www.madridiario.es
Los 'anti-Triball' han recibido ya cerca de 50 carteles

Los "anti-Triball" han recibido ya cerca de 50 carteles

  1.  

sábado 31 de mayo de 2008, 00:00h
La web antitriball.wordpress.com ha recibido alrededor de medio centenar de carteles contra la asociación de comerciantes que pretende convertir la calle Ballesta de Madrid y su entorno en un nuevo foco de arte y tendencia, en lo que ellos consideran una "operación especulativa encubierta".
Este domingo acaba el plazo ampliado de presentación de carteles de la campaña convocada por el colectivo "Todo por la praxis" contra la iniciativa de Triball "okupacion creativa", que invitó a 45 creativos, artistas y diseñadores a instalarse de manera temporal en sus locales.

El objetivo es presentar 45 carteles creados por "mentes activistas", que serán seleccionados, editados y pegados por toda la zona dentro de unos 10 días.

La palabra especulación aparece en muchos de los proyectos recibidos pero también hay imágenes de nazis, hombres trajeados con cara de perro furioso, imágenes de lideres del PP... incluso un dibujo de un joven apunto de lanzar un cóctel molotov.

Los hay con frases más o menos contundentes, como "Barrio artificial", "Iros a tomar por culo", "Viva el mal, viva Triball", "Peligro especuladores radiactivos", "Triball, las pelotas" o "La especulación perjudica gravemente la salud de su barrio".

En otros, las frases llevan una imagen de acompañamiento: el Tío Gilito con "Especula y colorea", un nazi con "Expulsa y compra", una señal de prohibido circular con "Acceso restringido al barrio" o unas prostitutas con "La especulación os hará libres".

Como éste último, algunos carteles denuncian que el proyecto diseñado para el barrio no es mejor que lo que había en la zona, como hace el que muestra cápsulas con la marca Triball con el lema "drogas de diseño" o el que hace decir a una mujer que podría ser también prostituta "Ella compra mi ropa, y tú, te acuestas conmigo... hipócritas".

Varias propuestas son fundamentalmente gráficas, como una que sólo muestra una urna funeraria con las cenizas de Madrid, otra en la que el Tío Sam apunta con el dedo y proclama "No seas trivial" o una más que presenta un juego del monopoli con las calles y las estaciones del barrio.

El triángulo que sirve de logotipo a Triball es utilizado de muchas formas: para cubrir el sexo de una mujer con el lema "Tapamos todo lo que te avergüenza" o clavado en una boca rota y sangrante o en la espalda de uno de los fusilados del cuadro de Goya.

También los hay con políticos, fundamentalmente del PP -Ruiz-Gallardón, Aguirre, Rajoy y Aznar- aunque también del PSOE -Zapatero, Barrionuevo, Corcuera y Vera-.

No pocos creadores han plasmado largas frases, como el que ha adaptado el famoso texto de Bertolt Brecht sobre la persecución de los judios: "Primero se llevaron a los yonquis. Pero a mí no me importó. Yo no era yonqui. Luego se llevaron a las putas. Y a mí no me importó. Yo no era puta. Enseguida vinieron por los vecinos. A mí no me importó porque tampoco era... Ahora me llevan a mí. Pero ya es demasiado tarde".

Uno de ellos ha escrito la definición de la "gentrificación" que denuncian los opositores a Triball: "proceso mediante el cual un área que ha sufrido una situación previa de abandono institucional experimenta un proceso de revalorización que conlleva la expulsión de sus habitantes tradicionales y su sustitución por habitantes de clase media alta".

Quizá el resumen de todos los carteles esté en la frase de uno de ellos: "Ni putas, ni proxenetas, ni yonquis, ni inmigrantes, ni panaderos, ni quiosqueros, ni racistas, ni vecinos, ni pensionistas, ni niños. Triball, en beneficio nuestro".
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.