www.madridiario.es

Nuevas ilusiones

jueves 20 de febrero de 2014, 15:33h

 Mucha gente dice que a los jóvenes no nos interesa la política, que la aborrecemos, que sentimos un gran desafecto hacia ella porque pensamos que es verdad aquello de que "las cosas son como son y no se pueden cambiar". Siempre he estado en contra de esa frase. Si las cosas son como son, y están mal, es entonces cuando por obligación se deben cambiar.

Y es que nos encontramos ante tiempos difíciles que requieren la toma de decisiones comprometidas que cambien lo que ha fallado durante años y que renueven el funcionamiento del sistema, haciéndolo más efectivo y eficiente. El "más con menos" es posible, más servicios de calidad a nuestros ciudadanos al menor gasto posible. Y es que ya sabemos en este país lo que viene después de las vacas gordas y de los gastos desorbitados...

Junto a este cambio de mentalidad, hay que volver a ilusionar a la gente haciéndola creer en los políticos. Y para ello, uno por uno tenemos que empezar a decir que nos avergüenzan los escándalos de corrupción que tanto en partidos políticos como en sindicatos existen. Son ellos, esos garbanzos negros, los que deben de ser apartados con rapidez de la política y así no dejar que el político honrado (la inmensa mayoría) pague los platos rotos y se lleve el descrédito del ciudadano por culpa de aquel que entendió la política como una herramienta para servir, simplemente, a sus propios intereses.

Siguiendo con aquello de cambiar las cosas, también tenemos que acercar la política al ciudadano, siendo el eco de sus propuestas y haciéndonos cargo de sus necesidades. Así es como de hecho se quiere hacer en Madrid, donde el Partido Popular sigue intentando reformar el Estatuto de Autonomía para que los ciudadanos voten a nombres en vez de a siglas.  De esa forma, cada candidato a diputado tendrá que visitar a los vecinos de su circunscripción y defenderlos por encima de otros intereses. Será entonces cuando esa cercanía se convierta en un ineludible compromiso con aquel que te hizo depositario de su confianza en forma de voto.

Y es que al ciudadano hay que devolverle la ilusión haciéndole partícipe de todo esto, de que otra forma de hacer política es posible. Lo mismo ocurre con los militantes de los partidos, los que defienden nuestra ideas ante sus familiares y sus amigos. Esos son nuestro máximo valor y nuestro pilar esencial, y así se han de sentir. A ellos también hay que devolverles la ilusión. Y también creo que Madrid va a ser pionero en ello. Y es que nuestra presidenta regional, Esperanza Aguirre, no cesa de pedir primarias para elegir a los cabezas de lista que representaran al Partido Popular en las próximas citas electorales. "Un militante, un voto". Ese fue el lema de las pasadas elecciones internas de NNGG Madrid en las que salí elegida presidenta, y sé que, si por algo funciona, es porque consigue devolver la ilusión a la gente haciéndoles partícipes de un proyecto común.  En definitiva, les hace sentir que su voz cuenta.

Me llamo Ana Isabel Pérez y estas son las "Nuevas Ilusiones" con las que desde Nuevas Generaciones de Madrid encaramos la política. "Nuevas ilusiones" con las que pretendemos hacer de Madrid y de España un lugar próspero en el que todos podamos vivir en paz y en libertad. "Nuevas Ilusiones" que pretendemos hacer realidad y que a partir de hoy compartiré con vosotros en Madridiario.

Más información

Ana Isabel Pérez, en la Terraza de Gran Vía: "Esperanza Aguirre es un modelo a seguir"

Ana Pérez, elegida presidenta de las Nuevas Generaciones del PP con el 55,2% de los votos

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios