www.madridiario.es
Obras en el polideportivo José María Cagigal.
Ampliar
Obras en el polideportivo José María Cagigal. (Foto: Chema Barroso)

Críticas de "favoritismo" hacia Argüelles al cancelarse la biblioteca del polideportivo Cagigal

viernes 28 de febrero de 2020, 07:00h

El punto de lectura previsto en el polideportivo municipal José María Cagigal, en el barrio de Casa de Campo, no se materializará. El actual Ejecutivo ha eliminado la construcción de esta biblioteca del proyecto de reforma de esta infraestructura, diseñado en la anterior legislatura y en ejecución en la actualidad. El Ayuntamiento de Madrid ha alegado motivos "técnicos" para suspender esta dotación, pero los vecinos intuyen otras razones.

La Junta de Moncloa-Aravaca, que preside Loreto Sordo, ha anunciado la apertura de una nueva biblioteca en Argüelles, el único barrio del distrito que ya cuenta con una: la José Acuña, perteneciente a la red de bibliotecas públicas de la Comunidad. Una determinación que cuestiona la Asociación de Vecinos Manzanares-Casa de Campo. "La quieren colocar allí y nos la quitan a nosotros", señala Alberto Sánchez, su presidente. La proliferación de campus de centros universitarios privados en esa zona podría estar detrás de esta decisión, advierten: "Pretenden ampliar los servicios para esas universidades".

El vecindario tampoco descarta que la cancelación del punto de lectura responda a una cuestión de "caladero de votos". "Nuestro barrio es más pequeño y el voto aquí es más disperso", indican. En todo caso, aseguran que preparan "movilizaciones" para que esta demanda histórica de los residentes no caiga en saco roto. La próxima semana trasladarán su oposición a los planes del Consistorio en el Pleno de Distrito.

Por su parte, fuentes consistoriales explican a Madridiario que la normativa municipal les impide incluir esta dotación en el edificio al carecer de entrada independiente. El emplazamiento de la nueva biblioteca estaba previsto en la segunda planta y "al no ser posible un acceso libre" no se garantizaría su uso y disfrute por parte de quienes no sean usuarios del centro deportivo. Por ello, la Junta de Distrito "está buscando otra ubicación" en el mismo barrio que posibilite que "esté abierta a todos los vecinos". Por el momento, se desconoce las alternativas que barajan.

Raquel Rodríguez, técnica de urbanismo durante el mandato de Ahora Madrid, explica a este medio que se aprovechó la obra del polideportivo para incluir el punto de lectura en su interior porque "no había más suelo disponible" en la zona que pudiera acoger este servicio. El equipo de Gobierno de Manuela Carmena propuso también dotar a Aravaca, en el mismo distrito, de una biblioteca. La misma se habría instalado en el cenrtro de mayores de dicho barrio, que se trasladará en breve a otro local.

Las obras, a paso lento

Asimismo, la asociación vecinal traslada su preocupación ante el lento avance de la rehabilitación del propio polideportivo, cuyos trabajos de mejora se remontan a marzo de 2017. El Cagigal se cerró al público en esa fecha por las filtraciones que presentaba, un problema al que se sumó después el "riesgo de derrumbe del salón de actos", indica Alberto Sánchez. La primera valoración de los daños resultó "errónea" y la dimensión de la operación creció de forma exponencial. "Cuando entraron, vieron que no había que parchear, sino demoler", detalla el representante de los vecinos.

Los retrasos en la obra han sido continuos, relatan, y han provocado que este complejo deportivo que da servicio a una población potencial de unas 10.000 personas lleve tres años clausurado. "Nos hemos quedado sin una instalación de referencia sin que la administración ni la empresa contratista se hayan responsabilizado", se quejan. Desde el Ayuntamiento achacan estas demoras en el inicio de los trabajos a la etapa anterior, bajo mandato de Manuela Carmena, y afirman que los tiempos marcados se cumplirán.

De ser así, la piscina al aire libre abrirá sus puertas este verano, después de tres periodos estivales sin actividad, y las instalaciones cubiertas se estrenarán en septiembre. Sin embargo, en Casa de Campo se muestran "escépticos" con estos plazos. Desde la asociación piden que se ajusten a los mismos porque la problemática con el transporte que también padecen les dificulta el poder desplazarse hasta otros espacios culturales o deportivos mientras arreglan el suyo. "Algunos vecinos tienen la estación de Metro más cercana a 25 minutos", lamenta Alberto Sánchez.

Un espacio dañado por "dejadez en el mantenimiento"

El polideportivo José María Cagigal se levantó hace 50 años, en 1969, y hasta su cierre contaba con una piscina al aire libre, otra cubierta, cinco pistas de tenis y un gimnasio, entre otros servicios. Su deterioro comenzó, como relataron los residentes en el barrio a Madridiario el pasado verano, cuando la propiedad del centro pasó de la Comunidad al Ayuntamiento en 1987. Se inició entonces una "dejadez en las labores de mantenimiento" que derivaron en pequeñas averías. En 2017, la Alcaldía lo incluyó en su plan de remodelación de las infraestructuras deportivas de la ciudad y, después de optar por derribar la edificación casi por completo, la maquinaria aún sigue en la parcela.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

2 comentarios