www.madridiario.es
Lentillas contra la neurodegeneración de la retina

Lentillas contra la neurodegeneración de la retina

miércoles 13 de agosto de 2008, 00:00h
La doctora Celia Sánchez-Ramos, investigadora del Grupo de Neuro-Computación y Neuro-Robótica de la Universidad Complutense de Madrid, explica cómo han patentado lentes de contacto con un filtro protector que absorbe la banda violeta-azul de la luz blanca,  previniendo procesos neurodegenerativos de la retina. Su propuesta recibió el Accésit a la mejor Patente de madri+d en 2007.
¿Cuál es la naturaleza y los aspectos distintivos de la invención que ha patentado?
 
Nuestra invención consigue utilizar las lentes de contacto de cualquier graduación, diseño y materia prima como soporte de un filtro protector que absorbe la banda violeta-azul de la luz  blanca visible. La luz natural o artificial que nos rodea, imprescindible para la visión, contiene una porción que por exposición prolongada puede dañar la neuronas de la retina. Por otro lado, el aumento de la esperanza de vida prolongará el numero de horas de exposición a la luz, por tanto esta lente de contacto permite servir como terapia y prevención de lo procesos neurodegenerativos de la retina.
 
¿Qué soluciones aporta y en que campos o sectores es de aplicación?

En nuestra opinión, este tratamiento sobre las lentes de contacto consigue transformar la Óptica, hasta la actualidad, sólo refractiva (corrección de miopía, hipermetropía, astigmatismo y presbicia) en Óptica también preventiva, aprovechando las lentes de contacto como sustrato que ya utilizan los usuarios. Los campos o sectores de aplicación son la Optometría, la Contactología y la Oftalmología.

Se debe tener en cuenta que podrán aprovecharse de esta invención, además de los 125 millones de usuarios de lentes de contacto, todas las personas mayores operadas de cataratas. En la intervención quirúrgica se le extrae, además del cristalino opaco, los pigmentos naturales, cromóforos, que a lo largo de la vida han ido desarrollando, de forma natural, para autoproteger su retina.

¿Ha recurrido a servicios profesionales (OTRI y/o Agencias de propiedad industrial) para llevar a cabo la protección de su invención?

Sí, las Oficinas de Transferencia de Resultados de Investigación deben colaborar con los  investigadores para que nuestro trabajo se materialice en resultados útiles de tal forma que la inversión en investigación revierta, de manera eficaz, en la sociedad.

Quiero hacer una mención especial al trabajo realizado por Beatriz Monerri y Marta Arriaga, que con su profesionalidad, consiguieron desde la OTRI de la Universidad Complutense de Madrid (UCM) y con la ayuda de Herrero y Asociados (Agencia de Propiedad Industrial) llevar a buen término la tramitación de esta patente. Mi declaración sería incompleta si no agradeciera de forma especial a Javier Torres, Jefe del Servicio de Gestión Económica de la Fundación UCM, el apoyo incondicional a los trabajos de investigación que desde hace años realizamos desde el grupo de Neuro-Computación y NeuroRrobótica al que pertenezco y que dirige el profesor Fivos Panetsos Petróva.

 ¿Qué valor adicional considera que ha conseguido con la patente?

La innovación en el campo de la Visión nos obliga a utilizar recursos ya existentes para mejorar de manera eficaz la salud visual de la población. Nuestra invención posibilita de forma fácil, económica y masiva prevenir y colaborar en la terapia de la degeneración macular asociada a la edad (DEMAE), una de las patologías más frecuentes e inhabilitantes del mundo desarrollado.

Desde su perspectiva como investigadora de un Centro Público de Investigación, ¿Qué medidas (normativa, apoyo, asistencia, ayuda económica) considera necesarias para fomentar la proyección de los resultados de la investigación y su comercialización?

Cualquier ayuda es bienvenida; pero, es imprescindible el cambio de la normativa española sobre patentes. El estudio en profundidad por profesionales de distintas áreas de conocimiento como abogados, investigadores, economistas, empresarios y políticos y sobre todo una voluntad clara de cambio permitirá que la investigación española esté acompasada con el resto de Europa.

Las soluciones deben afrontar el cambio imprescindible de la normativa en materia de patentes que debe resultar eficaz y para la importante transformación necesaria se requiere, al menos, el tiempo de una legislatura. Sugiero, por tanto, iniciar ya el proceso de análisis.

Respecto a la comercialización de la protección de la propiedad intelectual e industrial en España, queda TODO por hacer. Es necesario articular desde cero, una política de activación en el sector de la comercialización del conocimiento. Espero que circunstancias como la que ahora nos convocan sirvan como motor para el cambio imprescindible en la activación de la transferencia de conocimientos.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios