www.madridiario.es
'Silencio e impunidad' sobre los plagios del rector de la Universidad Rey Juan Carlos
Ampliar
(Foto: Kike Rincón)

"Silencio e impunidad" sobre los plagios del rector de la Universidad Rey Juan Carlos

Ignacio Fernández Sarasola, profesor de Derecho Constitucional de la Universidad de Oviedo, y uno de los afectados por la polémica relativa a los plagios del rector de la Universidad Rey Juan Carlos (URJC), Fernando Suárez Bilbao, ha lamentado este lunes el "silencio" desde las instituciones sobre el caso y la "impunidad" en unos hechos que considera muy graves.


"Vecinos y conocidos ajenos a la Universidad con los que me encuentro y que trabajan en empresas privadas señalan que en una situación equivalente su jefe les pondría de patitas en la calle", ha comentado Fernández Sarasola.

En su opinión, en cualquier país serio no se estaría planteando si una persona que ha actuado como Suárez Bilbao debería ser o no ser rector de la universidad madrileña. "Ese debate ni existiría; lo que estaría en debate es cómo articular para expulsarlo de su puesto de trabajo", ha comentado.

Fue el pasado jueves 15 cuando trascendió que el rector de la URJC dejaba su puesto como vocal en el comité permanente de la Conferencia de Rectores las Universidades Españolas (CRUE), después de haber sido acusado de los plagios. Fernández Sarasola ha dado la bienvenida a la medida, pero cree que la CRUE "ha reaccionado muy tarde". El profesor de la Universidad de Oviedo considera que la permanencia de Suárez Bilbao como rector de la URJC es "absolutamente insostenible".

Ha dicho que tras lo ocurrido ha encontrado un "enorme apoyo" por parte de muchos profesores, de disciplinas muy distintas y universidades muy diversas (incluyendo americanas y europeas), todos ellos "indignados y sorprendidos" porque la situación no se haya corregido tras todo este tiempo.

Sin embargo, Sarasola también ha visto en la comunidad universitaria un "corporativismo" y un "intento de tapar o disculpar lo ocurrido, perceptible entre un sector muy importante de la propia URJC e incluso los sindicatos de esa misma Universidad".

Esta circunstancia le preocupa al constitucionalista todavía más, porque vendría a demostrar que "no se trata de un mal aislado, sino que hay numerosas personas dispuestas a actuaciones tan deplorables como esta". Ha revelado que varios profesores de la URJC se pusieron en contacto con él "abochornados" por la imagen que está dándose de su Universidad y, por extensión, de la Universidad española en general.

Ese respaldo de sus colegas no se corresponde con lo que ha sentido a nivel institucional. "Ni la CRUE, ni los órganos educativos, desde el Ministerio de Educación hasta la Comunidad de Madrid, pasando por la Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y Acreditación (Aneca) o la Comisión Nacional Evaluadora de la Actividad Investigadora (Cneai) han tomado parte en el asunto, escudándose en la autonomía universitaria, a la que acuden cuando les interesa", ha criticado, antes de lamentar el "silencio" que también ha constatado en las Reales Academias a las que pertenece Suárez Bilbao.

Dimisiones y detección de plagios

Preguntado sobre el escándalo, el rector de la Universidad de Oviedo, Santiago García Granda, declaró la semana pasada que el rector de la URJC tiene derecho a defenderse, pero que debería dimitir si existen pruebas concluyentes de que ha plagiado.

En este punto, Fernández Sarasola ve "triste" que haya autoridades universitarias que recurran constantemente al término "supuesto" para referirse a los plagios. "Lo que se ha visto puede ser un supuesto plagio para un juez de lo penal (donde opera la presunción de inocencia), pero cualquier persona que sepa leer y escribir puede ver si existe o no una reproducción literal de textos ajenos sin elementos que permitan identificar a su auténtico autor", ha señalado.

Cuando las autoridades académicas hablan de 'presunto plagio', ha considerado, y de 'si se demuestra' están "haciendo dejación de sus funciones derivándolas a los jueces". Para eso, ha añadido, valdría más que fueran los propios jueces los que gestionasen directamente la Universidad.

"Con este ejemplo, si pillamos a un alumno copiando, éste nos dirá con razón que lo suyo es un 'presunto copio' hasta que no se demuestre por vía judicial. Y cuando veamos por la calle una paliza, mejor no intervenir, puesto que se tratará de una 'presunta paliza' y nada tenemos que objetar hasta que se pronuncien los jueces", ha razonado Fernández Sarasola.

Santiago García Granda también habló la pasada semana de las dificultades de detectar plagios en la Universidad, no sólo a profesores, sino fundamentalmente a alumnos. Sin embargo, Fernández Sarasola considera que a día de hoy no es tan difícil detectar los "descarados copia-pega". Es Internet los que los posibilita, pero también sirve como herramienta fundamental para detectarlos, ha explicado.

Desde su experiencia, Sarasola ha comentado que siempre sospecha cuando ve a un estudiante que emplea un lenguaje que no se corresponde con su nivel. "Del mismo modo, cuando un profesor publica un montón de trabajos hablando de las cosas más variopintas y diferentes, ello ya puede hacer sospechar que la producción no es suya", ha argumentado.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.