www.madridiario.es

Madrid desaparece del mapa

Por Fernando González
jueves 26 de septiembre de 2013, 14:56h

Les confieso que cada día entiendo menos a nuestros gobernantes. Pongo todo el interés del que soy capaz y me aplico en ello agudizando los sentidos, pero me descolocan con lo que hacen y con lo que dicen.

Sabemos que desciende el número de turistas con destino a nuestra Comunidad, y comprobamos que tantas ausencias acumuladas adelgazan nuestra cuenta de ingresos, pero tal circunstancia no provoca simultáneamente un análisis riguroso del fenómeno. Mientras los visitantes extranjeros aumentan en todo el país, aquí disminuyen. Algo está pasando y nadie nos ofrece una explicación razonada. Farfullan excusas tontas, tan pintorescas como aquellas que se inventan los niños después de alguna de sus travesuras, improvisan teorías, tan incomprensibles como la física cuántica para el común de los mortales, se pasan el balón los unos a los otros como si fuera una patata caliente, y los hay incluso que la tiran fuera del estadio.

La medalla de oro en estos menesteres se la lleva en esta ocasión la responsable municipal de la materia, que culpa a las movilizaciones populares de la deserción masiva de turistas. Voy a llamar al Vaticano, no vaya a ser que sea en ese lugar tranquilo y beatífico, cuajado de monumentalidad, donde se hayan refugiado los extranjeros expulsados de Madrid por nuestros manifestantes e indignados.

Escucho que ya no vienen los que antes venían por culpa de nuestro aeropuerto internacional y los desbarajustes provocados en Iberia por la fusión con su competidora británica. Barajas, tan remodelado y pinturero como nos parece a todos, ha perdido un diez por ciento de pasajeros en solo un año; parte de los cuales no recalará nunca en Madrid. En sus instalaciones más modernas no pueden funcionar adecuadamente las compañías que se trabajan los vuelos de bajo coste, y nuestra antigua aerolínea bandera, privatizada primero y engullida después por otra más fuerte, ha sacrificado en el proceso itinerarios fundamentales que siempre fueron suyos.

Así las cosas, según nos cuentan, aterrizan en Madrid menos personas que antes. Sigo sin comprender, recopilados todos los datos, a qué se debe la subida de visitantes en toda España y la disminución del porcentaje en lo que fue siempre un punto receptor de foráneos. Deben de ser, sin duda alguna, otros los motivos que expliquen este desastre.

Madrid sigue donde estaba y goza de los mismos alicientes. En el mismo sitio continúan, tan cerquita y tan bien comunicados, enclaves maravillosos que complementan una estancia fantástica en la capital: el Escorial, la Granja, Toledo, Aranjuez, Segovia, Ávila y tantos otros. Ofrecemos una ciudad verde, abierta, tolerante, bulliciosa, sembrada de excelentes tabernas y restaurantes, las mejores pinacotecas del mundo, espectáculos y montajes que nada tienen que envidiar a los que se pueden disfrutar en otras metrópolis europeas, un transporte público extraordinario y una comunicación rapidísima con otros paisajes y ciudades de toda España. ¿A qué se debe, pues, un retroceso tan acusado?

Probablemente, Madrid, sus dirigentes y los sectores que viven del turismo se han dormido en los laureles, y sueñan con aquella fábula que contaba aquello de "hecho un cesto, hechos cientos", confiando la suerte final de un negocio estupendo a la inercia de los buenos tiempos. Prueben ustedes a comprar Madrid en una agencia de viajes, a buscar en esas oficinas ofertas madrileñas en la relación de atractivos turísticos españoles, a encontrar cruceros que propongan una excursión a Madrid, que comiencen o terminen en la capital de España; pregunten en el extranjero si existe algún circuito que plantee alguna parada en nuestra ciudad y pregunten también si alguien ha visto algún cartel que divulgue nuestros atractivos locales. Háganlo y comprobarán entonces que Madrid ha desaparecido en uno de esos agujeros negros provocados por el abandono y la desidia, que ha desparecido del mapa. Señora Alcaldesa y señor Presidente de la Comunidad: no hay un ciego más impedido que aquel que no quiere ver.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios