www.madridiario.es
Por qué incorporar un irrigador dental a la rutina de higiene

Por qué incorporar un irrigador dental a la rutina de higiene

miércoles 22 de enero de 2020, 09:46h

Es muy importante que recordemos lo importante que es la higiene bucal y de qué manera podemos garantizar que nuestros dientes se encuentren en perfectas condiciones. Hoy en día existen herramientas como el irrigador dental, muy útiles a la hora de eliminar la suciedad y acceder a aquellos lugares difíciles, a los cuales, el cepillo de dientes no llega.

Es probable que, a menudo, olvidemos la importancia que tiene la salud de nuestra boca. Desde que somos pequeños se nos advierte acerca de la posibilidad de infecciones dentales y sobre cómo prevenirlas. Por ese motivo, nunca estará de más incorporar un irrigador dental a la rutina de higiene bucal, ya que se trata de una de las mejores herramientas para mejorar el estado de nuestros dientes.

Irrigador dental: ¿qué es?

El irrigador dental es un instrumento que expulsa chorros de agua a presión, de manera muy similar a los que utilizan los dentistas. Se pueden encontrar modelos muy variados y con distintas características, por eso, la web tuirrigadordental.com te trae esta comparativa de irrigadores dentales para que conozcas cada uno y puedas determinar cuál es el más adecuado según tus propias necesidades.

A menudo vienen con accesorios para mejorar la higiene. De más está decir que bajo ningún punto de vista los irrigadores deben reemplazar el cepillado de todos los días.

Se trata de un instrumento muy útil para perfeccionar la limpieza bucal, pero que por sí solo no podría mantener la boca saludable. En casos de gingivitis o problemas similares en las encías, es muy adecuado, ya que ayuda a disminuir el sangrado y la irritación.

Por ello, lo aconsejable es prestar atención a nuestra boca para decidir cuál es el irrigador más útil para nosotros mismos, y si necesitamos de algún otro accesorio para todos los días. No será lo mismo el tipo de irrigador si, por ejemplo, tenemos prótesis, ortodoncia, o simplemente, buscamos mejorar el mantenimiento de nuestros dientes.

Tipos de irrigadores dentales

Como mencionamos anteriormente, hay distintos tipos de irrigadores dentales, por lo que podemos optar entre diferentes opciones. En primer lugar, contamos con los irrigadores con cepillo, cuya función es llegar a aquellas zonas de la boca de más difícil acceso, pudiendo deshacerse de la suciedad acumulada.

Están pensados para que aquellas personas con encías sensibles puedan sentir el alivio de tener sus dientes completamente limpios y despejados de las bacterias. Por otra parte, están los irrigadores sin cepillo o tradicionales, que tienen una sola boquilla para la cual normalmente existe un repuesto.

También es muy fácil de utilizar y es capaz de absorber toda la suciedad de manera efectiva y rápida. Éstos emiten chorros de agua a presión para poder limpiar cómodamente, sin significar en ningún momento, una amenaza en el supuesto caso de que tengamos prótesis o arreglos del estilo.

Por último, los irrigadores portátiles son ideales para irse de viaje, ya que el tamaño compacto permite su fácil almacenamiento. No son pesados, y se pueden guardar en estuches de forma sencilla, por lo que contamos con el irrigador y todos sus accesorios, aunque tengamos que desplazarnos o viajar.

Ventajas de usar un irrigador dental

Una de las más grandes ventajas de comenzar a utilizar un irrigador dental es, por supuesto, garantizar la higiene de nuestra boca en un 80% más. En complementación con el cepillado habitual, podremos evitar que se acumulen pequeñas partículas de suciedad, que tal vez de otra manera no podríamos eliminar, consiguiendo esa sonrisa blanca tan deseada.

Para aquellas personas que padezcan de gingivitis o enfermedades en las encías resultan especialmente útiles, ya que además masajean las encías, evitando el sangrado y facilitando el tratamiento indicado a través de la aplicación de agua con colutorios.

Todos aquellos restos de comida que se acumulen entre los dientes y demás espacios difíciles de limpiar podrán ser eliminados completamente con un irrigador dental. Además, esto resulta de mucha utilidad para quienes tienen ortodoncia o prótesis, ya que son tratamientos que hay que proteger.

Se trata de un instrumento amigable con nuestra boca, que no es brusco ni presenta consecuencias negativas, y que es de muy fácil utilización. Comenzar a implementar el irrigador dental dentro de la rutina de higiene bucal podría cambiar, en gran medida, la apariencia y la salud de nuestros dientes.