www.madridiario.es

Crónica del concierto de Extremoduro en el Auditorio Miguel Ríos de Rivas Vaciamadrid.

Extremoduro.
Extremoduro.

El verdadero rey es el de Extremadura

domingo 22 de junio de 2014, 04:08h
Y entonces recuerdas la primera vez que con 14 años abriste el libro de Miguel Hernández que permanecía escondido en la estantería de tus padres. O aquel verano en el pueblo en el que te grabaste a escondidas todos los cassettes de AC/DC de tu tío rockero. O esa ocasión en la que te sorprendiste buscando Plasencia en el mapa político de la península ibérica. Todo eso le debemos a Extremoduro: poesía, rock. Libertad.

La corona no es algo que se herede ni se pregunte. La corona la concede el pueblo en clamores unánimes y éste ya hace mucho que eligió al Robe para ocupar el trono del rock de este país. 

Un rey que mantiene la legitimidad de su reinado porque, cuando las cosas salen como salieron este sábado, es capaz de provocar excitaciones mentales cercanas a la locura que convierten a los sujetos en versos libres flotando errantes en la habitación de sus adolescencias. 

Y es que, mientras el concierto de anoche crecía, los políticos, las corbatas, los jefes, las facturas o las horas alienantes en el Metro se hacían más y más pequeñas. Al tiempo, cada alma robada en la platea de Rivas Vaciamadrid reconocía, quizá sin saberlo, las cosas verdaderamente importantes de la vida: los besos húmedos, el olor a tierra mojada, las carreras de bicicletas.

Pasado, presente y futuro de Extremoduro. Lo que un día fueron, lo que ahora son y lo que van a ser, relatado sin complejos, sirvió de hilo conductor para un recital aderezado con regalos y guiños: canciones inéditas, poemas redentores o geniales homenajes a los instrumentos. 

Es decir, una noche de esas que acuden frecuentemente al recuerdo. Viva el rey. 

 

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios