www.madridiario.es

La sanidad madrileña bajo diagnóstico

jueves 31 de enero de 2019, 08:33h

Participación, control y transparencia deben ser los tres pilares en los que se base la sanidad pública madrileña.

Si en algún sector estamos sufriendo opacidad informativa del Gobierno regional, ese es el de Sanidad. No existen datos sobre la sanidad madrileña. Esta opacidad informativa es parte fundamental de la complicidad del Partido Popular con la privatización de este sector. El tsunami privatizador emprendido por Esperanza Aguirre y su heredero Ignacio González pudo frenarse gracias a la lucha, a la defensa numantina, emprendida por la sociedad civil y en la que las Comisiones Obreras ha sido y es actor principal.

En este contexto, junto a la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública, las Comisiones Obreras de Madrid, a través de su Federación regional de Sanidad y la Secretaría de Política Social y Diversidad hemos elaborado un amplio informe que cubra la opacidad gubernamental.

En este denso trabajo, de recomendable lectura para todos los profesionales del sector sociosanitario desgranamos hechos determinantes para la salud, indicadores del nivel de salud, la legislación relativa a estos escenarios, el proceso de privatización, la financiación y el gasto, los recursos sanitarios (en atención primaria, especializada, salud mental, sexual y reproductiva, privada). Asimismo analizamos la cobertura sanitaria, los resultados del sistema y la política farmacéutica.

Con este profundo diagnóstico hemos elaborado una serie de recomendaciones, concretamente dieciocho, que iniciamos, precisamente con la necesidad de transparencia para lo que estimamos necesaria una web, que ofrezca información actualizada de todos los aspectos relacionados con la salud y el sistema sanitario de la Comunidad.

Asimismo, consideramos fundamental la redacción de una nueva Ley de Ordenación Sanitaria que sustituya a la actual LOSCAM de 2001, que acabe con las derivas privatizadoras, refuerce el sistema público, recupere las áreas de salud, garantice la universidad y la accesibilidad de la atención sanitaria, impulse la Salud Pública y la participación efectiva de profesionales y ciudadanía.

Además es imprescindible y urgente la elaboración de un Plan de Salud de la Comunidad de Madrid que establezca objetivos de salud para toda la población, porque se da la circunstancia de que dos millones de madrileños cuentan ya con algún seguro privado, lo que suponen 1.600 millones de euros.

Y este plan requiere de un presupuesto sanitario suficiente, que alcance al menos los 9.119 millones de euros, promedio de los presupuestos de las comunidades autónomas. También hay que impulsar la Atención Primaria, aumentando las plantillas en al menos 500 profesionales médicos, 2.000 de enfermería y 600 profesionales administrativos.

En esta línea hay que aumentar el número de camas de manera significativa. Sin embargo, se echan de menos instrumentos de participación social para que haya control y transparencia sobre el sistema sanitario, algo que la Administración regional trata de eludir de forma deliberada.

También consideramos necesaria la realización de un Plan de Infraestructuras y Equipamiento de la Comunidad de Madrid que debe aprobarse en la Asamblea de Madrid y en el que debe de potenciarse la Sanidad pública. Un plan que diagnostique el estado lamentable de muchas instalaciones.

Hay que aprovechar los recursos tecnológicos de la sanidad pública y eliminar las derivaciones a los centros privados, que deben tener un papel complementario del sistema público; así como acabar con las privatizaciones e iniciar un proceso de recuperación de los centros privatizados, empezando por no renovar las concesiones realizadas a las empresas privadas.

Resaltar también que para las Comisiones Obreras es necesario un control riguroso del gasto farmacéutico y garantizar la formación continuada de los profesionales, por lo que debe recuperarse la agencia de formación de la Comunidad de Madrid.

Consideramos imprescindible desarrollar servicios esenciales que hoy tienen grandes carencias, como la salud mental, los cuidados paliativos, los programas de salud sexual y reproductiva, la salud bucodental, la atención a pacientes con enfermedades raras, la atención domiciliaria y la fisioterapia.

Hay que retomar e insistir en la educación sexual y reproductiva entre los más jóvenes para evitar embarazos no deseados y enfermedades de transmisión sexual, porque a día de hoy, la pornografía de fácil acceso por las nuevas tecnologías se están convirtiendo en el lugar de enseñanza de sexualidad. Esto último también implica una mayor facilidad de acceso a los anticonceptivos hormonales.

Como sindicato además, tenemos que hacer hincapié en una nueva política de personal, porque aunque se está avanzando no se ha recuperado todos los puestos de trabajo perdidos en la crisis, a lo que hay que sumar las próximas jubilaciones.

Todo ello debe suponer la creación de un instrumento de participación regional, porque de forma deliberada se está impidiendo a la ciudadanía participar a través de sus representantes políticos y sociales. Y con ello, vuelvo a los tres conceptos con los que iniciaba este artículo: participación, control y transparencia que se reflejen en un informe anual de carácter sociosanitario y que sea un instrumento de trabajo al servicio del interés general, al servicio del derecho fundamental a una sanidad pública de calidad.

Jaime Cedrún
Secretario general de CCOO de Madrid

Jaime Cedrún

Secretario general de CCOO Madrid

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.