www.madridiario.es
Jovenes haciendo botellón.
Jovenes haciendo botellón.

Uno de cada 10 menores sale de fiesta tres o más noches por semana

viernes 16 de mayo de 2014, 12:43h

La Agencia Antidroga de la Comunidad de Madrid ha elaborado un informe sobre el consumo de drogas en estudiantes de Secundaria de entre 14 y 18 años, que desvela que más del 50 por ciento de jóvenes llega a su casa más tarde de las 2 de la madrugada tras salir de fiesta el fin de semana y que el 44 por ciento de los estudiantes que consumen cánnabis repite curso, frente al 29,1 por ciento que lo hace sin consumir.

La encuesta se ha realizado a 3.250 estudiantes madrileños de entre 14 y 18 años de 166 aulas de 81 centros de enseñanza. Según este informe, un 23,5 por ciento de los jóvenes regresa a casa tras salir de fiesta entre las 4 y las 8 de la mañana, algo que aumenta el riesgo del consumo de drogas.

Una de las novedades del estudio ha sido el análisis de los horarios de ocio nocturno de los menores de entre 14 y 18 años. En este sentido, más del 30 por ciento afirma que salen de una a tres noches al mes, un 15 por ciento sostiene que es una vez a la semana y otro 15 por ciento dos noches a la semana y casi un 10 por ciento tres o más noches a la semana.

Un 25 por ciento de los encuestados afirma que sus padres no saben dónde están ni con quién salen por la noche y el 60 por ciento considera que no recibe normas claras sobre lo que puede hacer fuera de casa. El estudio remarca que los consumidores de sustancias ilegales presenta una mayor frecuencia de salidas nocturnas y de regreso a su domicilio tarde.

Otra de las conclusiones del estudio es que el alcohol se mantiene como la sustancia más consumida entre los jóvenes, dado que el 72,1 por ciento afirma que han consumido bebidas alcoholicas en los últimos 30 días, siendo mayor entre las mujeres (73,5 por ciento) que en los hombres (70,6 por ciento). La directora gerente de la Agencia Antidroga, Almudena Pérez, ha recalcado que el porcentaje de la Comunidad es inferior a la media nacional pero que el consumo de alcohol ha experimentado un aumento de casi 20 puntos en la región desde 2006.

Pérez ha relatado que las borracheras se han reducido respecto a la última encuesta (2010) del 35,3 por ciento al 29,1 por ciento, aunque es superior a los niveles de 2006, cuando la proporción era del 25,7 por ciento. Además, los jóvenes consumen preferentemente copas (56,5 por ciento) y cervezas (46,6 por ciento) y adquieren principalmente alcohol en supermercados (64,4 por ciento) y en bares (48,6 por ciento). La mayoría lo ingieren en espacios abiertos (64,8 por ciento) y en bares (55,8 por ciento), en domicilios de otros (51 por ciento) y en discotecas (43,2 por ciento).

Tras el alcohol, el tabaco se sitúa en segundo lugar de prevalencia entre los jóvenes con un 31,3 por ciento (tasa por encima de la media nacional), seguido del cánnabis con el 16,9 por ciento, los hipnosedantes (antidepresivos o ansiolíticos) con el 7,3 por ciento, la cocaína (1,6 por ciento), los alucinógenos (1,3 por ciento) y el éxtasis (1 por ciento).

Respecto a las drogas ilegales consumidas por estudiantes entre 14 y 18 años, el cánnabis se coloca en primer lugar, seguida por la cocaína y los alucinógenos. Destaca en cuarto lugar las 'setas mágicas', una droga emergente con el 3,3 por ciento y el 'spice', con el 1,3 por ciento.

En el caso del cánnabis, los jóvenes varones de 18 años admiten que su consumo alcanza casi el 30 por ciento y un 20,3 por ciento admite que ha consumido alcohol y cánabis de forma conjunta los últimos 12 meses. La encuesta también remarca que el porcentaje de los que pasan curso y fuman esta sustancia es del 55,6 por ciento, frente al 70,9 por ciento respecto a los que no fuman.

El consejero de Sanidad, Javier Rodríguez, ha indicado que el bajo rendimiento escolar por consumo de drogas se relaciona también con las salidas nocturnas y la posterior sensación de cansancio a la hora de estudiar.

Respecto al consumo con amigos, el 52,7 por ciento han tomado bebidas alcohólicas y un 26,6 por ciento asegura que se ha emborrachado, un 31,5 por ciento sostiene que ha fumado tabaco, un 12,8 por ciento asevera que ha fumado cánnabis y un 2,1 por ciento afirma que ha consumido cocaína.

En cuanto a la percepción de riesgo, el 45,8 por ciento entiende que la ingesta masiva de alcohol (más de cinco copas) es la conducta menos problemática, según ha apuntado la directora de la Agencia Antidroga. Por otro lado, de forma genérica aumenta la sensación de riesgo sobre el consumo de sustancias (salvo el alcohol) y la heroína, cocaína y éxtasis son las sustancias consideradas más problemáticas por el 87 por ciento de los escolares.

Rodríguez ha indicado que pese a las campañas informativas y la legislación para prevenir el consumo, no se reduce el consumo de sustancias como el alcohol entre los estudiantes y ha comentado que toda la sociedad debe implicarse más a la hora de fomentar que fenómenos como el botellón sean considerados de forma negativa por los jóvenes. "No podemos obligar al padre a encerrar a su hijo pero el papel de la familia es muy importante en horarios", ha aseverado Rodríguez en referencia a los datos sobre salidas nocturnas de los estudiantes.

El consejero ha relatado varios de los programas de prevención de drogodependencia en adolescentes, como el denominado 'Protegiéndote' que llega a 45.000 alumnos al año o el conocido como '+Familia', centrado en el ámbito escolar y que ha beneficiado a 11.357 padres y se tiene como objetivo llegar a otros 4.000 padres hasta 2016. El Servicio Itinerante de Prevención de las Adiciones, denominado 'Drogas o Tú' ha ofrecido información a más de 190.345 madrileños.

Vea aquí el estudio realizado por la Agencia Antidroga

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.