www.madridiario.es

En la misma piedra

jueves 29 de agosto de 2013, 08:33h

Que pocos son, desgraciadamente los que aprenden algo de los errores cometidos por él prójimo. En los años dorados de TVE, cuando era la única cadena que se sintonizaba en España, se emitía un programa didáctico titulado "La segunda oportunidad". Espléndidamente elaborado por Paco Costas, con una realización espectacular, pretendía enseñar a los incipientes conductores españoles las normas básicas para circular adecuadamente. Contaba uno de los capítulos más recordados, con la crudeza necesaria, como un automóvil lanzado a gran velocidad se estrellaba contra una roca enorme desprendida del talud vecino y abandonada en mitad de la carretera. El impacto era brutal y el coche implicado, inerte y humeante, quedaba hecho un escombro de chatarra. Después se rebobinaba la filmación y el mismo vehículo, con menos prisas, conseguía esquivar la piedra. El conductor había dispuesto del tiempo y la distancia suficientes para apercibirse del peligro y evitar la tragedia. Un ejemplo de responsabilidad y prudencia que muchos de nuestros políticos no terminan de aplicar a la gestión de los asuntos públicos. Son capaces de tropezar, una y otra vez, con el mismo pedrusco. Díganme ustedes si no es una torpeza plantearse otro aeródromo en la Comunidad de Madrid. Los municipios elegidos para tal invento son Navalcarnero y el Alamo.

En nuestro país hay más aeropuertos que ferias taurinas, que ya es decir, más pistas de aterrizajes que pasajeros dispuestos a embarcarse y más terminales que compañías interesadas en utilizarlas. El disparate aeroportuario es uno de los templos más suntuosos de todos los levantados por los idolatras del despilfarro y el desbarajuste presupuestario. Algunos, demasiados desgraciadamente, son ahora auténticos muros de las lamentaciones, monumentos abandonados donde van a llorar las entidades públicas que los financiaron y los ciudadanos que sufragamos con nuestros impuestos tales disparates. Muy cerca de Madrid, señor Presidente don Ignacio González, puede usted visitar las instalaciones fallidas de Castellón y Ciudad Real. En el primero de ellos, fruto de la pasión enajenada de un politicastro prepotente, nunca se vio un solo avión. En estos días solo provoca humoradas sin cuento y quebranto económico. El segundo de los citados, perdido en la meseta manchega, nació para acoger a cazadores apuntados a los cotos privados de la zona y a un grupito de presuntos inversores sin un euro en el bolsillo. Se planificó como remate final de un complejo quijotesco que se agostó tempranamente, una quimera recalentada por cuatro empresarios acostumbrados a la convivencia aprovechada con el poder y que terminó por apuntillar a la caja regional de ahorros. Cientos de empleados, ahora en el paro que atendían itinerarios absurdos de un solo vuelo semanal. Se acabó por cerrar y las luces solo se han vuelto a encender para que allí se rodara la última película de Almodóvar. Triste tragicomedia.

Seguramente aquí somos más listos que todos los demás y el nuevo proyecto de aeropuerto, ideado para minorías selectas de vuelo privado y viajes de lujo y fantasía, tendrá más futuro que presente tienen la mayoría de los aeropuertos construidos en comunidades próximas y lejanas, pero don Ignacio González debería saber que Madrid ya tiene uno de los mejores del mundo. Las sucesivas ampliaciones de Barajas han convertido este nudo de comunicaciones en un centro moderno y modélico, acondicionado con las mejores dotaciones del sector y comunicado primorosamente con la capital, un logro logístico que nos ha costado una pasta gansa a todos los contribuyentes. La idea de acompañarlo ahora con un bastardito local es como levantar una casita rural en los jardines de Hotel Ritz. Es posible, señor Presidente, todos los celebraríamos, que nos encarguen los Juegos Olímpicos 2.020 y ahí está el reto, el de nuestra Comunidad y el de toda la Nación. Guárdese señor González su juguetito para mejor ocasión y no tropiece usted en la misma piedra en la que ya tropezaron otros mandatarios iluminados.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios