www.madridiario.es

Diario de una pesadilla (22)

martes 14 de abril de 2020, 12:24h

Volvemos a la lluvia en todos los sentidos. Lluvia meteorológica y lluvia de críticas desde la propia Organización Mundial de la salud. El científico español, Pedro Alonso, experto en las enfermedades que afectan a las poblaciones más pobres del planeta, ha hablado de la crisis sanitaria en la que estamos inmersos. El director del programa mundial de la Malaria de la Organización Mundial de la salud, afirma que “algo no se ha hecho bien en España con esa tasa de mortalidad, la más alta del mundo”. El científico español señala a Grecia por sus índices tan bajos de contagio. ¿Qué han hecho ellos?, se pegunta. ¿Qué no hemos hecho nosotros? ¿En qué deberíamos cambiar nuestro esquema sanitario? , son preguntas que ha lanzado al aire y que deberían tener contestación.

Por otro lado, el periodista y escritor, Albert Castillón, ha sacado a través de Amazon el primer libro de esta crisis sanitaria. Se llama: “El origen de la pandemia. Un nuevo orden mundial”. Menciona todas las teorías que están sobre la mesa sobre el covid-19. Desde la necesidad de encontrar al paciente cero para saber el origen de esta pandemia. De momento, se tiene localizado nada más que al paciente uno, el chino que dicen que se tomó la sopa de murciélago. Castillón no da validez a esta forma de contagio. Hay dos vías que le parece que se sostienen con más fuerza: que fuera un contagio natural o que se trate de un contagio provocado. Dos meses antes de que estallara esta crisis en Buhan, 280 militares americanos estuvieron en esta ciudad china. Hay quién cree que podría ser americano el paciente cero. Por otro lado, a Pekín se le escapó el SARS, deja entrever Castillón la otra vía, la del virus que salió del laboratorio de nuevo. Para añadir más teorías está la del meteorito que cayó el 11 de octubre y apunta un nobel de química si pudo llegar con alguna carga viral mortal para la humanidad.

En fin, mientras seguimos pensando en el origen, miles de personas se esfuerzan a diario por superar el virus y miles de sanitarios pelean contra la enfermedad. Está claro que lo vamos a superar pero la respuesta debe ser científica. Insisto mucho en esto porque realmente, se vislumbra como la única solución definitiva.

Aseguran los psicólogos que vamos a necesitar tratamiento casi toda la población. Este confinamiento nos va a dejar tocados a todos, sin excepción. Yo confieso que debo ya padecer agorafobia. Tengo un miedo atroz a salir de casa. Recuerdo que de niña tenía una vecina que un día decidió ver la vida a través de la ventana y nunca jamás salió de su hogar. Hoy la comprendo. Pero ahora no estamos en ese punto. Ya vendrá el momento de arreglar nuestra mente. Ahora toca no contagiarnos. ¡Ánimo! ¡Ya queda menos!

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios