www.madridiario.es

Concurrido chupinazo en la Iglesia de San Fermín de los Navarros

'Txistorra' y vino en los Sanfermines madrileños

'Txistorra' y vino en los Sanfermines madrileños

Por Celia G. Naranjo
viernes 06 de julio de 2007, 00:00h
Con un "Viva San Fermín", decenas de navarros y aficionados a los Sanfermines se han congregado a mediodía de este viernes frente a la Iglesia de San Fermín de los Navarros para celebrar, también en Madrid, el tradicional chupinazo. Tres cohetes han abierto la fiesta roja y blanca en plena calle de Eduardo Dato.
"¡Viva San Fermín!" Así ha dado comienzo la celebración de los Sanfermines en la capital. Ataviados de blanco, con el tradicional pañuelo rojo en alto, decenas de personas han trasladado este viernes un pedazo de las fiestas de San Fermín a las calles de Madrid. Los asistentes, tras el lanzamiento de los cohetes, han degustado vino de la tierra y txistorra al tiempo que cantaban canciones pamplonicas ante la iglesia madrileña de San Fermín de los Navarros.

Al tiempo que, a cuatrocientos kilómetros de distancia, la alcaldesa de Pamplona, Yolanda Barcina, daba paso a más de doscientas horas de fiesta, tres cohetes abrían el festejo en plena calle de Eduardo Dato de Madrid.

La mayoría de los asistentes afirmaba echar de menos su tierra, pero otros reconocían que vivir el chupinazo en la capital tiene algunas ventajas: "Hay mucho más agobio allí; el fin de semana es terrorífico. Además, estoy con los niños, y no hemos podido ir a Pamplona este año. Pero aquí se está muy bien", comentaba la pamplonesa Ana Goya. Josefa, oriunda de Irañeta y afincada en Madrid, también se ha animado a venir por primera vez. "Me hace mucha ilusión ver el 'colorao' y el blanco, que es lo típico de San Fermín. Aquí se siente una entre los suyos", afirmaba rodeada de varias amigas.

Tras los vivas al patrón de las fiestas y a Navarra, el párroco de la iglesia, Pedro Irurzun, se apresuraba a colocarse detrás de las mesas que había instalado la organización en los muros del edificio, para ayudar a servir el vino y la comida. Sólo interrumpía el ajetreo para detallar a Madridiario algunos pormenores de la celebración. "La Real Congregación de San Fermín de los Navarros se fundó hace más de 300 años, por unos navarros que vinieron de Pamplona para buscar una vida mejor. Tuvieron suerte y decidieron hacer algo por Navarra: erigir una capillita para San Fermín. Después hicieron esta iglesia. Son ellos los que organizan todo esto", explicaba. "El sábado a las ocho daremos aquí una misa solemne en honor a San Fermín, donde cantará un coro de Estella", añadía.

"Un navarro en Madrid"
"Madrid acoge muy bien a todos los que llegamos de fuera y esto es buena prueba de ello", afirmaba, por su parte, Benjamín Urdiain, cocinero jefe del prestigioso restaurante Zalacaín durante 33 años, ahora jubilado, y natural de Ziordia. Lleva tres décadas y media en la capital. "Hoy no se podía faltar al chupinazo. Antes, cuando trabajaba en el restaurante, no me era posible escaparme a estas horas".

Pero algunos lo habían conseguido: "Yo trabajo aquí al lado, pero he podido escaparme un rato. Soy de Segovia, pero tengo sobrinos navarros y me gustan muchísimo los encierros", comentaba Isabel.

Y, entre el gentío, también se encontraba el delegado del Gobierno foral en Madrid, Salvador Estébanez, ataviado, como sus paisanos, con el pañuelo rojo. "Todos los años que he estado en Madrid he venido y es como encontrarse en Pamplona", declaraba a Madridiario. "En San Fermín, uno deja todas las inhibiciones y saca lo mejor de sí mismo. Aunque estemos aquí y no estemos en Pamplona, esto también son Sanfermines", sentenciaba.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios