www.madridiario.es

SOMOS TRIBU VK

Tres voluntarios de la red de apoyo vecinal colaboran en el reparto de alimentos.
Ampliar
Tres voluntarios de la red de apoyo vecinal colaboran en el reparto de alimentos. (Foto: Somos Tribu VK)

Una historia de lucha en Vallecas: una 'tribu' de vecinos hace frente a la Covid

domingo 21 de febrero de 2021, 08:50h

Suena el teléfono y Marimar Amoedo lo descuelga casi sin apenas haber colgado la llamada anterior. Al otro lado del teléfono, el hospital Infanta Leonor necesita su ayuda: un hombre de avanzada edad acaba de salir del centro hospitalario, en el cual ha permanecido ingresado semanas junto a su mujer por Covid, pero solo él recibe el alta. "No saben cómo se encontraría su casa y si dispondría de alimentos a su llegada", recuerda esta joven que desde hace años colabora, de manera activa, en la Asociación de Vecinos Puente de Vallecas San Diego. Sin perder ni un segundo, Marimar activó la red colaborativa y consiguió que a la llegada del recién recuperado del coronavirus, un voluntario le esperase en la puerta de su hogar para ayudarle en lo que necesitase. Historias que no se olvidan y dejan huella, como la del edificio de la Comunidad de Madrid en el que viven personas mayores tuletadas. La hija de uno de los residentes de esas viviendas reclamó ayuda, con el confinamiento, para conocer el estado de los mayores y les ayudasen con recados y compras. Desde entonces, una persona se encarga de supervisar que en esos hogares no falte nada y se cubran todas las necesidades.

Como esta historia, "miles"; confiesa Marimar, también representante de Somos Tribu VK, una red de participación y apoyo vecinal que surgió -de manera espontánea- en el distrito Puente de Vallecas el 14 de marzo de 2020, el mismo día que comenzó el estado de alarma en España, para colaborar con las personas más vulnerables del barrio en el contexto de la pandemia del coronavirus.

Esta plataforma ha recibido el Premio Europeo 2020, que concede anualmente la Eurocámara desde 2008 por su “importancia a nivel social, promocionando la cohesión social y el voluntariado” durante la crisis social derivada de la pandemia. Un reconocimiento al esfuerzo de los residentes del barrio que sintieron el dolor ajeno como si fuese el suyo. "Un premio que pone en el centro a las personas y promueve la lucha de un barrio", subraya Marimar.

En la actualidad, son más de 1.500 personas voluntarias, organizadas en más de 30 grupos de trabajo y cinco despensas solidarias que reparten un total de 500 cestas de comida semanales. "Ahora mismo estamos atendiendo a 500 familias, unas 2.000 personas", indica Marimar.

El premio europeo visibiliza el compromiso de los vecinos

Aunque Somos Tribu VK apareció en los primeros meses de la pandemia, con el cierre de colegios y centros de mayores, y con el colapso de todo el país, esta voluntaria no llega a la red sin ser consciente de la situación de crisis. Residente en Puente de Vallecas, Marimar ya conocía lo que significa ponerse en la piel de otra persona que no atraviesa su mejor momento. Dedicada profesionalmente a lo social, en la actualidad se encuentra bajo una situación de Erte. Ha sufrido en sus propias carnes lo que significa no llegar a fin de mes, pagar alquileres "abusivos" y comerse los ahorros casi sin darse cuenta. Pero más que lamentarse, decidió que debía dar un paso más, casi de gigante en este caso, para luchar por el bienestar de los vecinos de uno de los barrios más grandes de Madrid y con el número más alto de receptores de la renta mínima de toda la capital: "Y mira la que hemos liado", comenta orgullosa, echando la vista meses atrás.

