www.madridiario.es
Estado de la región: la crisis de Aguirre

Estado de la región: la crisis de Aguirre

jueves 18 de septiembre de 2008, 00:00h
Maru Menéndez tampoco se anduvo por las ramas y golpeó en los puntos débiles del "Gobierno Aguirre". La falta de interés por el empleo. La falta de diálogo social que abra las puertas a un acuerdo por el empleo. La escasez en inversión educativa. Las insuficiencias en Formación Profesional. La desatención a las universidades. El calvario de la vivienda para los madrileños. El caos sanitario. El vertedero en el que se ha convertido el Parque del Sureste.  La parálisis en el Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama. La inexistencia de una estrategia de desarrollo territorial. Los 35.000 niños que se han quedado sin escuela infantil o los 18.000 mayores sin residencia. Los retrasos en la aplicación de la Ley de Dependencia. La tendencia permanente a poner todo lo público en manos del mercado.

Dura, contundente, certera. Frente a ella, una presidenta crecida en sí misma, ensimismada en la autocomplacencia. Solipsista en sus planteamientos (solipsismo viene del latín “ego solus ipsus”, que significa algo así como “sólo yo existo”); experta como es en oximorones, esto es en armonizar conceptos opuestos creando así un nuevo concepto sólo entendible como metáfora de la realidad. 

“Madrid crece en picado”. Ese es el oxímoron que Aguirre parece proponernos. Su optimismo castizo choca de frente con la realidad, pero a fuerza de que Zapatero no da dinero, a fuerza de cantar la libertad del mercado, parece querer convencernos de que Madrid va bien, de que en Madrid no hay crisis y de que si algo hay que hacer que lo haga Zapatero, el del coreado “cero patatero” desde las bancadas populares.

Aguirre es cada día más un ente metafísico, ni interpretable, ni entendible desde la lógica o la razón. Sólo comprensible desde la lógica de conceptos e intereses contradictorios que cuadran en el bolsillo de unos cuantos cortesanos. Privatizar el Canal de Isabel II para que sea de todos los madrileños que ya son dueños del Canal porque es una empresa pública es pura metafísica.

De nuestra propuesta de diálogo social y político para afrontar la crisis, cero patatero. Debate de resistencia aguirrista frente a su partido, frente a las propuestas de la oposición, frente a la demanda de negociación de los sindicatos.

Debate sin perdedores, ni ganadores, porque los perdedores somos los trabajadores y nuestras familias que, como Madrid va bien, no tenemos derecho a nada, y hasta ese nada que tenemos podemos perderlo si la crisis nos sigue golpeando y las políticas públicas del Gobierno regional no fortalecen el servicio regional de empleo, las políticas activas de empleo, el cambio de modelo económico, el fortalecimiento de los servicios públicos y el diálogo social.

Los sindicatos lo pedimos. La oposición lo reclamó. Aguirre se enrocó en su solipsismo.  Debate triste para los trabajadores, después del cual no hay alegría que hoy podamos llevarnos a la boca. No nos alegra que quien nos gobierna se haya olvidado de nosotros, nuestra vida, nuestro trabajo, nuestros problemas.

Francisco Javier López Martín
Secretario general CCOO Madrid.

Javier López

Patrono de las Fundaciones Abogados de Atocha y de la Sindical Ateneo 1º de Mayo

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios