www.madridiario.es

La vuelta a una “nueva normalidad”

domingo 21 de junio de 2020, 13:01h

Después de 98 días del estado de alarma decretado por el Gobierno el 14 de marzo, ahora volvemos a una “nueva normalidad” o a la “recuperación” de nuestras vidas familiares, laborales, de ocio, cultura, culto, turismo, vacaciones, etc…, pero todavía con muchas restricciones fruto de que la pandemia continúa, y como nos acaba de alertar la OMS, de forma más activa que en ningún momento.

Acaba de anunciar el Director General de la OMS que el viernes fue el día de mayor número de contagios en el mundo, superando los 150.000 casos. Esto significa que no nos podemos confiar en absoluto, porque la pandemia ahora es más virulenta, aunque esté lejos de nosotros, en el Continente Africano, en Oriente Medio y Sudamérica. China también estaba muy lejos y creo que hemos aprendido bien la lección.

A partir de ahora se acaba la “cogobernanza”, lo que significa que cada Comunidad Autónoma regulará la mejor forma de actuar para evitar nuevos contagios, pero a pesar de que las autoridades políticas y sanitarias tienen esa gran responsabilidad desde sus cargos, hemos de tener presente que ahora es imprescindible y obligado el cumplimiento de las normas por parte todos nosotros, pero con sentido de la responsabilidad.

¡Qué pronto se olvida a los muertos! Cada día vemos a más y más jóvenes, sobre todo, en distintas concentraciones masificadas, como ha sucedido durante la celebración de la liga de futbol italiana en Nápoles, o en el mitin de campaña de Trump en Tesla, sin mascarillas y sin guardar la distancia de seguridad, una gran irresponsabilidad que ha denunciado la propia OMS.

Pero también lo estamos viendo continuamente en España: concentraciones, manifestaciones y fiestas, donde las personas no guardan ni siquiera medio metro de distancia entre ellas, y ese es el mayor riesgo aunque, en el mejor de los casos, lleven mascarillas; unas mascarillas de las que no podemos tener la seguridad de su eficacia, porque cada persona lleva la que más le conviene o incluso, la que entiende que le protege, cuando lo verdaderamente importante es llevar la mascarilla “para no contagiar a los demás”, poniendo en práctica un verdadero ejercicio de responsabilidad, solidaridad y generosidad con el resto de los ciudadanos.

¿Por qué cuesta tanto trabajo entender esto? ¿Por qué el Gobierno no establece el uso de un solo tipo de mascarilla, la higiénica o la quirúrgica, de la que cerraron el precio máximo en 0’96 Euros, para que todos podamos conseguir 2 o 3 a la semana con nuestra tarjeta sanitaria, como si de otro medicamento se tratara?

¿Por qué el Ministerio de Sanidad no permite que las mascarillas, que están categorizadas como producto sanitario, se puedan convertir en un medicamento más, basándose en la evidencia científica? Si algún día el Gobierno tomara esta decisión, todos podríamos llevar la misma mascarilla, que es la que se debe utilizar para evitar contagiar a otras personas, porque hoy sabemos lo que no sabíamos en marzo: que todos podemos ser portadores del Coronavirus de forma asintomática, convirtiéndonos en potenciales contagiadores de la COVID-19.

El Coronavirus continuará con todos nosotros y por eso la “nueva normalidad” que comenzamos ahora, nos llevará a una nueva forma de afrontar la vida para poder recuperar todo lo que hemos perdido

Una “normalidad” que tiene poco de “recuperación” si nos olvidamos de nuevo de nuestros mayores, porque para visitarles en las Residencias Geriátricas continuaremos con estrictas limitaciones que hoy no pueden entenderse. Hasta hoy, solo se les podía visitar un día a la semana, un máximo de media hora y una sola persona; ahora, al menos en la Comunidad de Madrid, nos dicen que estas medidas se flexibilizarán.

Claro que nuestros mayores son las personas más vulnerables ante cualquier enfermedad y especialmente en este caso frente al coronavirus, pero también lo son y mucho ante la “soledad obligada”, la falta de cariño y de las visitas de sus familiares y amigos, algo que les arrebató desde el principio este “virus de la crueldad”.

Establecer medidas preventivas y decretar determinadas prohibiciones es totalmente necesario, porque hay muchas personas que no cumplen con instrucciones tan sencillas como la higiene de las manos, la distancia física de 1.5 metros y el uso adecuado de las mascarillas; pero cuando se prohíbe, se debe hacer con el rigor necesario que justifique la prohibición y con la pedagogía política que tanto nos ha faltado y nos falta todavía.

Como llevo haciendo tantos años, seguiré preguntando “el por qué no”: ¿Por qué no se puede visitar a nuestros mayores y personas con discapacidad cuando ellos lo necesiten o lo demanden sus familiares? ¿Por qué no pueden salir al jardín a pasear, solos o acompañados de sus familiares? ¿Por qué no podemos tener libertad para visitar a nuestros mayores, aunque como es lógico respetando siempre todas las medidas de seguridad?

¡No están ni encerrados, ni encarcelados! Están ingresados, con determinadas patologías y con los necesarios y obligados cuidados que les podemos y debemos ofrecer los trabajadores sanitarios, pero también con los otros cuidados, los de las visitas, el cariño, la cercanía a pesar del metro y medio y, en definitiva, con el amor que todos necesitamos, una palabra que, aunque no esté muy de moda, todos debemos rescatar si realmente queremos contribuir a la verdadera recuperación de nuestras vidas, las de todos.

Y mientras tanto, el Gobierno sigue inmerso en su particular “ceremonia de la confusión”. De ordenar el día 12 de mayo una cuarentena de 15 días a todos los turistas al llegar a España, a decretar solo tres pruebas, que para los ministros de Sanidad y de Transportes son más que suficientes: un cuestionario epidemiológico a contestar durante el viaje en avión, control de temperatura y finalmente una “inspección visual del turista” pero… ¿por parte de que profesionales?

En fin… ¡Que Dios nos coja confesados!

Jesús Sánchez Martos

Catedrático de Educación para la Salud en la Universidad Complutense de Madrid

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios