www.madridiario.es
La naturaleza al servicio del confort

La naturaleza al servicio del confort

Por Universidad Politécnica de Madrid
viernes 18 de abril de 2008, 00:00h
Existe una tendencia clara en la arquitectura moderna al uso de fachadas extensamente acristaladas. La motivación principal reside en su belleza desde el punto de vista arquitectónico y en la sensación de amplitud e iluminación que se consigue en el interior del edificio.
El uso de este tipo de fachadas, sin embargo, presenta serios inconvenientes en nuestras latitudes, como el exceso de energía que el sol introduce en los meses de verano. La ausencia de muros que puedan absorber la carga térmica ocasionada por la radiación solar hace que el interior del edificio se caliente en exceso, debiendo ser refrigerado mediante grandes instalaciones de aire acondicionado. A través de un cerramiento ligero y activo se puede mejorar la eficiencia energética de un edificio y ahorrar en refrigeración. Por otra parte, el nuevo Código Técnico de la Edificación se enfoca como un documento que permite la apertura del sector a mercados cada día más globales de productos de construcción y de los profesionales del sector. Además, supone una mayor apertura a la innovación que se justifica también por la consideración de que los conocimientos y la tecnología de la edificación están en continuo progreso, de tal forma que la normativa promueve la investigación y no dificulta el progreso tecnológico.

La empresa Intelliglass S.L. surge para explotar la patente “Cerramientos transparentes o translúcidos activos con capacidad de gestión energética” de la Universidad Politécnica de Madrid, que consiste en fabricar un acristalamiento ligero activo que facilite el uso de las fachadas de vidrio en zonas con veranos muy calurosos. Esta idea ha sido premiada en la competición ActuaUPM.

El acristalamiento, con una cámara de agua en circulación, intenta resolver los problemas anteriormente mencionados de los acristalamientos mediante la creación de nuevos elementos constructivos que resuelvan los siguientes aspectos de un edificio: definición de la envolvente interior y exterior; eliminación de la excesiva carga térmica ocasionada por el sol en verano y control de la iluminación interior. Los sistemas de oscurecimiento pasivos de fachada son sustituidos por un sistema más eficaz que permite en cada momento regular la entrada de luz natural según las necesidades de la actividad que se desarrolle en una sala.

“Queremos que los edificios no se conciban como contenedores estáticos de usos o personas, sino como elementos activos desde el punto de vista energético. A través de una piel activa e inteligente, el edificio se adapta y reacciona ante el medio externo en el que se ubica. Se puede calentar o refrigerar el edificio creando una envolvente isoterma. La capa de agua transporta, en el caso en que el cerramiento sea opaco al infrarrojo y al espectro visible, toda la energía que proviene del sol. Así se evita el excesivo gasto en aire acondicionado en verano y se mejora la sensación de confort en invierno”, indica Miguel Hermanns, fundador de Intelliglass socio.

Actualmente los esfuerzos de Intelliglass S.L. están dirigidos a encontrar vías de financiación para proceder a la fabricación en serie de sus diferentes productos. Ya se han realizado contactos con empresas fabricantes de vidrio y de perfilería de aluminio y se ha contactado con diferentes estudios de arquitectura que han mostrado su interés en construir sus proyectos con productos marca intelliglass.

“Otro objetivo de nuestra empresa es relacionar el ámbito de la investigación y la tecnología con el ámbito de los productos domésticos y cotidianos. Queremos que el producto que vamos a fabricar reúna disciplinas a menudo alejadas como la ingeniería y la arquitectura; el estudio del comportamiento de los fluidos y elementos arquitectónicos como las ventanas de un edificio”, según Miguel Hermanns.

De cara al futuro, Intelliglass pretende introducir sus productos en el mercado de la construcción con la base tecnológica ya desarrollada. Pero siguen abiertas varias líneas de investigación en el ámbito del comportamiento de los fluidos y que tienen que ver con la regulación de la iluminación interior de los edificios. Esto permitirá cubrir todo tipo de cerramientos de un proyecto, desde fachadas acristaladas, ventanas, cubiertas, tabiques interiores y hasta falsos techos.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios