www.madridiario.es

Mitos alimenticios alrededor de los tatuajes y demás consejos para mejorar la apariencia

lunes 05 de noviembre de 2018, 10:37h
Existen muchos mitos y verdades sobre la salud, pero lamentablemente parece que los mitos están ganando la batalla y es deber de quienes manejan la información correctamente revelar cuáles son los errores y por qué.
Mitos alimenticios alrededor de los tatuajes y demás consejos para mejorar la apariencia
Ampliar

Uno de los mitos que más se difunden, incluso hasta en páginas web, es sobre lo que supuestamente no se debe comer antes y después de hacerse un tatuaje. Realmente se desconoce de dónde se crearon esas historias que relacionan la comida con la aplicación de tinta en la piel, aunque algunos de esos mitos pudieran tener algo de lógica pero se ha comprobado que son totalmente falsos.

¿Hora de hacerse un tatuaje?

Ahora bien, sí hay algunas recomendaciones sobre ciertos alimentos beneficiosos que deberían ser consumidos antes de hacerse un tatuaje y para eso sí hay buenas razones.

Por ejemplo, se recomienda consumir una alimentación balanceada, sobre todo que contengan vitamina C y K, porque la vitamina C potencia el sistema inmunológico para prevenir cualquier infección posterior al tatuaje, mientras que la vitamina K ayuda al proceso de coagulación y cicatrización de las heridas.

La vitamina C principalmente se puede conseguir en los frutos cítricos, mientras que la vitamina K se obtiene en hortalizas de hojas verdes (espinacas, lechugas, brócoli, col, etcétera).

Posterior al tatuaje, los principales cuidados están relacionados con la piel y la zona tatuada, pero no hay mayores complicaciones en cuanto a la alimentación.

Ya se dijo que es falso que no se pueda comer carne de cerdo tras hacerse un tatuaje, porque supuestamente las heridas se infectan con cualquier bacteria que tenga la carne. Esto no tiene sentido, ya que la carne está siendo digerida y la piel es un órgano externo, si esto fuese cierto entonces todos los que consumen carne de cerdo correrían peligro al hacerse una herida.

Otro mito es que no se deben consumir bebidas alcohólicas, porque la sangre se vuelve densa y no favorece la cicatrización, lo cual tampoco es cierto.

Hay más consejos aquí sobre cuáles son los cuidados que deben hacerse en torno a los tatuajes, muy en especial lo que no hay que hacer luego de tatuarse y cómo mantenerlos en buenas condiciones por muchos años.

El Omega 3 como fuente de vida

Lo que sí es muy cierto es que el Omega 3 es uno de los componentes que todos deben consumir, no importa si se tienen o no tatuajes, porque realmente el Omega 3 es fuente de vida y ayudan a la regeneración de la piel, por lo que es muy recomendado para quienes se hayan hecho un tatuaje.

El Omega 3 forma parte de los ácidos grasos poliinsaturados que está presente en alimentos como pescados, mariscos, nueces y aceite de soja, pero también se puede comprar Omega 3 en forma de cápsulas, que son una manera rápida y fácil de complementar la dieta balanceada.

Y si además de hacerse un tatuaje y consumir Omega 3, ¿por qué no contratar los servicios de un buen entrenador personal Madrid? Muchos no se han atrevido a contratar los servicios de un entrenador porque piensan que son muy caros, pero en realidad los precios varían, ya que hay muchos personal trainers hoy en día, así que los precios pudieran costar de 80 a 100€ la hora hasta precios que son casi regalados.

Y ya que se están haciendo retoques para verse bien físicamente, entonces esta es la mejor oportunidad para hacerse una rinoplastia por ultrasonidos para acabar de una sentada con todos los complejos que podamos tener.

Y es que muchas personas no están conformes con la apariencia la nariz, pero no pueden pagar una cirugía plástica, además de los grandes riesgos e incomodidades que tiene este tipo de operaciones, pero hay un método que está revolucionando la estética y es la rinoplastia por ultrasonidos.

La rinoplastia por ultrasonidos consiste en el moldeamiento de la nariz a través del ultrasonido, con una tecnología similar a la que se usa en las cirugías cerebrales, con la cual se evitan las fracturas de los huesos que se realizan en las rinoplastias tradicionales. De esta manera, el médico realiza una intervención menos traumática y la recuperación es muy rápida.

Entonces y ante un cambio de look vale la pena hacer todo el trabajo completo. Después de hacerse un tatuaje, lo que viene es seguir haciendo cambios para mejorar la apariencia física, como una buena ingesta de Omega 3, ponerse en forma con el apoyo de un entrenador personalizado y hasta hacerse una rinoplastia por ultrasonidos.

Los resultados saltarán a la vista.