www.madridiario.es

Diario de una pesadilla 24 de mayo

domingo 24 de mayo de 2020, 12:51h
El presidente del gobierno nos ha dicho que planifiquemos nuestras vacaciones. Y ha anunciado una reactivación de la llegada de turistas extranjeros a partir del mes de julio. Hemos pasado en una semana del confinamiento a un ¡fuera, fuera de casa! Y con respecto al turismo hemos ido del aquí no venga nadie porque solo podrá ver la pared de su habitación en quince días, a un “venga a España a partir de julio”. De entrada las fronteras están cerradas por tierra, por mar y por aire hasta el 15 de junio. Insisto, sigue vigente una cuarentena forzosa de dos semanas para todo el que entre en España durante el Estado de Alarma. Ahora, este mensaje esperanzador para el turismo: “Podrán venir en el mes de julio”, ha dicho Pedro Sánchez. Lo malo que no ha dado más detalles en ese sentido. “Los ministros del ramo irán concretando en los próximos días para reactivar uno de los principales motores de la economía”, ha añadido.

Lo que nos ha quedado claro es que habrá temporada turística. La pregunta:¿nos quedarán fuerzas y ganas para movernos? Otra: ¿tendremos dinero para hacerlo? Hace unos días nos llegaba la encuesta de que la mitad de los españoles no esperaba realizar ningún viaje turístico durante el verano. Por lo tanto, mucho tienen que cambiar las cosas y la evolución de la pandemia para que nos vuelvan las ganas de movernos y el dinero para poder hacerlo.

Y por fin, nos llega el luto oficial. Madrid ya lleva desde ayer un lazo negro gigante en el centro de la Puerta de Alcalá. A partir del martes, cuando toda España esté ya en la fase uno, oficialmente se declarará luto oficial durante diez días. El luto más prolongado de nuestra historia democrática. Sánchez anunció igualmente al final de la desescalada, un gran acto de homenaje oficial a las víctimas presidido por el rey, como jefe del Estado.

Era necesario despedir con dignidad a los que se nos han ido sin poderles rendir honores. Llega el momento de la reflexión, del duelo. Muchas familias se han visto rotas de la noche a la mañana y lo más duro, sin poder acompañar a sus seres queridos. Con la “nueva normalidad” tiene que llegar el afecto y el cariño.

Este diario no puede concluir hoy sin una llamada de atención. Se nos está olvidando, por lo que veo por las calles, que el virus sigue. No puede ser que si la mascarilla es obligatoria la llevemos como diadema o como babero. No, es incómoda y más con calor, pero hay que llevarla en la boca. También hay quién la lleva en la mano o en el bolsillo del pantalón a modo de salvoconducto. ¡ Un poco de cabeza! ¡Un poquito nada más!
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios