www.madridiario.es
Santiago Llorente, alcalde de Leganés
Ampliar
Santiago Llorente, alcalde de Leganés (Foto: Chema Barroso)

Santiago Llorente: “Queremos construir dos kilómetros de Metro para tener una tercera conexión de MetroSur en Leganés”

lunes 21 de marzo de 2022, 07:43h

El mandato del alcalde de Leganés, Santiago Llorente, está siendo mucho más agitado de lo que imaginaba. A la pandemia le ha sumado una ruptura con sus socios iniciales, Más Madrid-Leganemos, y una alianza con Ciudadanos. Estos cambios no han impedido a Llorente impulsar proyectos como la mejora de 37 colegios públicos o de los 10 polígonos industriales del municipio aunque la lista de cosas pendientes es aún larga.

Acaban de terminar un plan de mejora de 37 colegios públicos. ¿Por qué les ha costado tanto convencer a la Comunidad de Madrid?

Esto es un lío tremendo porque realmente las competencias en materia Educación son de la Comunidad de Madrid. La Ley de Bases de Régimen Local dice que los ayuntamientos tenemos que encargarnos del mantenimiento de los colegios. Claro, cuando un colegio tiene 50 años, ¿a que llamamos mantenimiento? En una casa antigua de 50 años, ya no se trataría solo de hacer el mantenimiento, sino que hay que cambiarle la fontanería y la electricidad, las puertas, el suelo... Hay que hacer un amplio programa de reforma. La Comunidad de Madrid nos ha dicho por escrito que los ayuntamientos no podemos hacer reformas en los colegios, que no podemos hacer reparaciones, ni restauración, ni rehabilitación… tan solo el mantenimiento. Es un poco absurdo porque hay cuartos de baño en los colegios que tienen 50 años que ya no requieren cambiar un azulejo, el problema es que está picada la tubería y ese tipo de obras ya no las podemos hacer nosotros.

Es un sinsentido porque el Gobierno regional tampoco tiene presupuesto para abordar las necesidades de reformas educativas en un municipio como el nuestro ni en ningún otro. La Comunidad de Madrid destina algunos cientos de miles de euros a reformar y los colegios de la región necesitan muchos millones de euros.

Tuvimos una batalla con la Comunidad de Madrid para que nos permitieran dedicar dinero a la reforma de los colegios y al final, después de muchas peleas con dos presidentes autonómicos y con varios consejeros llegamos al acuerdo de que nos permitirán sustituir las persianas y las ventanas de todos los centros educativos. Las ventanas antiguas eran correderas, no cerraban, contaban con un solo cristal y la climatización era horrible. Y claro, en pandemia abrían uno de los laterales y había una corriente horrible. En estos dos años hemos sustituido ventanas y persianas en 32 de esos colegios, en todos los antiguos, y hemos cambiado 5.700 ventanas. Hemos puesto también (lo que nos han dejado) bombillas LED en algunos centros educativos y hemos modificado también algunos patios. Además, hemos cambiado las últimas calderas de gasoil que había en los centros educativos.

En total hemos invertido más de 12 millones de euros, lo que nos ha permitido la Comunidad de Madrid. A partir de ahora, el resto de reformas que requerían los colegios tendrá que abordarlas la Comunidad de Madrid. El verano pasado, la Comunidad de Madrid anunció que había invertido un millón de euros en los colegios de Leganés para eliminar eliminado el amianto en cuatro colegios públicos y ahora somos el primer municipio que no tiene amianto ningún colegio. Pero hablan de un millón de euros y nosotros hemos invertido más de 12… Yo quiero que al menos la Comunidad de Madrid destine otros 12 millones de euros a obras en colegios públicos porque les hace falta.

Santiago Llorente, alcalde de Leganés, en un momento de la entrevista

¿No debería centrarse el debate en modificar la normativa para que los ayuntamientos puedan afrontar esas obras?

Es una normativa estatal, este problema se da en toda España. Cuando, por ejemplo, los ayuntamientos han pedido instalar un ascensor o una rampa de acceso a un colegio, se lo han rechazado al no tener competencias. En un informe de la Comunidad de Madrid sobre idoneidad competencial lo que nos dicen es que no podemos hacer obras de reforma, reparación, restauración, rehabilitación, ni de primer establecimiento. Lo que te dicen es que si se cae un azulejo, lo cambies. Si hay un váter de un cuarto de baño está atascado, que lo arregles. Pero no puedes hacer la reforma entera del cuarto de baño.

Es el problema de las cosas compartidas, que son un lío. Los institutos, por ejemplo, son íntegramente de la Comunidad de Madrid pero en los colegios de la limpieza, la electricidad, el mantenimiento y el conserje se encargan los ayuntamientos y los maestros los pone la Comunidad de Madrid.

Los colegios de Leganés necesitarían 50 millones de euros. Si preguntas a la Consejería de Educación cuánto dinero hay para obras en los colegios de Leganés igual te dicen que tienen previsto un millón de euros al año, pero que estamos hablando de que de que así jamás van a estar en buenas condiciones los colegios.

Donde no han necesitado pedir permiso y también han invertido otros 12 millones de euros ha sido en los polígonos industriales. ¿Ha venido bien la pandemia para darles un lavado de cara?

Hemos rehabilitado los 10 polígonos industriales de Leganés con obras de asfaltado y urbanización de todas y cada una de las calles de todos los polígonos industriales. Para que sea atractivo un polígono industrial, hay que mejorar el entorno. Teníamos polígonos industriales obsoletos a los que desde hace años no se le metía dinero.

Hemos aprovechado la pandemia y que se han relajado nuestras obligaciones legales para acometer ese tipo de inversiones. Y como eso sí que es una competencia nuestra, con 12 millones de euros en unos meses hemos mejorado el asfaltado los bordillos, hemos construido tres kilómetros de carriles bici y algunas rotondas. Es una obra fácil de ejecutar pero con un volumen importante de financiación.

¿Cuáles son las principales demandas de Leganés en materia de Transportes?

Santiago Llorente, alcalde de Leganés, y la directora de Madridiario, María CanoLos diferentes gobiernos de España, desde la época de José Luis Rodríguez Zapatero, llevan anunciando una línea de Cercanías que va a comunicar el sur metropolitano con el Corredor del Henares, una línea que comenzaría en Leganés que continuaría hacia Coslada y San Fernando de Henares y conectaría con Torrejón de Ardoz. El primer plano lo vi yo en la época de Zapatero, se rescató durante el Gobierno de Mariano Rajoy y también volvió a sacar pecho Pedro Sánchez, pero la realidad es que sigue sin financiación, es decir, no sabemos nada de él.

Y en cuanto a Metro, llevamos años demandando a la Comunidad de Madrid la construcción de una conexión de MetroSur (línea 12) con el resto de la red de Metro de Madrid. La línea 12, que es una línea circular por el sur metropolitano, conecta con el resto de la red solo en Alcorcón y ahora hay un proyecto que conecta en el este, en Getafe, con la línea 3 de Metro. Lo que demandamos es que haya una tercera conexión con Leganés del Metro. Ahora mismo, la línea 11 termina en el barrio de La Fortuna, en Leganés, y queremos construir dos kilómetros de red de Metro para conectar Leganés con MetroSur y que en el futuro haya tres conexiones de MetroSur con el resto de la red: una en Alcorcón, otra en Leganés y otra en Getafe. Pero la respuesta siempre es que no hay dinero.

En materia de seguridad las cifras han mejorado mucho. ¿Qué estrategia han seguido para conseguir esos resultados?