En esta tesitura, habló con Víctor, otro de los integrantes de la plataforma y pusieron en marcha esta idea de colaboración: "Vimos la necesidad con toda la crisis. No poder salir de casa con el estado de alarma. El 12 de marzo, vecinos de Vallecas, junto con diferentes colectivos y asociaciones vecinales del barrio, se organizaron mediante grupos de whatsapp para apoyarse mutuamente y superar las dificultades ante la crisis de la Covid-19. El primer grupo se llenó en unas horas y se crearon otros de cada barrio del distrito. El objetivo inicial, recuerda Marimar, no era otro que ayudar a las personas que no podrían salir de sus hogares para "hacer la compra, recados y pasear a los perros".

"Las familias que antes sobrevivían, ahora no tienen ni para comer"

Al comienzo, para que supiesen de la existencia de este colectivo de apoyo, los vecinos colgaron sábanas en sus balcones con números de teléfono. "Contactamos con los centros de salud, farmacias y hospitales de referencia. Elaboramos un protocolo se seguridad", recuerda.

Unos primeros pasos que fueron más allá cuando Somos Tribu VK descubrió que las demandas empezaron a ser también alimentarias. Surgen así las Despensas Solidarias de la organización, una en cada barrio. Unos almacenes que no hubiesen sido posibles sin el apoyo de Centros Sociales como La Villana y La Brecha, la Asociación Cultural La Horizontal, el CSJO La Atalaya y las Asociaciones Vecinales de Puente de Vallecas.



"Las demandas crecieron por momentos. La gente no cobraba los Ertes, las familias que antes sobrevivían más o menos, ahora no tienen ni para comer", denuncian desde el colectivo. Núcleos familiares en situación de desempleo con hijos a su cargo y con la losa del alquiler de un piso, pesando tanto o más que no tener nada que llevarse a la boca. La crisis laboral que ha llegado con el coronavirus, "no se va a ir tan pronto" y ha colocado a miles de famiias en la cuerda floja: "Familias que tenían empleos de camareros o limpieza de casas, ahora se encuentran sin trabajo o con Expedientes de Regulación Temporal de Empleo que provocan que no entre en casa más que un 20 por ciento de su salario". Situaciones más que comunes en los últimos meses y que "no atienden como deberían los Servicios Sociales del Ayuntamiento de Madrid". La nueva realidad es cruda y las cosas "no han mejorado, en muchos casos han empeorado".

Las ayudas son "insuficientes", denuncia Marimar. "Cuando llegaba una familia a nuestra red, les dábamos una cesta y les metíamos en una lista para derivarlos a Servicios Sociales. Hasta 3.500 familias hemos pasado. Pero era imposible, no cogían el teléfono". Y eso que la ayuda institucional estaba en marcha, "pero no era suficiente". Somos Tribu VK echa en falta una mayor coordinación con las instituciones para poder llegar a más personas sin "tantas trabas".

Cuando Marimar recibió hace unos días la llamada para comunicarles que se les habían concedido el premio, no recordaba que en el mes de mayo decidió presentarse a la convocatoria europea: "Ni lo recordaba", bromea. El sentimiento es de "enorme alegría" por reconocer y visibilizar el trabajo tan duro y el compromiso de un barrio que ha demostrado comportarse de manera solidaria y comprometida.

Para colaborar en la red de apoyo, tan solo hay que ponerse en contacto con los grupos de cada zona del distrito.


266 proyectos candidatos en 2020
El Premio Ciudadano es un galardón que se otorga a personas u organizaciones excepcionales que luchen por los valores europeos, promuevan la integración entre ciudadanos y los Estados miembros o faciliten la cooperación transnacional en el seno de la Unión, y a los que día a día tratan de promover los valores de la Carta de Derechos Fundamentales de la UE.

Por primera vez desde la creación del Premio Ciudadano Europeo en 2008, se han podido presentar candidaturas por parte de ciudadanos y asociaciones, ya que antes debían ser inscritas exclusivamente por los eurodiputados. En esta edición han participado 266 proyectos candidatos en 2020, la cifra más alta registrada, y ha sido el caso del galardonado español, surgido de una propuesta ciudadana.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

3 comentarios