www.madridiario.es
Tiempo para vivir

Tiempo para vivir

jueves 06 de diciembre de 2007, 00:00h
En pleno “superpuente” de diciembre, el más largo del año y el más esperado por muchas familias, salta a la vista un dato preocupante: habrá colegios abiertos el viernes para recibir a aquellos niños cuyos padres trabajen y no tengan dónde dejarles. Algo más de 300 plazas se han habilitado en la capital para este fin, en los distritos de Chamartín, Fuencarral-El Pardo y Puente de Vallecas. Allí podrán permanecer los niños de 7.30 de la mañana a 15.30 de la tarde. La crítica no es a la iniciativa municipal, que seguro habrá solucionado un serio problema para muchos padres. Pero es inevitable hacer una reflexión sobre la vida que llevamos y, sobre todo, que hacemos llevar a nuestros pequeños.

El mundo laboral ha evolucionado en los últimos años, casi de manera imperceptible, y tiende cada vez más hacia jornadas talla XXL. Las empresas exigen mucho, siempre una vuelta de rosca más; la competitividad es la bandera en la que se envuelven exigencias cada vez mayores para los empleados. No sólo hay que hacerlo bien: hay que ser el mejor, so pena de quedar apartado o de ser sustituido por alguien más joven, más dispuesto, y casi siempre más barato. Hemos pasado de una vida –la de nuestros padres- en la que con el único sueldo del cabeza de familia se podía vivir, a una sociedad en la que son los dos miembros de la pareja los que trabajan, y aún así alcanzan con dificultad el fin de mes. Bien es verdad que nos hemos creado necesidades que antes no existían, que las condiciones de vida y las comodidades de las que nos rodeamos son muy diferentes. Pero también lo es que el estado del bienestar nos está costando sangre, sudor y lágrimas.

Y eso también tiene una traslación directa a la vida de nuestros hijos, obligados en ocasiones a horarios de locura para adaptarse a la vida laboral de sus padres: madrugones, permanencias en el cole, actividades extraescolares que prolongan aún más la jornada, y vuelta a clase en vacaciones de verano, Semana Santa y Navidades. La vida adulta ya es bastante dura; no hagamos que los niños caigan en ella antes de lo imprescindible. Y a ver si esa comisión nacional para la racionalizacion de los horarios laborales consigue finalmente que los mayores también recuperemos un poco de tiempo. Más que nada, para vivir. 

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios