www.madridiario.es

Diario de una pesadilla 10 de junio

miércoles 10 de junio de 2020, 12:43h

Hoy es el cuarenta de mayo, ese que por prudencia nos dice el refrán que no nos quitemos el sayo. Pero a partir de aquí, las temperaturas comenzarán a subir y nos dejarán un buen tiempo estable. Yo siempre he esperado a esta fecha para cambiar la ropa de invierno a la de verano y para abandonar los zapatos cerrados. Esto ya no hay quién lo frene, el verano llama a nuestras puertas y ya sabemos que desde el 22 ya podremos movernos entre provincias.

La OMS nos sigue diciendo actitudes que debemos adoptar frente al virus. Ahora asegura que una persona sin síntomas puede transmitir la infección en situaciones en las que expulsa el aire con fuerza. Es decir, si hablamos alto y si hacemos deporte. Hay estudios realizado en Japón que nos dicen que el ejercicio físico en gimnasios, cantar en coros o hablar fuerte en lugares ruidosos, entraña peligro. También nos han dicho desde la OMS que la concentración más alta del virus en la garganta se produce alrededor del día en que se inician los primeros síntomas. Pero los días antes hemos podido ya estar contagiando, por eso, es tan difícil parar la transmisión de este virus. Reconocen también que “aunque tienen muchas incógnitas, se sabe ya lo suficiente como para frenar su transmisión”.

Mientras tanto, está la carrera por ver qué país saca antes una vacuna eficaz contra el virus. Hoy hemos sabido que China ya tiene una vacuna cuyos ensayos en monos ha sido un éxito, ya que han acabado desarrollando anticuerpos y no plantea problemas secundarios de salud. Ahora, ya se está ensayando en mil personas que se han ofrecido voluntarias. La vacuna prometedora tiene las siglas: BBIBP-CorV. De momento, el país asiático parece que lleva cierta ventaja sobre las demás investigaciones. Aquí no se trata de quién es el primero sino qué vacuna será la más segura y la que más protección nos de.

Y si me permiten, ya era hora de que los niños contaran para la sociedad. Bienvenida sea la nueva ley que protege a los más pequeños de los abusos y el maltrato. El hecho de que la norma amplíe los plazos de prescripción de los abusos y cree protocolos de actuación y prevención en los colegios, me parece todo un acierto. Muchos delitos han quedado impunes en la memoria de quienes los han sufrido. Ya es hora de que a las víctimas se les de la posibilidad de denunciar ya en plena madurez a quienes abusaron de ellos siendo niños. ¡Qué tiemblen todos los que han agredido a los más pequeños por el hecho de serlo! ¡Ahora los niños podrán defenderse! Hay un volumen alto de maltrato infantil que permanece oculto ya que su entorno suele silenciarlo. La última estadística habla de 38.000 menores víctimas de algún acto ilícito en el año 2018. ¡Y cuántos más no recogerá la estadística! Hay que parar esta aberración de dejar a tantos niños sin infancia. Espero que esta ley no se eternice hasta su publicación en el BOE. ¡Qué los niños sean niños! Nada más bonito que verles sonreír.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

1 comentarios