www.madridiario.es
Bebé
Bebé

Ropa de bebé: ¿cómo elegir el tamaño y el estilo correctos?

Por MDO
lunes 03 de octubre de 2022, 09:10h

Elegir el tamaño y el estilo correcto para un bebé no es tarea fácil, pues no solo se trata de escogerlos colores que más nos gustan o el diseño más acorde con el estilo personal. Hay que tener en cuenta las medidas, el tipo de tejido, y si es la prenda más adecuada para la ocasión y la constitución de la pequeña persona a la que se va a vestir. La ropa para bebés tiene que adaptarse a su cuerpo, ser cómoda, ni demasiado calurosa, ni demasiado ligera. Tiene que ser la adecuada para la estación del año, pero también para el tamaño del bebé, pues no todos los bebés miden y pesan lo mismo, aunque tengan el mismo número de meses de vida.

Así, por ejemplo, unas mangas demasiado largas o perneras que se enredan entre los pies, no es una buena opción. El exceso de tela es un problema tanto para los progenitores, como para los propios recién nacidos. Por este motivo, no conviene comprarles ropa varias tallas más grandes con el objetivo de seguir usándola a medida que crezcan.

Qué es lo más adecuado para los menores

Tanto en la ropa de bebé como en la de los niños y niñas lo mejor siempre es escoger tejidos naturales. El algodón no solo es transpirable, sino también agradable al tacto y adecuado para evitar dermatitis y alergias por contacto. Además, es más fácil de mantenerlo limpio, lo que es importante en el caso de los más pequeños.

Es tan importante la calidad de los tejidos a la hora de elegir la ropa del bebé, que cada vez más empresas, ofrecen prendas con certificación ecológica. Esta certificación garantiza que el tejido utilizado no contiene sustancias nocivas, como metales pesados, tintes peligrosos o pesticidas. El algodón orgánico, producido sin fertilizantes químicos, es una buena opción.

Una vez y aclarado este punto, el siguiente paso es escoger el estilo o tipo de ropa más adecuado para los recién nacidos. Dentro de este apartado hay que hablar de los bodies, manoplas, leggings, parkas, monos, petos, camisetas, pantalones, vestidos, sudaderas, peleles y hasta chalecos y chubasqueros de todos los colores y diseños.

  • Body. De todo lo enumerado anteriormente, el body es la prenda más popular y universal para los bebés. Su principal característica es que no tiene perneras y se abrocha por la parte de la entrepierna con unos botones de presión. Gracias a este sistema, el pañal se sostiene al tiempo que facilita su cambio cuando sea necesario.
  • Pelele. Durante los primeros meses de vida, el pelele es una de las prendas más útiles para bebés. A medida que van creciendo, esta pieza de ropa suele convertirse en pijama por su comodidad y funcionalidad. Lo mejor es un pelele que se abra en su totalidad en la parte delantera para facilitar su puesta y cambio.
  • Manoplas. Las manoplas son esos pequeños guantes que impiden que los bebés se rasquen y se hagan daño con las uñitas. Si bien son adecuadas para lugares donde hace mucho frío, no se recomiendan de forma excesiva, puesto que los bebés necesitan explorar el mundo para su desarrollo natural, chuparse los dedos o la mano es fundamental para ello.

¿Qué ropa se necesitan según la temporada?

Durante la primavera, es mejor tener ropa de bebé que incluya bodies de manga corta, pero también unos peleles más cálidos con los pies cubiertos. Conviene contar con gorritos ligeros, así como diferentes piezas de ropa exterior y como no con mantitas. Un truco para saber qué cantidad de ropa necesitan, es ponerle la misma cantidad de capas que llevan los adultos.

  • Verano. Es la época del año más fácil para elegir la ropa, pues basta con tejidos ligeros y transpirables con mangas y perneras cortas. En casos de calor extremo, el bebé puede ir solo con el pañal, eso sí, siempre que esté a la sombra y protegido de los rayos solares. Y cuando está dormido, basta con cubrirlo con una sabanita o colcha fresca.
  • Otoño. Para esta estación conviene preparar una canastilla con ropa más caliente, donde haya, sobre todo, mangas largas: peleles, camisetas y bodis de manga larga. Es importante también contar con ropa de abrigo: pantalones, monos y medias extra. No hay que olvidar los calcetines y gorritos si fuera necesario, sobre todo, si se sale a la calle.
  • Invierno. Para la época más fría del año, ni que decir tiene que la ropa de bebé ha de ser más cálida. Los monos, pantalones y sudaderas más gruesas, así como los gorros que puedan cubrir bien la frente y las orejas son fundamentales. Un saco de dormir aislado para el carrito de bebé es una buena opción en lugares muy fríos. Obviamente, el clima de cada lugar condiciona la elección.