Tenemos un centro comercial muy grande y una de las tiendas, que también es de grandes dimensiones, cada vez que detecta un hurto interpone la denuncia correspondiente. Lo denuncian todo y eso eleva la tasa de criminalidad una barbaridad. Ahora se registran menos hurtos en la tienda y estamos en una situación mejor.

Además, hemos diseñado una estrategia que tiene que ver con la prevención y que lleva dando resultado desde hace 30 años, en los que la tasa de criminalidad ha ido reduciéndose en Leganés y en general. También creo que tiene mucho que ver con una sociedad más moderna que se preocupa más de sus jóvenes, con una mejora de los sistemas educativos y con la familia. Nosotros dedicamos mucho dinero a deportes. Si al salir del colegio, del instituto o de donde sea, tienes un club deportivo donde engancharte a hacer deporte, esa senda es mucho más constructiva que si estás en la calle haciendo a saber qué.

También estamos seleccionando a 40 policías locales nuevos sobre todo para compensar las jubilaciones de los últimos años.

Van a retirar a recogida neumática de basura para volver a la tradicional. ¿Es definitivo?

Santiago Llorente, alcalde de Leganés, delante del Ayuntamiento del municipioHace 20 años apostamos por un sistema de recogida neumática en dos grandes barrios del municipio: Leganés Norte y Zarzaquemada, que es un barrio en que aglutina en un kilómetro cuadrado a 56.000 habitantes, tiene una densidad de población altísima. Un tercio de la ciudad cuenta con un sistema subterráneo de recogida de basuras neumática que absorbe la basura de buzones ubicados en la vía pública. Este sistema tiene un uso muy intensivo y el sistema ha empezado evidenciar problemas de desgaste derivados del uso.

Y luego hay otro problema de hábitos que tiene que ver con la situación sanitaria. No hay contenedores, son unos buzones en la calle y tú abres una compuerta, metes la bolsa de basura, se absorbe por un sistema de presiones de aires y acaba en un punto que está a un par de kilómetros del barrio, donde se compacta y se lleva a tratamiento. El problema es que las personas ya no quieren tocar la compuerta y muchos vecinos dejan la bolsa al lado del buzón. Y, claro, como en un kilómetro cuadrado hay 56.000 vecinos, muchos en cuanto ven varias bolsas piensan que el sistema no funciona y también las depositan fuera.

Vamos a hacer una parada de ese sistema de recogida neumática y vamos a volver a los sistemas tradicionales o más comunes de recoger basura con contenedores para hacer una auditoría de cuánta inversión haría falta para renovar ese sistema de recogida de basuras neumática que a nosotros nos gusta, que evita los camiones por las calles y el ruido. En su momento ya nos costó alrededor de 20 millones de euros la instalación. Hay que hacer un estudio en profundidad. Son 12 kilómetros de tuberías, y hay que ver cómo están y también la maquinaria de las centrales de compactación. Y como estos buzones que abrimos con la mano a los vecinos no gustan, valoraremos otras opciones como las de apertura con el pie o de forma automática solo acercando la mano. Hay que ver cuánto cuesta todo eso. De momento vamos a volver al sistema tradicional. Quitamos esos buzones de las calles y encima ponemos los contenedores.

Leganés ha visto multiplicada su población en las últimas décadas. ¿Ha alcanzado su techo o aún puede crecer?

Leganés era un pueblo manchego prácticamente que en la posguerra tenía 20.000 habitantes y poco interés desde el punto de vista turístico o económico. A partir de los años 60 empieza a recibir a miles de personas que vienen a Madrid a buscar trabajo o buscar mejorar su vida y son los castellano-manchegos por número de población los que pueblan Leganés seguidos de los andaluces, los extremeños, los castellano-leoneses… y pasamos de 20.000 habitantes a 110.000 en una década, de 110.000 a 160.000 en la de los 70 y después ya hay un pequeño crecimiento sostenido a lo largo del tiempo hasta llegar a nuestros días con 191.000 habitantes.

Tenemos capacidad de crecimiento pero no es nuestro objetivo llegar a ninguna cifra. No nos planteamos ni superar los 200.000. Lo que queremos es generar vivienda para para cubrir la demanda interna. Lo primero que hay que hacer es un estudio sociológico para ver qué necesidades de vivienda hay en el municipio.

¿Hay en marcha algún plan de Vivienda en este momento?

No, estamos empezando a rediseñar el Plan General de Ordenación Urbana. En el área metropolitana, tanto en el sur como en el este o el oeste, los planes generales son todos de la misma época: 1999, 2000 y 2001. Esos planes de ordenación urbana estaban concebidos para una década pero han pasado más de dos décadas. Estamos empezando a contratar un equipo de técnicos, un equipo redactor para renovarlo y actualizarlo.

Es un proceso lento, antes de seis o siete años no vamos a ver nuevas viviendas. Ahora estamos terminando la construcción de las viviendas del anterior Plan General de Ordenación Urbana. Estamos terminando el último barrio y empezando a construir viviendas en ese último barrio nuevo: Plan Parcial 4 Puerta de Fuenlabrada. Allí van a ir 1.000 viviendas en los próximos dos o tres años y se están empezando a construir las primeras.

Hay parcelas que todavía están vacías en el resto de los desarrollos urbanísticos, que también se están desarrollando, pero que claro, a largo plazo eso es insuficiente. Entonces tenemos que empezar a trabajar rápido para que en un plazo de cuatro, cinco o seis años empezamos a construir nuevas viviendas.

Comenzaron el mandato con Más Madrid como socios de Gobierno pero tras su ruptura ahora gobiernan con Ciudadanos. ¿Este gobierno será más estable?

A principio del mandato, empezamos a gobernar con Más Madrid. La coalición en concreto se llamaba Más Madrid-Leganemos pero ahora Más Madrid se ha salido de Leganemos. Y aunque comenzamos a gobernar con ellos siempre contamos con el apoyo de Ciudadanos. Es decir, Ciudadanos nos daba soporte al Presupuesto y a las principales medidas de esta legislatura. Teníamos más o menos un acuerdo informal. Antes de la ruptura con Madrid-Leganemos, Ciudadanos empezó a plantearse la posibilidad de entrar en el Gobierno. Coincidió prácticamente el problema que hubo entre el concejal y la concejala de Leganemos y Más Madrid. Ya estábamos madurando que entraran en el Gobierno y ahora somos 10 del PSOE, más 3 de Ciudadanos, 13 de 27. No hemos cambiado nada de lo que de lo que estábamos haciendo anteriormente. Las políticas las mismas y el Presupuesto es el mismo.

Tras las últimas polémicas en el seno del PP que salpican a la presidenta regional, Isabel Díaz Ayuso, ¿cómo valora la gestión de la crisis interna? ¿Cree que aún nos esperan más sorpresas?

Santiago Llorente, alcalde de Leganés, en un momento de la entrevista con María Cano, directora de MadridiarioLa política va a una velocidad tremenda. Cuando empecé como concejal, hacer política era hacer gestión. Ahora la gestión va súper lenta. En los últimos años se ha ralentizado todo. Hoy en día sería casi imposible en un mandato construir el número de kilómetros de Metro que consiguió Gallardón o el plan de los túneles de la M-30, que se hicieron también en una legislatura. Ese tipo de grandes obras que en el pasado se gestionaban más rápido, hoy la burocracia las ha convertido en algo muy lento y complicado. La gestión no va acompasada de la política, va mucho más. Y, sin embargo, la política va mucho más rápido.

Hoy te puedes encontrar cualquier cosa en un periodo de tiempo muy corto. Por ejemplo, las elecciones de mayo, en la que Isabel Díaz Ayuso sacó un magnífico resultado, que era algo impensable. Un par de años antes, el Partido Popular llegó al gobierno de la Comunidad de Madrid medio noqueado y con un equipo con poca experiencia y a mitad de mandato hubo unas elecciones en donde la presidenta salió muy reforzada en un período muy corto de tiempo.

Desde entonces hasta ahora, hemos visto que la Dirección Nacional de Partido Popular ha caído. No es bueno para España, que los grandes partidos tengan ese tipo de problemas solo genera dificultades y problemas. Las elecciones de 4 de mayo que convocó la señora presidenta de la Comunidad de Madrid lo que hacen es dificultar el funcionamiento de las administraciones, como ha pasado en Castilla y León, que se intenta buscar un rendimiento electoral pero la realidad es que desde que convocas elecciones, que se para todo porque no puedes hacer grandes inversiones, ni grandes obras, ni tomar grandes decisiones, hasta que constituyen los gobiernos y empiezan otra vez a funcionar son casi seis meses de parón. Habría que pensar menos en el rendimiento electoral y más en los vecinos, que son los que al final nos pagan el sueldo.

La presidenta ha quedado, de momento, tocada. ¿Puede ser esto un revulsivo o una buena oportunidad para el Partido Socialista en la Comunidad de Madrid?

No lo sé, nos quedan 15 meses que en política dan para mucho. Ahora mismo lo que está en tela de juicio son los contratos de emergencia que con la pandemia se han adjudicado en el Gobierno de España, en las comunidades autónomas y en los ayuntamientos. Al final, uno lo que hace es perder la fe en la Administración y en el sector público.

Debemos dar estabilidad y garantías a los ciudadanos para que nuestro país se desarrolle y pueda progresar económicamente. Pero, claro, si las cosas que hacemos están en entredicho o ya las empezamos a ver de forma cuestionable, eso supone un problema.

Desde que usted es alcalde, ¿cómo ha sido su relación con Sol?

Santiago Llorente, alcalde de Leganés, en su despachoCasi inexistente. El gran éxito de la presidenta, Isabel Díaz Ayuso, ha sido pelearse con el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. Aparte de hablar con el alcalde de Madrid, el resto de alcaldes prácticamente no hemos tenido contacto con ella. Yo soy vicepresidente de la Federación de Municipios de Madrid y he asistido a una reunión con ella como representante de la Federación, pero como alcalde de Leganés le pedí cita al principio y conmigo no se ha reunido como alcalde de Leganés ni con casi ningún alcalde, que yo sepa.

En cambio, con los anteriores presidentes, sí era algo normal y tradicional pedir una cita con la presidenta o presidente de turno y yo me he visto con Ángel Garrido o con Cristina Cifuentes. Todos sabíamos que nos iba a tocar tarde o temprano. Con Isabel Díaz Ayuso ni hay habido reunión ni se espera.

Y, por otro lado, con los consejeros sí nos hemos tenido citas pero claro, un alcalde va a una Consejería a pedir y da igual lo que pida que la respuesta siempre la misma: “No hay dinero”. La Comunidad de Madrid es la Comunidad de Madrid, que hace bandera de los impuestos bajos, ha renunciado a cobrar los impuestos propios de la Comunidad de Madrid, que suena muy bien. Esa política de impuestos bajos lo que provoca es que haya menos dinero para los servicios públicos. Es decir, a los funcionarios se les sube el dos por ciento y con eso ya no hay más dinero para nada. Entonces, cuando uno pide más inversiones para el hospital, para unos colegios o para una nueva línea de Metro, lo que te dicen es que lo sienten muchísimo, que tienes razón pero que no hay dinero.

Esta una legislatura en la que prácticamente no se está haciendo, ninguna inversión comparada con otras legislaturas del PP hay poquísima inversión. Si uno coge las de Esperanza Aguirre, Alberto Ruiz-Gallardón o el tramo de Cristina Cifuentes lo que puede ver es que ha habido obras o inversiones y en este mandato, nada.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
4 comentarios