www.madridiario.es
Juicio a los asesinos del joyero de Móstoles

Juicio a los asesinos del joyero de Móstoles

domingo 07 de octubre de 2007, 00:00h
La Audiencia Provincial de Madrid juzga a partir de este lunes a Roberto Castro y Juan Manuel Jiménez, acusados de matar a un joyero de Móstoles delante de su hijo el 9 de junio de 2005, hechos por los que la Fiscalía de Madrid pide para ellos 26 años y medio de prisión y 28 y medio, respectivamente.
En el juicio, que tiene previsto celebrarse hasta el próximo día 11 de octubre, también se sentarán en el banquillo de los acusados otras cuatro personas, tres como encubridoras de Castro y Jiménez y una acusada de tener parte de los efectos sustraídos en el robo.

Según el escrito de conclusiones provisionales del fiscal, los hechos ocurrieron sobre las 19.40 horas de la mencionada fecha, cuando Castro, Jiménez y José Luis Arana -en paradero desconocido- se dirigieron a la joyería, propiedad de Antonio S.A., con intención de perpetrar un atraco.

A bocajarro y delante de su hijo
Una vez en el lugar, Jiménez se quedó vigilando mientras Castro, Arana y un individuo no identificado fueron al establecimiento "cubiertos con visera y con gafas de sol", y al tiempo que uno de ellos entró y se interesó por unas joyas por las que ya había preguntado, los otros dos entraron diciendo "esto es un atraco".

Castro, precisa el fiscal, sacó una escopeta de cañones y los otros dos llevaban sendas pistolas con las que encañonaron al dueño de la joyería, a su hijo, a una empleada y a una clienta y les obligaron a ir a la trastienda.

El escrito del ministerio público señala que Antonio S.A. dijo a los atracadores que estaban siendo grabados y que en breve acudiría la Policía, momento en el que Castro "le disparó a bocajarro por la espalda", causando así su muerte inmediata.

Mientras las demás víctimas permanecían en la trastienda, otra clienta entró en el establecimiento y "al ver al dueño tendido en el suelo y ensangrentado", trató de salir, pero uno de los acusados le cogió del brazo y la llevó al interior de la tienda.

Joyas por valor de 133.000 euros

Los atracadores se apoderaron de numerosas piezas de joyería que han sido valoradas en 133.000 euros, añade el fiscal, que señala además que Castro conminó al hijo del propietario para que le entregara el vídeo de la cámara de seguridad, aunque al no poder sacar la cinta del aparato, lo arrancó y se lo llevó.

Una vez cometido el delito, los acusados huyeron y se refugiaron en un domicilio de la localidad barcelonesa de Hospitalet de Llobregat, propiedad de los también procesados Margarita F.C. y Manuel P.S., quienes les ayudaron a "obtener un beneficio de los efectos sustraídos".

En esta vivienda fueron halladas diversos tipos de armas, al igual que en el domicilio de Jiménez en el que además se incautaron objetos procedentes del robo de la joyería, así como de otros atracos.

Las también acusadas Catalina V.E. y Rosario R.G., parejas sentimentales de Castro y Arana, respectivamente, guardaron en sus domicilios, siendo conocedoras del delito cometido, algunos de los efectos sustraídos por los procesados.

Asesinato y robo con violencia
El fiscal considera a Castro autor de un delito de asesinato y a Jiménez coautor del mismo y los imputa además un delito de robo con violencia, así como de tenencia ilícita de armas.

Además, a Margarita F.C., Manuel P.S. y Catalina V.E. les imputa un delito de encubrimiento, por el que pide tres años de cárcel para cada uno de ellos, y a Rosario R.G. uno de receptación por el que solicita una pena de dos años de prisión .

Asimismo, el ministerio público reclama a Castro y Jiménez que indemnicen a los familiares del fallecido con 150.000 euros.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios