www.madridiario.es
La oposición se centra en el paro, la crisis y el PP

La oposición se centra en el paro, la crisis y el PP

viernes 07 de junio de 2013, 00:00h
La oposición municipal de Madrid centró el debate del Estado de la ciudad en el paro, la crisis política del PP y los problemas económicos del Consistorio. El discurso redujo su virulencia con respecto al debate anterior.
Jaime Lissavetzky (PSOE). Centró su debate en la ciudad real, no la de "Ana en el país de las maravillas", que necesita un plan de choque para la creación de empleo. Aseguró que este ejercicio ha sido "el año que vivimos resignadamente", ya que "se aplicó la política del ajuste-recorte-austericidio", gracias a una política pública de "'laissez-faire' que atiende más a los requerimientos bancarios que los de los ciudadanos". El portavoz estimó que Madrid no puede considerarse ganadora de la globalización, como afirmó Botella, con casi el 20 por ciento de paro, la caída de los salarios, el incremento fiscal del 117 por ciento, la contracción del turismo, la destrucción de empresas, la instrumentalización de las empresas públicas "para financiar al Ayuntamiento", la inexistente política industrial, el copago en servicios sociales y el desequilibrio territorial. "2012 es un año histórico porque se revisaron dos planes generales y hemos regresado a 1996 para plantearnos la ciudad", continuó. "Todos saben que no ha superado la crisis y que va a estar marcada por la pésima gestión", sentenció.

LissavetzkyEl líder de los socialistas abogó por negociar la reestructuración del sector público empresarial, liquidar Calle 30 como empresa y llegar a un pacto por la calidad del aire, la cultura y el deporte de base. Instó a  reorganizar la plantilla de la Policía Municipal y constituir la mesa por la cultura. Los socialistas propusieron la creación de un plan contra la exclusión social, la pobreza y la marginación, para el que se tendría que implantar un fondo de emergencia, con actuaciones de empleo y educación vinculadas. También la transformación de la EMVS en una agencia de vivienda social, renunciando a la venta de pisos en favor del alquiler y la rehabilitación. Otra medida es contactar con las entidades bancarias que han obtenido ayudas públicas para que sus viviendas disponibles puedan ser ofertadas en alquiler.


Ángel Pérez (IU). El portavoz de Izquierda Unida consideró que el Gobierno de Botella es "de temporada", ya que hace suyo el discurso "triunfalista" del Gobierno. Pidió que el equipo de Gobierno tenga tantas ideas todo el año y no solo en el debate del Estado de la ciudad. Criticó si el ahorro en alquileres planteado para las sedes de Seguridad requiere Justicia, en referencia a las políticas inmobiliarias del exalcalde Alberto Ruiz-Gallardón. El edil acusó a Botella de olvidarse en su discurso "de las mareas, de la gente de la cultura, de las personas que no tienen subsidios, de los desahuciados, de los parados de larga duración, la femenización de la pobreza" para centrarse "en los cambios dentro de su gobierno".

PérezEn este punto, ha reprochado que la bancada popular "saque pecho por la creación de 90.000 empleos nuevos" sin tener en cuenta que "son temporales" y en un contexto económico en el que los bancos "siguen en su huelga ilegal de créditos", con seis millones de parados y dos millones de hogares sin prestación. "Dicen que se está recuperando la competitividad pero por el ajuste de salarios y por la pérdida de empleos". Tampoco se ha olvidado del "recorte de partidas sociales y culturales, el ajuste a las concesionarias que prestan servicios públicos, de la congelación de la plantilla, con 4.800 puestos de trabajo perdidos en el Ayuntamiento y los 322 que se prevé este año, la caída de la inversión en un 43 por ciento y con una deuda de 7.129 millones de euros, más los 1.129 millones del sector público". En cuanto al "invento" de los contratos integrales, en marcha desde agosto, Pérez ha vaticinado que no traerán más que "pérdida de empleo y el afianzamiento de las empresas privadas en el control de lo público", en definitiva, "hacen rehenes a los contribuyentes de las expectativas económicas de las empresas privadas".

La coalición de izquierdas presentó una serie de propuestas para salir de la crisis como gravar viviendas desocupadas (unas 200.000 en la capital, según sus datos), con lo que se podría conseguir anualmente 34 millones de euros, que se uniría a la subvención de 250 euros mensuales para el pago del alquiler destinado a familias en riesgo de exclusión. La necesidad de modificar la ley estatal para conseguir que el IBI atienda a la capacidad de pago del sujeto pasivo del tributo, de forma que pague más quien tenga mayor capacidad. Esto supondría para las arcas municipales un total de 100 millones de euros. A eso suma otros 30 millones de euros mediante la aplicación de un tipo impositivo diferenciado a los solares sin edificar.

David Ortega (UPyD). El líder de la formación magenta abogó por mejorar la administración pública municipal, profesionalizar los cargos de alta dirección, adelgazar la cúpula directiva de los entes municipales, suprimir asesores de distrito y congelar las tasas municipales. Manifestó sentirse "cansado de la mala praxis" del equipo de Gobierno municipal. Espera que no cambie más el equipo de Gobierno municipal y ha remarcado que las remodelaciones se han acometido por "ambición" (en referencia a la salida del exalcalde Alberto Ruiz-Gallardón) o por "negligencia" (en referencia a las salidas generadas tras la tragedia del Madrid Arena). También le pidió que aclare en qué ha mejorado la vida de los madrileños la inversión de 1.000 millones de euros gastados en Caja Mágica, el Palacio de Cibeles.

OrtegaEl portavoz aseguró que Botella carece de "credibilidad" y ha reprochado al PP que, pese a su mayoría absoluta, no hayan aportado estabilidad al equipo de Gobierno municipal y que se haya convertido en un "tiovivo" al haberse acometido hasta cinco remodelaciones de Gobierno local. Aparte, recriminó que el PP incurre, tras 20 años de mayoría absoluta, en un "efecto cortijo" y ha puesto como ejemplo de ello lo que ha pasado en el Club de Campo, pues según ha relatado Ortega el Ayuntamiento ha perdido 2 millones de euros al haberse "olvidado" de cobrar el IBI a la entidad durante 2006, 2007 y 2008.

Por otro lado, el concejal de UPyD relató que la política urbanística es "un caos" y que prueba de ello es la situación de la Empresa Municipal de Vivienda y Suelo (EMVS), que ha pasado de ser viable a tener una deuda de 860 millones. Recriminó la política de personal del Consistorio y ha denunciado que una simple oposición de subinspector de Policía Municipal lleve 21 años sin resolverse. Ortega también se refirió a la tragedia del Madrid Arena y pidió que se aclare por qué el Consistorio contrató con el promotor del evento Miguel Ángel Flores cuando éste no cumplía con el pago a la Seguridad Social y era conocido que "reventaba" los aforos. También por la insuficiencia de efectivos policiales y el incumplimiento del código técnico de edificación.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios