www.madridiario.es
La mediación, opción en auge para resolver delitos cometidos por menores

La mediación, opción en auge para resolver delitos cometidos por menores

martes 27 de mayo de 2008, 00:00h
La búsqueda de la conciliación entre agresores y víctimas de delitos cometidos por menores ayuda a prevenir futuras infracciones, según los técnicos del Programa de Medidas Judiciales en Medio Abierto.
La eficacia de la mediación como vía extrajudicial para resolver los delitos cometidos por menores está demostrando su eficacia como medida educativa tanto para agresores como para víctimas. Así lo expuso este martes Rosa Pulido, mediadora de Asociación Centro Trama, que gestiona el programa de ejecución de medidas judiciales en medio abierto dependiente de la Agencia para la Reeducación y Reinserción del Menor Infractor (ARRMI).

Esta vía, que permite conciliar a víctima y agresor sin tener que pasar por un proceso judicial, se ejecuta en el marco de la Ley 5/2000 de Responsabilidad Penal del Menor. Parte de una concepción positiva de los conflictos, entendiéndolos como una experiencia de aprendizaje y, aunque no está indicada para todos los casos, cuando las circunstancias lo permiten sirve para conciliar los intereses de ambas partes y buscar fórmulas para reparar el perjuicio causado por el delito. "Incluso aunque no se alcance un acuerdo, se puede llegar a un mínimo acercamiento entre las partes de cara al proceso judicial", explicó Pulido.

Cuando se produce una denuncia cuyas circunstancias aconsejen la mediación, los técnicos se ponen en contacto con el menor y le plantean la posibilidad de acogerse a esta práctica. Si este acepta, se plantea lo mismo a la víctima y, en caso de que esté de acuerdo, se buscan fórmulas para reparar el daño, que pueden ir desde las disculpas por parte del agresor hasta la ejecución de prestaciones en beneficio de la comunidad o reparaciones a la víctima. "De esta forma, ambos pueden comunicarse y buscar fórmulas para resolver el conflicto", dijo Pulido. "Al infractor se le responsabiliza de sus actosy se le da la posibilidad de reparar el daño, extrayendo así algo positivo para el futuro y ejercitando el principio de intervención mínima recogido en la Ley del Menor", añadió.

Sin embargo, esta fórmula no es aplicable a todos los casos. "No es lo mismo intentarlo cuando un menor ha robado un móvil a un desconocido que en un caso de acoso continuado a lo largo del tiempo. En este último, puede que no sea buena idea reunir a ambos para dialogar", matizó Pulido.

Se trata, en definitiva, "de una herramienta todavía poco utilizada, pero que está demostrando una gran eficacia, porque no se limita a castigar el delito, sino que tiene un componente educativo. De esta forma, las conclusiones extraídas de la mediación serán tenidas en cuenta por el agresor cuando vuelva a encontrarse en una situación parecida", concluyó.

Pulido expuso estas conclusiones en el marco de las I Jornadas Profesionales sobre Estrategias de Intervención en Situaciones Emergentes, organizadas por Asociación Centro Trama en el Centro Juvenil Cerro de Vacas de Villa de Vallecas.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.