www.madridiario.es

Aguirre reedita 'Amanece, que no es poco'

viernes 14 de noviembre de 2014, 10:25h

El alcalde de Collado Villalba, un chico del PP, salió un día de su despacho esposado por agentes de la Guardia Civil por su presunta implicación en un caso de corrupción conocido como Operación Púnica, en el que aparecen pringados más cargos públicos y empresarios. El detenido pagó una fianza y no pasó a dependencias carcelarias. La presidenta del PP de Madrid, Esperanza Aguirre, echó a los supuestos golfos y pueblos como el del primer edil de Collado Villalba quedaron sin alcaldes. Tuvo Aguirre la feliz idea de hacer exámenes a las personas elegidas por ella misma para sustituir al presunto ladrón al frente de la Alcaldía. Un grupo de elegidos por Aguirre dedicados a interrogar a la persona elegida por la presidenta del partido para descubrir inclinaciones raras o predisposiciones al robo o a la colocación de amigos y familiares en el Ayuntamiento.

Acudí al primer interrogatorio protagonizado por Mariola Vargas, médico que se afilió al PP en 2007, cuando fue colocada en la lista electoral y entró de edil, y que es la elegida para sustituir al alcalde imputado por corrupción. Aclaró que su marido se dedica a rehabilitar fachadas, pero sólo particulares, no de edificios públicos. Se mostró capaz de ser alcaldesa porque tiene capacidad para reaccionar antes situaciones delicadas por su experiencia laboral en servicios de urgencia. Le preguntaron compañeros de partidos que repetían las preguntas para dejar constancia de la pureza y honradez de la interrogada, como queriendo, en calidad de examinadores, que la examinada aprobase con facilidad. La doctora Vargas aclaró que la corrupción no va con ella y consideró que esto de robar aprovechándose del cargo es una cuestión "personal como beber cerveza o vino y mi forma de ser no es esa".

Enfrente de los interrogadores y la interrogada, un nutrido grupo de periodistas. Yo entre ellos. De pronto, la mente se me escapó de la sala donde se celebraba esta prueba de evaluación y se marchó a otro sitio lejano en el espacio y en el tiempo. Me sentí, sin necesidad de fumarme un buen porrito de marihuana, un actor más de 'Amanece, que no es poco', aquella maravillosa película de finales de los años 80 del siglo XX considerada por los entendidos como un filme "coral de humor absurdo, con un guión surrealista repleto de situaciones de humor delirante". Aparecen personajes como Ngué Ndomo, negro de toda la vida y cuya presencia delante de su madre blanca provoca un susto enorme a su progenitora por el color de su piel; Bruno, el escritor argentino que plagia a Faulkner; Carmelo, el borracho con impotencia coeundi; el padre del joven ingeniero español que trabaja en la Universidad de Oklahoma y regresa a España para disfrutar en su compañía de un año sabático y le dice que un hombre en la cama siempre es un hombre en la cama aunque el contrario sea el hijo.

Todo es mágico, maravilloso y alucinante en la película dirigida y escrita por José Luis Cuerda, y el interrogatorio de la candidata del PP me pareció una reedición de 'Amanece, que no es poco'. Esperanza Aguirre intentó ser noticia con su ingeniosa idea y ofrecerla como medida contra la corrupción. Todo fue surrealista y menos mal que la imaginación me ayudó a sentirme un actor de película en vez de un memo tomando nota de preguntas y respuestas que sólo me sirvieron para escribir este artículo.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios