención nominativa.

¿Va a haber más bajadas, porque han bajado un 15 pero subieron un 65 por ciento?

Eso es una decisión política, pero espero que sí. No se puede hacer en un año todo.

Las titulaciones se quieren ordenar, ¿pero eso no es entrar en la autonomía universitaria?

Para nada. La competencia de aprobar un título es de la Administración, no de las universidades. Las universidades pueden proponer la creación de títulos, pueden verificarlos, pueden pasar por el filtro del Ministerio de Educación, pero es la Comunidad quien autoriza la implantación finalmente. Entonces, en el uso de esa competencia, la Comunidad puede aprobar o no aprobar títulos. En la Comunidad, hasta ahora, jamás se ha paralizado un titulo aprobado por el Ministerio y eso ha conducido a que ahora mismo, bajo mi punto de vista, la oferta de titulaciones de la Comunidad de Madrid es un poco caótica. Muchos títulos se están ofertando al mismo tiempo en varias universidades, compitiendo por un mercado que es escaso, disminuyendo la calidad posiblemente de muchas de las titulaciones y a veces ofertando titulaciones que no tienen mucho sentido desde la empleabilidad, la oportunidad, la demanda social. Entonces, teniendo en cuenta que estamos gestionando dinero público, yo creo que es bastante racional pensar que haya que ordenar un poco ese mapa de titulaciones.

¿Sería no permitir más en vez de quitar?

Desde luego, quitar no está en la mente de nadie.

¿Qué áreas están sobredimensionadas?

No tenemos ningún prejuicio acerca de ningún área, pero obviamente hay algunas que están empezando a superpoblarse. El criterio no es la empleabilidad, porque hay un servicio público que debe cubrir un montón de áreas. Lo que no tiene sentido es crear algo en base a una falsa empleabilidad, que es lo que pasó con la Ingeniería de Telecomunicaciones o Informática. De pronto, hay la sensación de que hacen falta muchos ingenieros cuando los que están saliendo no tienen el nivel de empleabilidad que era el esperado cuando empezaron la carrera, pues no parece el momento más oportuno. Te he puesto un ejemplo por el que nadie se va a sentir ofendido, porque nadie va a cerrar una escuela de teleco, porque la situación ha vuelto a cambiar. La empleabilidad es un factor más, pero hay otros muchos.

Andradas también pidió que se endurecieran los criterios para la creación de nuevas universidades previstos en el documento de ideas.

En la ley estamos dispuestos a endurecerlo. Queremos introducir una serie de requisitos de viabilidad técnica en donde un proyecto que sea malo tenga imposible superarlos, y uno que sea bueno lo pueda superar y pueda llegar a ser un proyecto de ley de la Asamblea. Lo que es cierto es que la decisión es de la Asamblea. Vamos a intentar que los requerimientos sean más transparentes para que quien quiera hacer una universidad privada sepa exactamente qué se le va a pedir.

Se han anunciado un aumento de la inversión en investigación. ¿La Comunidad no estaba aprovechando toda su capacidad?

En el pacto de investidura con Ciudadanos, hay un compromiso para aumentar la inversión hasta el 2 por del PIB y ya se ha entregado en la Asamblea el Plan Regional de Investigación Científica e Innovación Tecnológica (PRICIT). Ahora hay que dotarlo económicamente, pero depende de los presupuestos. Tenemos otro compromiso que es hacer una ley de la ciencia.

La Comunidad ha pagado esta legislatura cientos de millones de deuda reconocida por los tribunales a las universidades. ¿Eso está lastrando las ideas que pueda tener el Gobierno regional para la universidad?

No, porque el pago de sentencias se puede plantear de dos maneras. Se puede decir que se va a recuperar lo que no se pagó y hay que verlo desde el punto de vista positivo. Las universidades durante estos seis o siete años no recibieron ese dinero por culpa de la crisis y la paralización del plan de inversiones, pero ahora los tribunales obligan a recuperar una gran parte de ese dinero que no se pagó. Todo eso se va a cerrar previsiblemente este año o a principios del año que viene. Este año todas las sentencias en firme hasta el 2015 y ahora estamos evaluando una sentencia de 2016 con la Complutense. Se está haciendo a través de convenios para favorecerles, porque si no lo haces así tienen la obligación de justificar los gastos en un año y muchas no tendrían capacidad. Estamos permitiéndoles que puedan justificarlo en varios años.

Entonces, ¿sí va a servir para futuras inversiones?

Claro. Les estamos dando la oportunidad de invertirlo de manera gradual y racional. Luego hay que tener en cuenta que el sistema universitario ha adaptado su estructura de gasto a la situación. Las universidades no han empeorado su servicio público.

Pero los rectores dicen que van asfixiados.

Pero hay universidades públicas que tiene tesorería positiva. Unas van más asfixiadas que otras. Hay algunas que han adaptado su estructura de gasto, se han metido más en el mercado. Muchas han mejorado sus presupuestos con ingresos no públicos, a través de proyectos competitivos, de más trabajos con empresas y la sociedad. Así que este dinero que va a llegar vía sentencias es un dinero más en su estructura de gasto. Esto va a beneficiar al sistema universitario. Pero la Comunidad no tiene dinero para poner sobre ese dinero otros 200 millones. Lo que tenemos que hacer es aprovechar este periodo donde van a poder utilizar este dinero para sentar las bases del plan de financiación del 2019 en adelante. Además, tenemos el compromiso de que en 2019-2020 llegaremos a igualar la misma financiación que había antes de que llegara la crisis.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.