www.madridiario.es
Jesús Cracio, Ana Marzoa y Antonio Vico con sus memorias
Ampliar
Jesús Cracio, Ana Marzoa y Antonio Vico con sus memorias (Foto: Antonio Castro)

Nuevas memorias de cómicos

martes 25 de febrero de 2020, 15:33h

La Fundación AISGE sigue publicando las memorias de los intérpretes veteranos de nuestro país. Ahora le ha tocado el turno a Ana Marzoa, Jesús Cracio y Antonio Vico. Con estos tres nuevos libros la colección, iniciada el año 2007, alcanza ya los 105 volúmenes.

Las autobiografías surgen del que han denominado Taller de la Memoria. Durante algunos meses los actores que quieren sumarse a la iniciativa, trabajan sobre sus recuerdos y vivencias profesionales para plasmarlas, finalmente, en un libro.

Emilio Gutiérrez Caba y Antonio Vico, pertenecientes a dos de las familias más antiguas del teatro español (Antonio Castro)

Jesús Cracio ha titulado el suyo Mal de escenario. Este director gijonés inició su relación con el teatro como actor en su ciudad natal con el grupo La Máscara. En el año 1972 aterrizó en Madrid y ya se quedó aquí. Aunque sus primeros trabajos fueron como actor, tuvo que decantarse finalmente por la dirección escénica. El prólogo de sus memorias lo firma Rosana Torres.

Ana Marzoa llegó a España en 1971 desde Argentina, a donde había emigrado su familia. Aquí ha desarrollado prácticamente toda su carrera artística. Muy pronto comenzó a trabajar en la televisión y en el teatro. Con La vida es sueño, dirigida por Gómez, entró en el Teatro Español y allí volvería de la mano de Miguel Narros. En las últimas temporadas la hemos visto en la escena en Verano, Y la casa crecía y crecía, La gata sobre el tejado de zinc caliente y Divinas palabras, montaje con el que sigue de gira. En 1987 fue galardonada con el Premio Nacional de Teatro. Ana ha titulado sus memorias, con prólogo de Juan Ignacio García Garzón, La culpa fue de Chopin.

Los autores de las memorias con sus padrinos

Antonio Vico lleva el apellido de una de las familias más antiguas de la escena española. El primer Vico apareció en teatro en el primer tercio del siglo XIX. Desde entonces siempre ha habido un Vico en las carteleras. Antonio es hijo de Jorge Vico y nieto de Antonio Vico y Carmen Carbonell. La también actriz Lola Villaespesa fue su abuela materna. Antonio Vico ha titulado sus memorias La Carbonell y los Vico. Mantuvo una estrecha relación con su abuela hasta el fallecimiento de ésta y fue una persona decisiva para su carrera como actor. El prólogo de estas memorias ha sido escrito por su esposa, la actriz Maribel Lara, y por su hijo Jorge.

Esta colección de memorias constituye una fuente extraordinaria de información para los investigadores del teatro es España. Porque cada uno de sus autores, no solo relata sus vivencias individuales, sino que aporta datos esclarecedores sobre la forma de trabajar en las distintas épocas. Contar, como decíamos al principio, con más de cien testimonios directos de nuestros artistas es un tesoro documental extraordinariamente valioso.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios