www.madridiario.es

La tendencia al alza del sector del cigarrillo electrónico en España

martes 28 de abril de 2020, 12:56h
Hablar del cigarro electronico hoy día es hacer referencia a una de las principales alternativas a la que recurren los fumadores tradicionales para dejar de fumar.
La tendencia al alza del sector del cigarrillo electrónico en España
Ampliar

Pero no solo eso, el vapeo es también un hábito más que define una personalidad, incluso un estilo de vida. Se trata de una experiencia que muchas personas han introducido en su rutina como un componente más de su carácter, de su forma de expresar al mundo cómo son y qué les gusta.

Lo cierto es que a día de hoy la oferta de cigarrillos electrónicos es amplia y variada, y existen tiendas online donde hacerse con todo tipo de dispositivos para disfrutar del vapeo. Una de ellas es Bazardelvapeo.com, donde también es posible encontrar aromas de diferentes sabores y todos aquellos accesorios necesarios que convierten el vaping en una experiencia plena. Precisamente, es la variedad en este tipo de elementos lo que enriquece a una industria ya consolidada en España y en gran parte del mundo.

Sin ir más lejos, los datos son claros y contundentes: en nuestro país, durante todo 2019, el sector del cigarrillo electrónico alcanzó una facturación superior a los 90 millones euros. Se trata de una cifra importante si se tiene en cuenta que, pese a que cada vez hay más vapeadores en España, los índices son bajos con respecto a otros países del territorio europeo. Es un sector que ya ha asentado unas bases firmes y que muestra un alto potencial de cara al futuro.

¿Qué es realmente un cigarrillo electrónico?

Para entender el auge del vapeo conviene saber antes qué es exactamente un cigarrillo electrónico y por qué cada vez más gente se interesa por este hábito. El origen del cigarro electrónico tiene lugar en china, a comienzos del siglo XXI, donde se creó para imitar al máximo al cigarro tradicional como herramienta para, poco a poco, dejar de fumar. En esencia, es un dispositivo que cuenta con una batería que le proporciona energía, y una serie de mecanismos que le permiten producir el vapor que se inhala y luego se expulsa.

Esto dispositivos, con el paso del tiempo, ganaron fama, hasta el punto de que su utilidad para dejar de fumar dejó de ser el único objetivo, puesto que la sociedad pasó a considerarlos también como producto de consumo habitual. Con esta tendencia llegó también un proceso de sofisticación tanto de los dispositivos como de los accesorios. Cigarrillos electrónicos de diferentes formas, cilíndricos, con forma de pipa, como prismas, e incluso aromas de todo tipo: dulces, a frutados, exóticos...

Bajo otros nombres como e-cig o vapeador, el cigarro electrónico es hoy un producto de uso creciente en España y cuya tendencia prima el consumo por el placer. Inhalar para disfrutar del sabor de un aroma específico para después expulsar una bocanada de vapor denso y característico.

¿Cuál es la situación del mercado actual del cigarrillo electrónico?

La popularidad del vapeo en nuestro país sigue al alza, tanto que a día de hoy los datos estiman que más de 600.000 españoles utilizan con regularidad un cigarrillo electrónico. Es un cifra que supone un 25% que en 2018, lo que demuestra que los e-cig han llegado para quedarse. De hecho, cada vez es más común encontrar establecimientos físicos especializados en el vaper, por no mencionar el gran abanico de tiendas online que existe en Internet para hacerse con dispositivos de última tecnología, todos los accesorios y los aromas más exclusivos.

Cabe reseñar que existen dos tendencias que predominan entre las personas que vapean a diario. Por un lado, están aquellos que han integrado este hábito en su forma y estilo de vida, y lo conciben incluso dentro de un contexto de ocio, a solas o acompañados. Y por el otro, están aquellos fumadores de tabaco tradicional que quieren dejar de fumar y ven en el cigarrillo electrónico una puerta de salida.

En este sentido, existe una corriente que asevera que el vapeo es menos perjudicial para la salud que el tabaco, aunque las autoridades sanitarias advierten que no existe prueba científica que ampare esta afirmación. En cualquier caso, pese a las diferencias de opinión, el cigarrillo electrónico es ya un elemento presente en nuestra sociedad que gana adeptos cada día.

El cigarrillo electrónico en otros países: el caso de Reino Unido

Llama poderosamente la atención el diferente trato que existe sobre el vapeo en otras naciones. Sin ir más lejos, Reino Unido tiene una postura contraria a la española, puesto que allí se incentiva la utilización de los cigarrillos electrónicos como medida para abandonar el consumo de tabaco. Es más, las autoridades sanitarias británicas insisten en que los e-cig conllevan consecuencias menos nocivas para el organismo que los cigarros tradicionales y que, por ello, su validez como vía para dejar de fumar está completamente contrastada.

De hecho, el Gobierno de Reino Unido se ampara en los datos para sostener esta afirmación: según sus registros, un 65% de los fumadores que optaron por los cigarrillos electrónicos consiguieron dejar de fumar con éxito. Esta es la prueba sobre la que basan su mensaje de apoyo sobre el sector del vapeo.

En cualquier caso, la tendencia al alza de la industria del cigarro electrónico despierta posturas encontradas desde el punto de vista sanitario en diferentes países, pero lo cierto es que los consumidores han acogido este tipo de dispositivos de buen grado. Vapear, hoy día, es algo más que un método para dejar de fumar, es una forma de disfrute personal y de expresarse al resto del mundo.