www.madridiario.es
Tumba de Pablo Iglesias Posse.
Ampliar
Tumba de Pablo Iglesias Posse. (Foto: Javier López)

Homenaje a Pablo Iglesias Posse: año I después de la abstención

Con el puño en alto y entonando la internacional: "agrupémonos todos en la lucha final", gritan una centena de militantes socialistas. Así rinden homenaje a Pablo Iglesias Posse cientos de personas que se concentran en su tumba, en el cementerio civil, cada 9 de diciembre. Este viernes era uno más, pero era diferente. Javier Fernández, líder de la gestora que dirige el PSOE, se exponía a los militantes más fieles justo después de la abstención que le otorgó el gobierno a Mariano Rajoy.

Tras la intervención de Luis Miguel López Reíllo, secretario general de UGT (Unión General de Trabajadores), Fernández comenzaba su discurso. Recibido con unos tímidos aplausos, al dirigente de la gestora le temblaba la voz mientras hablaba de las pensiones, de los recortes en sanidad y en educación, de la lucha obrera y de la precariedad del empleo.

Entonces, a mitad de su discurso, una mujer gritaba "das vergüenza, has vendido a nuestro partido". Justo después, diversas personas mandaban callar a la señora, incendiando así el ambiente. "No me vais a callar", replicaba. De repente, otro grito que recordaba a las protestas frente a Ferraz tras aquel dramático Comité Federal el pasado 1 de octubre, "no es no". La herida estaba abierta.

María Teresa, militante del PSOE "de toda la vida", es la persona que ha mostrado su rechazo en público. "Los demás no muestran su dolor como yo porque tienen miedo de salir en la prensa pero a mí no me da miedo nada", explica. Las distintas discrepancias mientras hablaba Fernández las ha justificado por el "golpe" que, en su opinión, le ha dado el líder de la gestora al PSOE, "nos ha vendido".

“Mis padres, mis hijos y yo somos militantes del PSOE de toda la vida, y hubiera preferido otras elecciones perdiendo con orgullo en vez de darle el gobierno a Rajoy. Nos hemos bajado los pantalones. Yo no soy ni de Pedro Sánchez ni de nadie, yo soy del PSOE y espero que cuenten con nosotros (los militantes) para todo, no solo para pedir el voto puerta a puerta. Queremos ser decisivos", apuntaba María Teresa.

En el otro lado de la tumba de Pablo Iglesias y ya con el acto acabado, dos militantes tenían un tenso encuentro. Con buenas palabras pero con diferentes ideas, Paco, veterano afiliado, y Luis, militante de las Juventudes Socialistas, conversaban sobre el rumbo que había tomado el partido. "Está mal que lo diga delante de gente que no es del partido, pero esto se cae a trozos", decía el joven refiriéndose al PSOE. En esa idea era en lo único que coincidían ambos, porque cuando han hablado de los abucheos, la conversación no era tan fluida: "no era el momento, porque si a este le abuchean a Pedro le tendrían que haber gritado que con los independentistas no".

Finalmente, y ajeno a las conversaciones sobre lo ocurrido, Javier Fernández se hacía fotos con quien se lo pedía. "Yo quiero una foto", gritaba una sexagenaria entusiasmada, como si de una 'believer' socialista se tratase. Dando besos y saludos, el líder abandonaba el escenario con un sabor agridulce: en la mañana de homenaje a Pablo Iglesias, había tenido un combate con la historia y no había salido victorioso.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

Comenta esta noticia
Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario
  • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
  • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
  • Tu dirección de email no será publicada.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.