www.madridiario.es

Cristina Cifuentes en tiempos revueltos

Por Ángel del Río
lunes 13 de abril de 2015, 10:47h

Dicen que la Delegación del Gobierno en Madrid puede ser una pasión para un político de raza, pero también una pasión con su vía crucis y su calvario, porque es el escenario por donde pasa la conflictividad social local y nacional. Cristina Cifuentes ha pasado tres años como delgada, y ha coincidido con una de las épocas más difíciles, porque la intensidad política en general, se ha visto alentada por una situación de crisis que ha generado alteraciones sociales que se han vivido en la calle, y en algunos casos, de forma virulenta. Cifuentes vivió como delegada del Gobierno los últimos coletazos del movimiento 15-M, incluso se infiltró en una de las asambleas de este colectivo para conocer in situ sus reivindicaciones y la forma de expresarlas. Tuvo que asumir las acciones preventivas para aguantar el movimiento 'Rodea el Congreso', la 'Marcha negra de los mineros', la de 'Dignidad', el fenómeno radical de los 'escraches' y hasta la parte policial de la aciaga noche del Madrid Arena. 

Cristina Cifuentes llevó con dignidad y eficacia esos retos sobrevenidos por sorpresa, donde la radicalidad, en muchos casos la violencia, y en todos la perturbación del orden público, fueron pruebas muy duras donde las soluciones no eran fáciles. Y mientras en líneas generales se valoraba positivamente la forma en que hizo frente a tanta carga, tuvo que sufrir fuego amigo, incomprensiones dentro de su propio partido, porque a veces el enemigo más hostil está dentro. Y en medio de estas circunstancias, en el plano personal, tuvo que sobrevivir a un grave accidente de moto, que a punto estuvo de costarle la vida, y del que salió reforzada en su espíritu inquebrantable de superación. Durante su etapa se batió el récord de manifestaciones en Madrid, con más de 11.600. En el capítulo de la delincuencia común, su gestión hay que valorarla muy positivamente, y deja un 14 por ciento menos de delincuencia. Cifuentes pasó de ser una diputada regional, con amplia experiencia en la Asamblea, a ser una persona mediática, muy valorada, y en esto siempre tiene gran importancia la persona que te acompaña en ese viaje mediático, en este caso, su jefa de prensa, Marisa González. Ahora, la ya ex delegada, tiene un nuevo y difícil reto: convertirse en presidenta de la Comunidad de Madrid.

Ángel del Río

Ángel del Río

Cronista Oficial de Madrid y Getafe

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios